Article

Los mercados de capitales capean el temporal, pero hay riesgos

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
September 2006
Share
  • ShareShare
Information about Asia and the Pacific Asia y el Pacífico
Show Summary Details

Según la nueva edición de Global Financial Stability Report del FMI, el crecimiento sostenido y el control de la inflación beneficiarán al sistema financiero mundial, pero las previsiones podrían no cumplirse. El informe advierte sobre posibles correcciones de mercado, producto de una mayor inflación y restricción monetaria, del encarecimiento del petróleo, de una caída mayor de la esperada en el mercado de la vivienda de Estados Unidos, o de una corrección desordenada de los desequilibrios mundiales. Fenómenos como la concentración de posiciones y la falta de liquidez en el mercado secundario de algunos productos de crédito estructurados, podrían agravar la situación. Asimismo, el informe resalta el rápido aumento del crédito a particulares en muchos países emergentes, lo que podría afectar a hogares y bancos, especialmente por falta de gestión del riesgo e infraestructura prudencial adecuadas.

Durante mayo y junio los precios se retrocedieron y la volatilidad aumentó en los mercados financieros, pero la corrección fue pasajera. En lugar de reevaluar los parámetros fundamentales, los inversionistas ajustaron sus posiciones de riesgo en respuesta al aumento de tasas.

El buen desempeño reciente de la economía mundial y de los mercados financieros internacionales es atribuible, en gran medida, a las bajas tasas de interés. En muchos países, las empresas y entidades financieras han sido muy rentables, con balances sólidos y abundante liquidez. Muchos países emergentes mejoraron su situación fiscal, acumularon reservas y fortalecieron la estructura de su deuda pública.

Cómo afrontar los riesgos

Según el informe, la reciente turbulencia debe recordar a las autoridades que es necesario reforzar las políticas macroeconómicas y realizar reformas estructurales para reducir la vulnerabilidad. Asimismo, los participantes del mercado deben intensificar la gestión del riesgo, y los supervisores financieros tienen que mejorar la infraestructura para que las correcciones no tengan repercusiones excesivas. Los países emergentes que dependen demasiado del financiamiento externo deben reducir la vulnerabilidad y promover reformas para sostener su actual crecimiento.

Las autoridades, los participantes del mercado y los supervisores deben estar más alerta ante los posibles riesgos:

Desaceleración del crecimiento. Las proyecciones indican que continuará el fuerte crecimiento mundial, pero que hay riesgos en contra, y que un crecimiento menor del esperado podría tener efectos negativos en los mercados financieros. En particular, una desaceleración rápida del aumento de los precios de la vivienda podría aumentar la carga financiera de los hogares muy endeudados en muchos países, lo cual perjudicaría el consumo personal y los mercados de activos.

Tasas de interés y primas de riesgo. El fuerte crecimiento mundial sostenido absorbió la capacidad excedente, con aumentos leves de la inflación en Estados Unidos y Europa. De agravarse esta presión inflacionaria, se podría subir la tasa de intervención, pero dificultando el cumplimiento de las previsiones (véase el gráfico en esta página). En los últimos años, las expectativas de inflación en general fueron acotadas y, pese al incremento de las expectativas de inflación a largo plazo en Estados Unidos, las primas no han aumentado. No obstante, si aumentan las primas de riesgo por inflación futura, los mercados de activos podrían verse presionados. Los shocks de oferta y las tensiones geopolíticas podrían hacer retroceder a los inversionistas, forzar un alza de las primas de riesgo y deteriorar la confianza empresarial y del consumidor. Los diferenciales soberanos y de empresas podrían aumentar dada su vinculación con la volatilidad. La revalorización del riesgo de crédito podría verse magnificada por la falta de liquidez del mercado secundario de ciertos productos estructurados, que han ganado popularidad y han sido útiles para disipar el riesgo de crédito. Se recomienda supervisar rigurosamente las prácticas de gestión del riesgo de las operaciones de los bancos y de los fondos especulativos.

Ajuste desordenado del dólar. Para el mercado, el ajuste del dólar tenderá a ser limitado y ordenado. Los tipos de cambio bilaterales a plazo apuntan a que el tipo de cambio efectivo real del dólar se mantendrá relativamente estable, con la apreciación de las monedas asiáticas a mediano plazo y el debilitamiento de las monedas no asiáticas. El ajuste será gradual y ordenado en la medida en que se aplique un marco de políticas creíble para resolver los desequilibrios mundiales a mediano plazo. En el informe se indica que si bien la profundidad, la liquidez y la amplitud de los mercados financieros de Estados Unidos contribuyeron a atraer capitales —y los consiguientes desequilibrios financieros— esta ventaja puede debilitarse con el tiempo, conforme crezcan las tenencias de activos estadounidenses en carteras extranjeras y los mercados mundiales. Por otra parte, la tendencia general a la liberalización de las salidas de capitales privados y a la diversificación de las reservas oficiales, especialmente en Asia, debería ayudar a suavizar el ajuste.

Menos liquidez

La experiencia indica que la volatilidad puede aumentar conforme disminuye la liquidez.

