Chapter

Apéndice VI: Comunicados de prensa del Comité Monetario y Financiero Internacional y el Comité para el Desarrollo

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
September 2004
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Comunicado del Comité Monetario y Financiero Internacional de la Junta de Gobernadores del Fondo Monetario Internacional

Octava reunión, Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 21 de septiembre de 2003

1. El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su octava reunión en Dubai el día 21 de septiembre de 2003 bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido. El Comité expresa su gratitud a las autoridades de Dubai y al Gobierno de los Emiratos Árabes Unidos por la excelente organización de las reuniones.

La economía mundial y los mercados financieros

2. El Comité expresa su satisfacción por los indicios cada vez más claros de que la actividad económica se está fortaleciendo en muchas economías y por la mejora de las perspectivas de una recuperación mundial sostenida y cada vez más sólida. Se observa que los principales factores de incertidumbre se han atenuado desde nuestra última reunión de abril. No obstante, en muchos países persisten riesgos y es importante que las autoridades se mantengan alerta para adoptar las medidas de política necesarias. El Comité subraya la importancia de que se mantenga una estrecha cooperación internacional y de que todos los países miembros actúen con determinación para estimular una recuperación económica sólida, sostenible y de base amplia.

3. El Comité subraya que, a medida que avanza la recuperación, redunda en interés de todos los países lograr un crecimiento más equilibrado con un ajuste ordenado. A este respecto, revisten importancia la aplicación de reformas estructurales sostenidas y vigorosas en muchos ámbitos y las fuentes internas de crecimiento. El Comité coincide en la necesidad de que el FMI siga prestando atención a las cuestiones relacionadas con los tipos de cambio en la totalidad de sus países miembros.

4. La comunidad internacional tiene que avanzar urgentemente en lo que atañe al comercio y el desarrollo. Los ministros reafirman su pleno compromiso político con un enfoque multilateral de la liberalización del comercio exterior basado en reglas y con la necesidad de progresar de forma sustancial y concreta. Los ministros expresaron su decepción por el fracaso de las negociaciones comerciales de Cancún. Instan a que se reanude sin demoras la Ronda de Doha, que es vital para el crecimiento vigoroso de la economía mundial y para nuestros objetivos de desarrollo. La atención deberia centrarse en las cuestiones que revisten importancia para todos los países en cuanto a la apertura y el acceso equitativo a los mercados y a la reducción de las subvenciones que distorsionan el comercio en todos los ámbitos, notablemente en la agricultura. El Comité reitera la importancia crítica de eliminar los obstáculos y avanzar sin demoras, e insta a todos los países a desempeñar el papel que les corresponde en este proceso. Subraya la importancia de la iniciativa del FMI de proporcionar asistencia a los países para ayudarlos a hacer frente a los efectos transitorios de las reformas comerciales, asistencia que contribuirá al avance de la Ronda de Doha.

5. En las economías avanzadas, la política monetaria debe seguir respaldando la demanda en un contexto de baja inflación, al tiempo que se debe permitir el funcionamiento de los estabilizadores fiscales automáticos en el marco de una estrategia de mediano plazo creíble que permita sanear las finanzas públicas. Emprender con decisión reformas estructurales y fomentar la transparencia y el buen gobierno de las empresas son elementos clave para lograr un crecimiento más sólido y equilibrado a escala mundial. En Estados Unidos, en donde la orientación de la política fiscal ha dado un notable respaldo a la actividad económica, es necesario que dicha política se centre en fortalecer la viabilidad en el mediano plazo. En Europa es menester acelerar el ritmo y profundizar el alcance de las reformas estructurales, tanto para reforzar los incentivos al trabajo, la inversión y la competencia, como para hacer frente a las presiones fiscales que conlleva el envejecimiento de la población. En Japón habrá que redoblar esfuerzos para fortalecer los sectores bancario y empresarial y poner fin a la deflación, y para dar los primeros pasos hacia un saneamiento de las finanzas públicas en el mediano plazo.

6. El entorno más favorable imperante en los mercados financieros brinda una valiosa oportunidad para que las economías de mercados emergentes perseveren en la aplicación de reformas institucionales y estructurales de gran alcance que, junto con la adopción de políticas macroeconómicas sólidas, mejorarán las perspectivas de crecimiento y reducirán los factores de vulnerabilidad. Si bien muchos países han reforzado sus políticas económicas, las principales prioridades siguen siendo mejorar la situación fiscal, fortalecer los sectores bancario y empresarial, reducir la vulnerabilidad de los balances y fomentar un crecimiento que abarque a más sectores de la economía. El crecimiento en la región de Oriente Medio y Norte de África ha cobrado impulso. Sin embargo, esta región deberá enfrentar el desafío de acelerar el crecimiento económico a mediano plazo y absorber el rápido crecimiento de la población activa.

