Article

Pronósticos regionales: Las perspectivas en Oriente Medio y Asia central siguen favorables

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
June 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Las perspectivas de la región siguen siendo favorables en 2008, a pesar de la desaceleración mundial. Según el pronóstico más reciente del FMI, los precios de las materias primas, incluido el petróleo, se mantendrán elevados.

Se prevé que el fuerte aumento de la inversión y la productividad logrado mediante las reformas estructurales permitirá mantener un crecimiento superior al 6% (véase el cuadro). No obstante, es improbable que disminuyan las presiones inflacionarias dados los altos precios de los combustibles y los alimentos, la pujante demanda interna y los estrangulamientos de la oferta. La inflación aumentaría al 10,7% en 2008, frente al 9,2% del año pasado.

Según el informe del FMI sobre las perspectivas económicas para el Oriente Medio y Asia central, el superávit fiscal y el de la cuenta corriente de los países productores de petróleo se mantendrán elevados a pesar del aumento de las importaciones y la expansión fiscal debido al aumento de los ingresos del petróleo.

En la mayoría de los países no petroleros, la política posiblemente se orientará a contener los déficit fiscales y externos, lo cual reducirá la vulnerabilidad.

Los riesgos para las perspectivas son en general neutros, y los riesgos al alza de la demanda interna probablemente serán contrarrestados por los riesgos a la baja del sector externo. Los altos precios del petróleo y nuevas reducciones de las tasas de interés en Estados Unidos podrían causar un incremento de la demanda interna más fuerte de lo previsto en los países del Consejo de Cooperación del Golfo (CCG) (Arabia Saudita, Bahrein, los Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Omán y Qatar).

El creciente superávit de los países productores de petróleo y las inquietudes sobre la calidad de los activos en las economías avanzadas podrían aumentar la afluencia de capitales hacia los otros países de la región lo cual alentaría el crédito y la demanda interna.

Sin embargo, una desaceleración prolongada en las economías avanzadas afectaría el crecimiento en la mayoría de los países de la región al reducir sus exportaciones y el precio de las materias primas. La contracción del crédito en las economías avanzadas y el menor apetito de riesgo, que se manifiestan en la ampliación de los diferenciales soberanos, podrían restringir la afluencia de capital que ha apuntalado el crecimiento en muchos países.

Buenos resultados

Se prevé que el crecimiento del PIB seguirá siendo sólido en la mayor parte de la región.

(Variación anual, porcentaje)

2006Est.

2007
Proy.

2008
Oriente Medio y Asia central6,66,46,3
Países exportadores de petróleo6,46,36,2
Países de bajo ingreso8,18,77,1
Mercados emergentes6.66.06,3
Cáucaso y Asia central13,111,98,8
Oriente Medio y Norte de África5,85,76,0
Consejo de Cooperación del Golfo6,05,66,1
Magreb4,64,66,0
Fuentes: Datos proporcionados por las autoridades nacionales; y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.
Fuentes: Datos proporcionados por las autoridades nacionales; y estimaciones y proyecciones del personal técnico del FMI.

Mohsin Khan, Director del Departamento del Oriente Medio y Asia Central del FMI, señaló que “con excepción de Kazajstán, donde el sector bancario depende mucho del financiamiento externo, ninguno de los países de la región ha sido afectado mayormente por las dificultades financieras en los países desarrollados”.

A pesar del continuo crecimiento de las importaciones (20% en dólares de EE.UU.), los altos precios del petróleo mantendrán el superávit en cuenta corriente de la región a un nivel superior al 18% del PIB en 2008, lo cual inducirá una mayor acumulación de reservas internacionales, que actualmente ascienden a casi US$1 billón.

En el corto plazo, el principal reto para la mayoría de los países de la región es contener las presiones inflacionarias y, para los países con altos niveles de deuda externa y un fuerte déficit en cuenta corriente, proteger su estabilidad externa frente a los altos precios del petróleo y la desaceleración del crecimiento mundial.

Las medidas a adoptar dependerán de las circunstancias de cada país, aunque probablemente incluirán un ajuste fiscal, la contracción monetaria y una mayor flexibilidad cambiaria, cuando sea posible. En los países exportadores de petróleo con moneda vinculada al dólar será difícil controlar la inflación, dada la distensión de la política monetaria en Estados Unidos. El ajuste podría tener lugar mediante la política fiscal, sobre todo en los países del CCG, donde una reforma del régimen cambiario dificultaría la prevista unión monetaria.

Según el informe, las autoridades económicas deben seguir esforzándose por consolidar el marco de política, la profundización financiera y el crecimiento del sector privado.

En particular, los países deben reforzar el régimen de política fiscal a fin de abordar problemas fiscales específicos, especialmente el uso eficiente y sostenible de los ingresos del petróleo en los países exportadores y el alto nivel de deuda pública en países de bajo ingreso y economías emergentes. La eliminación gradual de los subsidios a los combustibles y los alimentos y la creación de una red de protección mejor focalizada propiciarían la sostenibilidad fiscal en el largo plazo, la eficiencia del gasto y la equidad.

Para los países que necesitan mayor flexibilidad cambiaria a mediano plazo, es importante seguir sentando las bases de una política monetaria independiente. Pese a las dificultades futuras, se recomienda a los países del CCG que mantengan en curso la unión monetaria propuesta, una vez se llegue a un consenso sobre el régimen cambiario.

El desarrollo del sistema bancario será esencial para el crecimiento y la integración en la economía mundial. Es necesario liquidar los numerosos préstamos en mora y, en algunos países, reestructurar los bancos estatales para mejorar la eficiencia del sector bancario y reducir el costo de los empréstitos. También hace falta llevar adelante una buena labor de supervisión.

El sector privado es esencial para expandir y diversificar la base de producción y exportación en la región y crear empleos para la creciente fuerza laboral, un problema acuciante en muchos países.

Other Resources Citing This Publication