Chapter

Capítulo I: En Busca de Una Definicion Comun de Deuda Externa

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
March 1988
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1. Objetivo

La primera consideración al formular una definición de la deuda externa de los países es que responda a las necesidades de una amplia gama de usuarios. Entre éstos se encuentran los bancos y las entidades garantes del crédito a la exportación que utilizan las estadísticas de la deuda en sus análisis del riesgo, los funcionarios que participan en los proyectos de cooperación financiera internacional —especialmente los que intervienen en la negociación de acuerdos sobre la deuda—y los analistas de temas económicos en general. Estos y otros posibles usuarios deben contar con estadísticas basadas en esa definición que sean pertinentes y reflejen la realidad.

Al mismo tiempo, hay que tener en cuenta que, desde hace muchos años, varios organismos recopilan y publican estadísticas que se utilizan en la determinación de la deuda externa, y que la labor en cada uno de ellos está circunscrita por sus propias limitaciones y objetivos. Si bien todo sistema estadístico tiene que responder a las necesidades del usuario final, hay que considerar que los propios organismos también son usuarios y, por consiguiente, en toda definición de la deuda no deben olvidarse las necesidades prácticas de esos organismos.

La definición también debe comprender una perspectiva metodológica del concepto de la deuda que sea de por sí coherente y pueda incorporarse en algunos de los sistemas estadísticos más generales sobre saldos y flujos financieros.

Asimismo, y en la medida de lo posible, la definición deberá tener presentes los problemas prácticos que entrañan la declaración, agregación y presentación de los datos estadísticos recopilados.

Este último aspecto será planteado en varias oportunidades en los próximos capítulos; por ahora, antes de pasar a la definición adoptada por el Grupo, que se presenta en el capítulo II, examinaremos brevemente los antecedentes históricos de la función y los fines de los sistemas que ahora se utilizan y el marco metodológico de la definición.

2. Organismos Participantes

Los cuatro organismos cuyas actividades en el campo de datos sobre la deuda se describen detalladamente en este informe, han recopilado datos sobre deuda, o agregados relacionados con la deuda, desde hace muchos años, antes de que la deuda externa se convirtiera, a principios de los ochenta, en tema de suma importancia a escala internacional. Ahora bien, estos organismos han adoptado diferentes modalidades y perspectivas, utilizando los datos con fines distintos. En algunos casos, los datos sobre la deuda no se recopilaban al principio como propósito expreso, sino que se obtenían en forma derivada a partir de sistemas estadísticos más generales. No cabía considerar que ninguno de estos organismos elaborase una información completa sobre la deuda externa.

Los organismos en cuestión están constituidos de diferente manera y no persiguen los mismos objetivos. En algunos casos, el centro de atención son los países acreedores; en otros, los países deudores y los acreedores; en estos organismos participan, en unos, los gobiernos y, en otros, los bancos centrales, y el ingreso puede limitarse a grupos particulares de países o ser más universal; algunos obtienen datos de los acreedores y otros principalmente de los deudores. Debido a estas diferencias, los datos se notifican en momentos que no coinciden y la cobertura es distinta. Asimismo, las discrepancias pueden dar como resultado datos difíciles de conciliar.

Al tomar conciencia de que hacía falta avanzar en este campo se estableció, en primer lugar, una colaboración bilateral entre organismos que recopilan datos complementarios para que las cifras publicadas proporcionaran una apreciación más completa de la deuda externa; por ejemplo, las cifras sobre el sector bancario que obtiene el BPI fueron conciliadas con las cifras sobre créditos oficiales a la exportación y créditos privados con garantía oficial que recopila la OCDE. Otro ejemplo de esta colaboración productiva fue la paciente labor extraoficial que se inició con el objeto de mejorar la calidad de los datos. Tal es el caso de la labor conjunta que realizaron el Banco Mundial y la OCDE con el fin de comparar la información detallada que sobre préstamos proporcionan los deudores y los acreedores. Este tipo de labor significó un paso adelante, aunque el proceso sirvió para identificar y poner de relieve las cuestiones concernientes a las diferencias que existían entre definiciones, enfoques y métodos de recopilación empleados por los diversos organismos.