7. El Comité reafirma su respaldo a los esfuerzos multilaterales para reconstruir y rehabilitar Iraq, y expresa su satisfacción por el papel constructivo que desempeña el FMI en este proceso. Espera con interés la celebración de la conferencia de donantes en Madrid el mes próximo, que se basará en una evaluación global de las necesidades en la que participarán el Banco Mundial y el FMI. El Comité respalda el suministro de asistencia financiera y de otra índole a Iraq por parte del FMI, en el marco de las políticas de la institución.

8. Las perspectivas de crecimiento en muchos países de bajo ingreso son ahora más alentadoras gracias a la adopción de mejores políticas macroeconómicas y reformas internas. No obstante, sería necesario acelerar mucho más el crecimiento para reducir la pobreza y alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), enunciados en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas. Esto requiere establecer instituciones y marcos de política más sólidos, mejorar la gestión de gobierno, aumentar y acrecentar la eficacia de los flujos de asistencia, y ampliar el acceso a los mercados. Los países de África han de seguir avanzando en la implementación. a escala regional, de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD), sobre todo, para reforzar los cimientos de un crecimiento basado en la inversión y la iniciativa del sector privado.

Fortalecer la supervisión del FMI y promover la estabilidad financiera internacional

9. Para prevenir mejor las crisis y promover la estabilidad y un crecimiento sostenible a escala mundial es esencial que el FMI realice una supervisión reforzada y eficaz. El Comité expresa su satisfacción por las reformas en curso para reforzar el marco de esa supervisión y subraya la importancia de mejorarla y aplicarla de manera uniforme y equitativa a todos los países miembros. El Comité celebra también el hecho de que, en el ejercicio de la supervisión, se esté prestando más atención a los mercados de capital, y alienta al FMI y al Foro sobre Estabilidad Financiera a trabajar en colaboración para identificar las deficiencias y fortalecer la evaluación de las fallas sistémicas en los mercados financieros.

10. El Comité subraya la necesidad de que el FMI siga mejorando la calidad, la eficacia y el efecto persuasivo de la supervisión. Para ello habrá que fortalecer la supervisión, especialmente en los países de importancia sistémica y regional, potenciar el efecto del asesoramiento que presta el FMI en materia de políticas y seguir tratando de realizar las evaluaciones desde un punto de vista nuevo. El Comité espera con interés debatir los avances logrados en estos ámbitos tras el examen bienal de la supervisión que realizará el Directorio Ejecutivo en 2004.

11. El Comité destaca la particular importancia de centrar la supervisión en la detección temprana de los problemas latentes y brindar asesoramiento franco sobre las reformas necesarias. Al respecto, los miembros del Comité identificaron varios puntos clave para el próximo año: avanzar en la reforma estructural y en la adopción de regímenes fiscales sostenibles a mediano plazo; reducir la vulnerabilidad de los balances financieros, incluidos los descalces de monedas; mejorar la viabilidad de la deuda, y fomentar medidas de política encaminadas a reducir los desequilibrios mundiales.

12. El Comité subraya la importancia de una mayor transparencia y franqueza en el asesoramiento que el FMI presta a los países miembros y toma nota del reciente acuerdo del Directorio Ejecutivo sobre la política de publicación voluntaria pero presunta de los informes sobre las consultas del Artículo IV y la documentación de los programas, y sobre disposiciones reforzadas para los casos de acceso extraordinario a los recursos de la institución.

13. El Comité reitera su respaldo a la adopción de mecanismos que permitan alcanzar algunos de los objetivos de las líneas de crédito contingente (LCC), que procuran reducir los factores de vulnerabilidad y proporcionar apoyo precautorio a los países miembros con políticas económicas sólidas para hacer frente a la evolución financiera externa. Confía en que se seguirá trabajando a este respecto.

14. El Comité celebra los avances logrados en el fortalecimiento del marco de solución de crisis, especialmente el hecho de que un número cada vez mayor de países hayan incluido cláusulas de acción colectiva en sus bonos soberanos internacionales, y alienta el uso de las mismas, con carácter voluntario, por otros países. Asimismo, solicita al FMI que fomente la inclusión voluntaria de estas cláusulas. El Comité espera con interés los resultados de los esfuerzos que están realizando los deudores soberanos y los acreedores privados para elaborar un código de conducta de carácter voluntario, y alienta al FMI a seguir trabajando a este respecto. Espera con interés los trabajos en curso sobre cuestiones de relevancia general para resolver de manera ordenada las crisis financieras, incluidas la transparencia y la divulgación de datos, la agregación y la equidad entre los acreedores. El Comité espera con interés un informe sobre el avance en este aspecto en su próxima reunión.

