Article

Foro: Aumenta el gasto de las empresas estadounidenses

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Desde 2001, las empresas estadounidenses han acumulado grandes reservas de efectivo, llevando a que muchos pregunten por qué ahorran tanto y si es algo temporal o permanente. Recientemente, las firmas empezaron a echar mano de su efectivo para adelantar pagos a sus accionistas, financiar fusiones y adquisiciones e invertir más. ¿Cómo comprender mejor el vínculo entre efectivo e inversión? El 18 de julio en el American Enterprise Institute (AEI), Kevin M. Warsh, Gobernador del Sistema de la Reserva Federal de Estados Unidos, se refirió a la reciente acumulación de efectivo y a la situación de los balances de las empresas del país.

La acumulación puede estar amainando

Tras un largo período de ahorro, parece que las empresas comienzan a obtener más préstamos y a gastar su efectivo, una tendencia que probablemente continuará, dijo Warsh. La renovada atención sobre el gasto en bienes de capital y sobre la expansión, impulsada por la creciente presión externa para valorizar las acciones, es responsable por gran parte del giro reciente. Si esta evolución continúa, la liquidez y la calidad del crédito de algunas empresas podría caer, pero dijo que es improbable, al menos a corto plazo, que “ponga en riesgo sus sólidos balances u obstruya la firme expansión del gasto empresarial”.

Aún así, tendencias como la baja del coeficiente exigido de cobertura de pagos por intereses podrían desatar un deterioro adicional más agudo de lo esperado. Warsh prevé que las empresas mantendrán un volumen de efectivo históricamente alto como precaución ante la incertidumbre geopolítica y económica y un marco normativo más estricto. Pero últimamente “las empresas de Estados Unidos han mostrado una capacidad notable para adaptarse y florecer pese a estos cambios”, dijo Warsh, que prevé que sigan haciéndolo.

El creciente rol de los activos intangibles

Kevin A. Hassett, del AEI, se preguntó si parte de la acumulación de efectivo puede deberse a la inversión empresarial en activos intangibles (no físicos) como la propiedad intelectual. Si al emprender actividades lucrativas las empresas cuentan con más efectivo, ¿puede decirse que exista un déficit de inversión? Según Hassett, “quizá con el tiempo la composición de la inversión haya cambiado radicalmente y esté mucho más centrada en los intangibles”. Citó datos recientes que muestran que dicha inversión hoy es mayor que la inversión en bienes fijos. Si se define inversión en forma más amplia incluyendo los intangibles, entonces la “expansión actual se parecerá más a las expansiones previas” y reflejará un panorama cíclico más normal.

Warsh coincidió en que era “un punto muy importante”. Aunque gran parte de la inversión de capital de fines de los años noventa tendió a ser inversión fija, su impresión es que hoy gran parte de la misma, es decir, el nuevo gasto de capital, se vincula a inversiones previas, aprovechando mejor la tecnología, los sistemas y las estructuras adquiridas en el pasado. Warsh dijo que esto podría explicar en parte la mejora observada en la productividad, que “incluso puede haberse acelerado en los últimos años por la inversión en intangibles en la mejora de procesos, y el resultado es la inversión en productividad, lo que impulsa los márgenes de lucro”.

Ina Kota

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Para mayor información sobre este tema, véase también el capítulo IV, “Abundancia de efectivo: ¿Por qué ahorran tanto las empresas?”, en la edición de abril de 2006 de Perspectivas de la economía mundial, en www.imf.org. Pueden adquirirse ejemplares de Perspectivas de la economía mundial al precio de US$49 (para catedráticos y estudiantes universitarios, US$46). Véanse las instrucciones de pedido en esta misma página.

Laura Wallace

Directora

Sheila Meehan

Redactora responsable

Christine Ebrahim-zadeh

Jefa de producción

Elisa Diehl

Ina Kota

Redactoras

Maureen Burke

Lijun Li

Kelley McCollum

Ayudantes de redacción

Julio Prego

Diseñador gráfico

Graham Hacche

Asesor Principal

Edición en español

División de Español

Departamento de Tecnología y Servicios Generales

Carlos Viel

Traducción

Eva Vilarrubí

Corrección de pruebas

Christine K. Brown

Composición gráfica

El Boletín (ISSN 0250-7240) es una publicación del FMI. Durante el año aparecen 22 números en español, francés e inglés, además de El FMI en Foco. Las opiniones e información publicadas no representan necesariamente la posición oficial del FMI. Los mapas que se publican para orientar a los lectores provienen de la sexta edición de Atlas of the World, de National Geographic; los nombres y las fronteras que aparecen en los mismos no reflejan la posición del FMI con respecto a la situación jurídica de ningún territorio, ni tampoco la conformidad de la institución en relación con dichas fronteras. El material publicado puede reproducirse mencionando la fuente de información, salvo las fotografías e ilustraciones que no pueden reproducirse en forma alguna. La correspondencia debe dirigirse a: Current Publications Division, Room 7-106, IMF, Washington, D.C., 20431, EE.UU. Tel.: (202) 623-8585; correo electrónico: imfsurvey@imf.org.

El precio de la suscripción anual, para empresas privadas y particulares, es de US$120. Para solicitar la suscripción al Boletín del FMI o publicaciones del FMI, sírvase dirigirse a: IMF Publication Services, Box X2006, IMF, Washington, DC 20431 EE.UU. Tel.: (202) 623-7430; Fax: (202) 623-7201; Correo electrónico: publications@imf.org.

El Boletín del FMI se distribuye por correo aéreo (Canadá, Estados Unidos y México: first class; otros países: airspeed).

Other Resources Citing This Publication