Los cuatro organismos, cuya labor en el campo de las estadísticas sobre la deuda se describe en este informe y que han sido los principales promotores de la tentativa de lograr un enfoque común, son los siguientes:

  • - El BPI, organismo cuyos miembros son los principales bancos centrales del mundo. El BPI elabora estadísticas sobre la deuda debido principalmente al interés que tienen las autoridades monetarias en la participación de los bancos comerciales en la concesión de préstamos internacionales y en la estabilidad del sistema financiero internacional.
  • - El FMI, organismo internacional monetario y financiero del cual son miembros una amplia gama de países, tanto desarrollados como en desarrollo. El interés de este organismo en la deuda obedece en gran parte al hecho de que uno de sus objetivos es asegurar el funcionamiento eficaz del sistema monetario internacional, y a que una de sus funciones es proporcionar asistencia financiera y asesoramiento a los países que enfrentan problemas de balanza de pagos.
  • - La OCDE, integrada por los principales países industriales con economías de mercado. El interés de la OCDE en la deuda responde a sus actividades en el campo de la cooperación financiera internacional, especialmente con los países en desarrollo.
  • - El Banco Mundial, del cual son miembros una amplia gama de países industriales y en desarrollo. Este organismo recopila y utiliza datos estadísticos sobre la deuda con fines operativos y analíticos relacionados con la función que cumple como la principal institución de desarrollo que proporciona asistencia técnica y financiera a los países en desarrollo.

Estas cuatro instituciones no son las únicas entidades interesadas en estadísticas sobre la deuda o que participan en su recopilación. Sí son, en cambio, los únicos organismos internacionales que trabajan activamente en la recopilación y publicación de datos completos sobre la deuda obtenidos de fuentes originales.

Ninguno de los cuatro organismos posee atribuciones para publicar todos los datos que recopila sobre la deuda. Los datos se publican únicamente después de que han atravesado diversos procesos de agregación. Por consiguiente, el hecho de que un organismo recopile una determinada clase de información no significa que ese organismo pueda publicar libremente los datos.

La labor del Grupo creado por los cuatro organismos abarca una amplia gama de temas relacionados con la medición práctica de la deuda externa y los agregados que comprende. Sin embargo, es evidente que no podrá avanzarse en muchos campos, sobre todo en los que se quiere que los diferentes organismos adopten un enfoque común, a menos que exista un acuerdo mínimo sobre lo que constituye deuda.

Ésta fue una de las consideraciones que fijó el punto de partida para la formulación de la definición central de deuda. Antes de analizar esta definición, conviene examinar algunas de las consideraciones más generales relativas al concepto de deuda externa y la manera en que este agregado estadístico se relaciona con algunos de los principales sistemas internacionales de declaración de datos.

3. Relacion de la Deuda Externa Con Otros Sistemas Estadisticos

Para medir con precisión una variable económica hace falta tener una idea clara de lo que se va a medir. La elaboración de un concepto entraña la definición de límites dentro de los cuales se encuentra lo que se va a medir y fuera de los cuales se sitúa todo el resto. Una forma de asegurar que el proceso se lleva a cabo de manera coherente es elaborar un marco conceptual general que sirva de guía para la definición y clasificación de todas las variables conexas. Tal sería el caso, por ejemplo, de algunos marcos conceptuales como el de las cuentas nacionales, el flujo de fondos y la balanza de pagos.