Acelerar la reducción de la pobreza y reforzar el crecimiento económico sostenible en los países de bajo ingreso

15. El Comité destaca que al FMI le cabe una importante función de ayuda a los países de bajo ingreso para que puedan alcanzar y mantener un alto nivel de crecimiento económico y reducir la pobreza, en estrecha colaboración con el Banco Mundial. Conviene en que este respaldo debe encuadrarse firmemente en el mecanismo de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza y en que el Fondo debe trabajar mancomunadamente con el Banco en las esferas básicas de su incumbencia para promover los Objetivos de Desarrollo del Milenio. El FMI debe mantener su compromiso a largo plazo con los países de bajo ingreso a través de asistencia técnica bien focalizada, desarrollo de las capacidades, supervisión y, cuando resulte justificada. asistencia financiera de carácter temporal. El Comité espera con interés analizar la colaboración entre el Banco y el Fondo en este campo con ocasión de su próxima reunión.

16. El Comité hace hincapié en la importancia de las iniciativas orientadas a potenciar el respaldo del FMI a los países de bajo ingreso, entre ellas las que tienen por objeto: asegurar que el marco de política macroeconómica respalde un crecimiento económico mayor y más sostenido y ayude a reducir la pobreza; mejorar la gestión de gobierno y fortalecer las instituciones a fin de apoyar el crecimiento y el desarrollo del sector privado; reducir la vulnerabilidad a las perturbaciones, y ayudar a los países a superar su persistente dependencia de los mecanismos financieros del FMI. cuando estén listos para ello. El Comité subraya la importancia de la asistencia técnica y aguarda con interés los trabajos de adaptación de los instrumentos del FMI y el examen del financiamiento del servicio para el crecimiento y la lucha contra la pobreza (SCLP). El Comité espera realizar un examen integral del avance a este respecto en su próxima reunión.

17. El Comité hace hincapié en la urgente necesidad de ampliar el acceso a los mercados y de aumentar el nivel y la eficacia de los recursos que los donantes proporcionan a los países de bajo ingreso. Para ayudar a alcanzar los Objetivos de Desarrollo del Milenio, el Comité insta al FMI a colaborar con el Banco Mundial en los trabajos sobre la eficacia de la ayuda, la capacidad de absorción, los mecanismos de medición de los resultados y el examen de los méritos de las distintas opciones de política y mecanismos de financiamiento, como el servicio financiero internacional, a fin de movilizar los sustanciales recursos adicionales que se requieren a mediano plazo. Los países en desarrollo y las economías de mercados emergentes también deberían tener una participación directa en esta materia. El Comité espera con interés recibir un informe sobre este tema a más tardar en las próximas Reuniones Anuales.

18. El Comité toma nota del avance logrado en el suministro de alivio de la deuda a los países más pobres del mundo en el marco de la Iniciativa reforzada para los países pobres muy endeudados. Pide al FMI que, en colaboración con el Banco Mundial, formule estrategias que permitan a los países poner en práctica las medidas de política y las reformas necesarias para llegar lo antes posible al punto de decisión y al punto de culminación y dejar atrás en forma duradera una situación de endeudamiento insostenible. El Comité insta a todos los acreedores que aún no lo hayan hecho a proporcionar todo el alivio de la deuda prometido, e invita al FMI a presentar un informe sobre el cumplimiento por parte de los países. Reconoce la importancia de complementar el alivio cuando resulte pertinente, y de las deliberaciones en curso sobre la metodología de complementación de los recursos y sus consecuencias financieras.

Otras cuestiones

19. El Comité destaca que la eficacia del FMI como institución de carácter cooperativo depende de que todos los países miembros tengan un grado apropiado de voz y representación. El Comité expresa su satisfacción por las medidas que se están adoptando a fin de mejorar la capacidad de los países en desarrollo y los países en transición para participar de manera más efectiva en la formulación de las políticas del FMI y en el proceso decisorio de la institución. Acoge con beneplácito el informe de situación del Directorio Ejecutivo del FMI sobre cuotas, representación y voz, y solicita al FMI que examine nuevamente estos temas; el Comité evaluará el avance al respecto en su próxima reunión. El Comité recomienda concluir la ratificación de la cuarta enmienda.

20. El Comité expresa su satisfacción por las nuevas medidas adoptadas por la comunidad internacional para combatir el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo, y por el avance logrado en el marco del programa piloto de 12 meses sobre la evaluación de las actividades a este respecto. El Comité se siente alentado por la estrecha cooperación que mantienen el FMI, el Banco Mundial, el GAFI y los organismos regionales similares al GAFI, y por la mayor participación de los países, y respalda el aumento de la prestación de asistencia técnica, que resulta vital en este campo. El Comité alienta a todos los países miembros a adoptar leyes y prácticas de lucha contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo que sean compatibles con las normas acordadas internacionalmente, y espera con interés recibir un informe integral al término del programa piloto.

