Chapter

Introducción

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
December 2002
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Uno de los retos a los que debe hacer frente la comunidad internacional es alcanzar el desarrollo sostenible. El desarrollo sostenible tiene tres pilares: el desarrollo económico, el desarrollo social y la protección del medio ambiente1. Alcanzar ese objetivo entraña equilibrar los objetivos económicos, sociales y ambientales de la sociedad integrándolos cuando sea posible mediante políticas y prácticas que se respalden entre sí y adoptando soluciones de compromiso cuando ello no sea posible. Ello exige, concretamente, tener en cuenta el efecto que tienen las decisiones actuales sobre las opciones que tendrán las generaciones futuras2. En septiembre de 2000, los Estados miembros de las Naciones Unidas subrayaron la importancia del desarrollo sostenible al reafirmar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, un conjunto de metas sujetas a plazos determinados para mejorar el desarrollo humano en varias dimensiones importantes3.

La política fiscal —la gama de decisiones tributarias y de gasto de las autoridades—tiene repercusiones importantes sobre todos los aspectos del desarrollo sostenible, ya sean económicos, sociales o ambientales. La política fiscal incide en el desarrollo sostenible por los efectos que tiene sobre el crecimiento económico, el medio ambiente y el desarrollo de los recursos humanos. Estos efectos pueden producirse por la vía macroeconómica y a través de toda la serie de cauces por los que las decisiones tributarias y de gasto que adoptan las autoridades afectan a los incentivos para trabajar, gastar, ahorrar e invertir.

La política fiscal ocupa un lugar central en la labor del FMI. El cometido de la institución es fomentar la cooperación monetaria internacional, el crecimiento equilibrado del comercio internacional, la estabilidad de los tipos de cambio y la adopción de regímenes cambíanos ordenados en los países. Los esfuerzos que realiza el FMI para cumplir este cometido son el principal aporte de la institución al logro del desarrollo sostenible. En este marco general, la política fiscal desempeña una función clave en los tres principales ámbitos de la labor del FMI: los programas que respalda la institución, la supervisión y la asistencia técnica. Con respecto a los programas que respalda en países que enfrentan crisis de balanza de pagos, el FMI constata frecuentemente que restablecer la credibilidad de las finanzas públicas es indispensable para reactivar el crecimiento sostenible. En su labor de respaldo a los países de bajo ingreso, el fortalecimiento y la reorientación de los sistemas tributarios y de gasto ocupan con frecuencia un lugar central. En sus actividades de supervisión, el FMI suele centrarse en la viabilidad de la situación fiscal como aspecto clave para evitar crisis. De hecho, el FMI considera que la labor que realiza para evitar las crisis —cuya carga suele recaer sobre los pobres—es uno de los principales aportes de la institución al desarrollo sostenible. En su labor de asistencia técnica, el FMI atiende a las solicitudes de asesoramiento que los países presentan para mejorar sus sistemas tributarios y de gasto.

En el presente folleto se examinan la relación entre la política fiscal y el desarrollo sostenible, y la forma en que el FMI procura fomentar el desarrollo sostenible en el asesoramiento que brinda a los países en el ámbito de la política fiscal. Asimismo, se presentan las enseñanzas acumuladas hasta la fecha y la forma en que las autoridades, la comunidad internacional y las instituciones financieras internacionales pueden brindar un respaldo más global en pro del desarrollo sostenible.

    Other Resources Citing This Publication