A diferencia de los conceptos de cuentas nacionales y de balanza de pagos, nunca se ha elaborado una definición de deuda externa respecto de la cual se hayan puesto de acuerdo los compiladores y analistas. Es más, las diferentes definiciones que utilizan los organismos internacionales y otros compiladores y usuarios de los datos indican que no existe un concepto único que sea apropiado para todos los fines. Esto pone de manifiesto la necesidad de contar con un punto de referencia común para la definición del concepto de deuda externa. Un criterio que ha guiado la labor del Grupo ha sido el de compatibilidad con los sistemas existentes bien estructurados actualmente en vigor.

El término “deuda” entraña un pasivo, representado por un instrumento financiero u otro instrumento equivalente. El Sistema de cuentas nacionales (SCN) de las Naciones Unidas define los activos y pasivos financieros de la siguiente manera:

  • - “oro, dinero legal y otros créditos contra (deudas de) terceros, que pertenecen a un agente económico; y los créditos contra (deudas de) un agente económico pertenecientes a terceros”.

Con excepción del oro y, por convenio establecido, de los derechos especiales de giro (DEG) del FMI, una característica fundamental de los instrumentos financieros es la existencia de una relación contractual entre el acreedor y el deudor, es decir, el pasivo de un agente económico es el activo de otro agente económico. Es más fácil analizar el efecto de las transacciones financieras en la economía si se hace referencia a las características de los diferentes tipos de instrumentos financieros. El SCN identifica 12 categorías de instrumentos financieros según se señalan en el cuadro 1.

Cuadro 1.Instrumentos financieros
Activos financierosPasivos financieros
1. Oro, y DEG del FMI
2. Billetes, moneda y depósitos transferibles2. Billetes, moneda y depósitos transferibles
3. Otros depósitos3. Otros depósitos
4. Efectos y bonos a corto plazo4. Efectos y bonos a corto plazo
5. Bonos a largo plazo5. Bonos a largo plazo
6. Préstamos a corto plazo, no especificados en otra parte (n.e.p.)6. Préstamos a corto plazo (n.e.p.)
7. Préstamos a largo plazo (n.e.p.)7. Préstamos a largo plazo (n.e.p.)
8. Créditos comerciales y anticipos8. Créditos comerciales y anticipos
9. Participación neta de los hogares en las reservas de los seguros de vida y de las cajas de pensiones9. Participación neta de los hogares en las reservas de los seguros de vida y de las cajas de pensiones
10. Otras cuentas por cobrar10. Otras cuentas por pagar
11. Acciones y participaciones de capital11. Acciones y participaciones de capital
12. Patrimonio neto de los propietarios en las empresas12. Patrimonio neto de los propietarios en las empresas

Como la deuda es un concepto que entraña un pasivo, el análisis se centra en todos los instrumentos del cuadro excepto el oro y los DEG. Los instrumentos difieren mucho entre sí según el pasivo de que se trate, aunque los instrumentos correspondientes a los rubros 2 a 8, a diferencia de las acciones y participaciones de capital, entrañan una obligación contractual evidente de efectuar el pago de un monto fijo o variable preestablecido de renta, de un monto de capital, o de ambos. Estos instrumentos pueden diferir mucho según el vencimiento —desde depósitos a la vista hasta bonos perpetuos—y según el grado de negociabilidad; ahora bien, en todos los casos existe una obligación contractual de pago que es diferente de la obligación que contraen los emisores de acciones y participaciones. Los instrumentos correspondientes a los rubros 9 y 10 pueden también contener algunas características contractuales, pero no cabe incluirlos en “bloque” en la categoría de obligación contractual de la misma manera que se hace con los instrumentos anteriores. Quizás valga la pena resaltar aquí, en relación con lo que más adelante se apunta en el capítulo 3, que el apareamiento de los instrumentos, según figura en el cuadro 1, puede utilizarse para medir el endeudamiento neto.

En el SCN no se presenta una norma clara para la definición de deuda. La perspectiva más amplia sobre la deuda incluiría todos los instrumentos que representan pasivos financieros, independientemente de la clase de pago o de rembolso que entrañen. Ahora bien, el hecho de que los diversos instrumentos sean heterogéneos indica que hay que clasificarlos de manera más rigurosa para poder incluirlos en un concepto limitado de deuda.