Citation: 35, 22; 10.5089/9781451944297.023.A009

1 Incluye la base monetaria de Estados Unidos y las reservas extranjeras oficiales en el Banco de la Reserva Federal de Nueva York, anticipadas a 12 meses.

2 El índice VIX mide la volatilidad implícita de las opciones de los índices bursátiles. Se expresa en puntos porcentuales y denota las expectativas del mercado con respecto a la volatilidad anualizada de los siguientes 30 días. Datos: Bloomberg L.P.; y estimaciones del personal técnico del FMI.

Presiones en los mercados emergentes. Pese a la reciente turbulencia, los capitales privados con destino a mercados emergentes, incluida la inversión extranjera directa, mantuvieron su solidez en el primer semestre de 2006. El GFSR prevé que esta tendencia continuará en los próximos meses, pero advierte sobre un cambio en su composición, debido a los recientes auges crediticios y al aumento de los déficits en cuenta corriente de algunos países. Por ende, los flujos de deuda privada aumentaron, mientras que los flujos de deuda pública disminuyeron.

Aumenta el crédito a los hogares

En muchos países emergentes, el crédito a los hogares crece con rapidez, si bien parte de una base baja. Las ventajas de este crecimiento suelen ser un mejor acceso al crédito que reduce la volatilidad del consumo personal, mejores oportunidades de inversión, menores limitaciones sobre las pequeñas empresas y diversificación de los activos del sector financiero y de los hogares. Sin embargo, si la gestión del riesgo y la infraestructura prudencial son deficientes, el rápido crecimiento del crédito puede debilitar los balances de los hogares, propiciar la sobrevaloración de activos e introducir factores de vulnerabilidad en los sistemas financieros.

Según el GFSR, el crédito a los hogares en países emergentes tiene las siguientes características:

Se cierra la brecha

El afianzamiento de los préstamos bancarios y la reestructuración de las carteras de activos impulsaron el crecimiento del crédito a los hogares en los países de mercados emergentes.

Citation: 35, 22; 10.5089/9781451944297.023.A009

Nota: El grupo de países en el círculo son Argentina, Brasil, China, Colombia, Filipinas, India, Indonesia, Perú, Rumania, Rusia, Turquía y Venezuela.

Datos: FMI, Perspectivas de la economía mundial de septiembre de 2006; y cálculos del personal técnico del FMI basados en datos de las autoridades nacionales; y CEIC.

Nivel y tasa de crecimiento. Este tipo de crédito representa en promedio un 18% del PIB, con variaciones considerables de un país a otros (véase el gráfico en la página siguiente). La reestructuración de los activos bancarios y los modelos comerciales tras las crisis financieras de fines de los años noventa han alentado la expansión del crédito. En los períodos posteriores a las crisis en varios países asiáticos y latinoamericanos, los bancos han prestado más a los hogares que las empresas.

Composición y estructura. En promedio, el crédito para la vivienda como proporción del crédito a particulares es menor en los países de mercados emergentes que en los mercados maduros, debido a las tasas de interés más altas y volátiles, y a deficiencias del marco jurídico para la ejecución de hipotecas. Los préstamos personales suelen concederse a tasa fija, mientras que los hipotecarios pueden tener tasa fija o variable. Si bien cada vez son más comunes los plazos más largos de las hipotecas, en muchos países la tendencia sigue siendo a corto plazo, pese a las expectativas de inflación moderada.

Proveedores. Los bancos son los principales proveedores de crédito a los hogares. Los bancos extranjeros tuvieron una participación importante en el crecimiento de ese crédito, pero debido a ciertas restricciones se concentraron en el mercado de tarjetas de crédito y préstamos personales. Las instituciones de préstamo patrocinadas por el gobierno, particularmente en el mercado de la vivienda, compiten cada vez más con los bancos comerciales. En muchos países, las únicas fuentes de crédito a los hogares son las empresas financieras no bancarias y, en menor medida, el sector de crédito informal.

Las políticas sólidas pueden reducir el riesgo

El crédito a los hogares en mercados emergentes creció durante un período de tasas bajas en los mercados maduros y en descenso en los mercados emergentes. De revertirse estas tendencias, el deterioro de los balances en los hogares podría debilitar a los sectores financieros, deprimir los precios inmobiliarios y frenar el consumo. El exceso de préstamos hipotecarios podría aumentar la vulnerabilidad inherente de los mercados inmobiliarios frente a los altibajos y los ciclos del sistema bancario.

Es posible reducir los riesgos del rápido crecimiento del crédito con políticas macroeconómicas sólidas, reglas prudenciales adecuadas y una mejor capacidad para evaluar y evitar la vulnerabilidad. Un paso clave es mejorar la disponibilidad de información, especialmente sobre acumulación de crédito y el riesgo cambiario en las carteras de crédito de los hogares en todos los niveles.

Ina Kota

FMI, Departamento de Relaciones Externas

Pueden adquirirse ejemplares, de la edición de septiembre de 2006 de Global Financial Stability Report al precio de US$54 (US$51 para catedráticos y universitarios). El texto completo, en inglés, puede consultarse en www.imf.org.

Other Resources Citing This Publication