Las transacciones en las que se utilizan los diferentes instrumentos producirán distintos efectos en la economía. La clasificación de los instrumentos según el efecto que producen sirve como base analítica para subdividir una categoría, lo que significa de hecho que algunos pasivos representan más “deuda” que otros. Sin embargo, dado que todos los pasivos financieros tienen características comunes, es evidente que ningún agrupamiento de éstos responderá a todas las necesidades de análisis y de política. La labor del Grupo, al centrarse en el carácter de la obligación de pago, ha incluido un análisis de los instrumentos con el fin de determinar en qué medida representan una clara obligación contractual de pago, pues es esa obligación lo que tiene un efecto directo, inevitable y cuantificable en la economía.

Por consiguiente, este trabajo se funda en el SCN para lograr el trato coherente de todos los instrumentos financieros utilizados en las transacciones de una economía; en lo que respecta a la medición exclusiva de lo que son transacciones externas, y por lo tanto de deuda externa, el trabajo se basa en el sistema de balanza de pagos (SBP) del FMI. Estos dos sistemas son compatibles y están interrelacionados1: la contabilidad de balanza de pagos establece los criterios que permiten distinguir los activos y pasivos externos de los activos y pasivos internos en cada grupo principal de instrumentos financieros definidos por el SCN. La deuda externa es un subgrupo de los pasivos externos, tanto en el SCN como en el SBP.

Las cuentas de balanza de pagos se dividen en dos categorías generales, a saber, las operaciones en cuenta corriente, que abarcan los bienes, servicios, ingreso y transferencias unilaterales y las operaciones de la cuenta de capital, que comprenden las transacciones en activos y pasivos externos (cuadro 2).

Cuadro 2.Balanza de pagos
DébitoCrédito
Cuenta corriente
Mercancías
Otros bienes, servicios y renta
Transferencias privadas unilaterales
Transferencias oficiales unilaterales
Cuenta de capital
Capital, salvo reservas
Inversión directa
Inversión de cartera
Otro capital
Reservas
Oro monetario
Derechos especiales de giro
Posición de reserva en el Fondo
Activos en divisas
Otros activos
Uso de crédito del Fondo

En las cuentas de balanza de pagos se determina si una operación es externa basándose en la residencia del agente en las transacciones; por consiguiente, los pasivos externos son obligaciones frente a no residentes. Se eligió la residencia como criterio de clasificación (por oposición a moneda, propiedad, nacionalidad u otro criterio) para poder así distinguir lo externo de lo interno, pues el concepto de residencia ofrece una norma clara para identificar a los agentes cuyas transacciones indican un mayor interés económico en una economía determinada. Más aún, el criterio de residencia definido en el Manual de balanza de pagos del FMI es idéntico al que figura en el SCN.

En el cuadro 3 se observa la superposición del balance de un país, en el que se registran todos los activos y pasivos financieros, con la balanza de pagos, en la que se registran todas las transacciones externas. La cobertura de la cuenta de capital de la balanza de pagos coincide casi perfectamente con el sector externo de los instrumentos financieros en el SCN. El cuadrante titulado “pasivos externos”, en el cual se incluyen como subgrupo los componentes de la definición central, comprende todos los instrumentos que formarían parte de un concepto amplio de deuda bruta en el que se incluirían los pasivos que tienen las mismas características que las acciones y participaciones de capital.

Cuadro 3.Instrumentos financieros en el SCN y el SBP

Notas y Referencias Bibliograficas

1.Existen algunas diferencias en cuanto al trato conferido a las operaciones de arrendamiento financiero y a la práctica de la cancelación contable, aunque se espera conciliar esas diferencias durante la revisión del SCN que se está llevando a cabo.

    Other Resources Citing This Publication