21. El Comité elogia la labor de la Oficina de Evaluación Independiente (OEI) y la función que ésta cumple de promover en el FMI una cultura de aprendizaje, eficacia y rendición de cuentas. Hace hincapié en la importancia de que el FMI continúe la labor relacionada con el uso prolongado de los recursos de la institución, las crisis de la cuenta de capital y el ajuste fiscal, teniendo en cuenta las recomendaciones formuladas por la OEI.

22. El Comité expresa su agradecimiento a Shigemitsu Sugisaki por su trabajo como Subdirector Gerente del FMI y a Kenneth Rogoff como Consejero Económico de la institución.

23. La próxima reunión del CMFI se celebrará en la ciudad de Washington el 24 de abril de 2004.

Asistentes a la reunión del Comité Monetario y Financiero internacional

21 de septiembre de 2003

Presidente

Gordon Brown

Director Gerente del FMI

Horst Kóhler

Miembros o suplentes

Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda y Economía Nacional de Arabia Saudita

Mervyn King, Gobernador del Banco de Inglaterra. Reino Unido (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Peter Costello, Tesorero del Commonwealth de Australia

Job Graça, Viceministro de Hacienda de Angola (Suplente de José Pedro de Moráis, Jr., Ministro de Hacienda de Angola)

Rodrigo de Rato Figaredo, Vicepresidente Primero del Gobierno y Ministro de Economía de España

Hans Eichel, Ministro de Hacienda de Alemania

Geir Hilmar Haarde, Ministro de Hacienda de Islandia

Jamaludin Mohd Jarjis, Ministro de Hacienda II de Malasia

Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos

Aleksei Kudrin, Vicepresidente de Gobierno y Ministro de Hacienda de la Federación de Rusia

Mohammed laksaci. Gobernador del Banco de Argelia

Roberto Lavagna, Ministro de Economía y Producción de Argentina

John Manley, Ministro de Hacienda de Canadá

Antonio Palocci, Ministro de Hacienda de Brasil

Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica

Toshihiko Fukui, Gobernador del Banco de Japón (Suplente de Masajuro Shiokawa, Ministro de Hacienda de Japón)

Yaga V. Reddy, Gobernador del Banco de la Reserva de India (Suplente de Jaswant Singh, Ministro de Hacienda y Asuntos de Empresa de India)

John W. Snow, Secretario del Tesoro de Estados Unidos

Paul Toungui, Ministro de Estado de Hacienda, Economía, Presupuesto y Privatización de Gabón

Giulio Tremonti, Ministro de Economía y Finanzas de Italia

Jean-Claude Trichet, Gobernador del Banco de Francia (Suplente de Francis Mer, Ministro de Economía, Hacienda e Industria de Francia)

Kaspar Villiger, Ministro de Hacienda de Suiza

Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos

Zhou Xiaochuan, Gobernador del Banco Popular de China

Observadores

Willem F. Duisenberg, Presidente del Banco Central Europeo (BCE)

Roger W. Ferguson, Jr., Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Heiner Flassbeck, Encargado de la División sobre Mundialización y Estrategias de Desarrollo, Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

Donald J. Johnston, Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)

lan Kinniburgh. Director, Oficina de Financiamiento para el Desarrollo, Departamento de Asuntos Económicos y Sociales. Naciones Unidas (ONU)

Malcolm D. Knight, Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BPI)

Eddy Lee, Director del Grupo de Política Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

Trevor A. Manuel, Presidente del Comité para el Desarrollo

Pedro Solbes, Comisario de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

Francisco Thompson-Flores, Subdirector General de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

James D. Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial

Novena reunión, Washington, 24 de abril de 2004

1. El Comité Monetario y Financiero Internacional celebró su novena reunión en Washington el 24 de abril de 2004. bajo la presidencia del Sr. Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido.

La economía mundial y los mercados financieros: Cómo sostener la recuperación

2. El Comité expresa su satisfacción porque la recuperación de la economía mundial se haya afianzado desde su última reunión celebrada en septiembre de 2003. La producción industrial y el comercio mundial han registrado un fuerte repunte y la mejora de las perspectivas en la mayoría de las regiones permite augurar que se mantendrá la aceleración del crecimiento mundial. No obstante, persisten algunos riesgos, que tienen su origen en los grandes desequilibrios mundiales, los problemas fiscales que muchos países enfrentan en el mediano plazo y las repercusiones de la eventual transición a un entorno de tasas de interés más altas. La persistencia de la incertidumbre geopolítica y la evolución de los mercados petroleros constituyen también importantes motivos de inquietud.

3. En estos momentos es prioritario implementar medidas macroeconómicas y estructurales que contribuyan al logro de una recuperación sólida, equilibrada y sostenible. Las reformas estructurales son un elemento esencial para aumentar el potencial de crecimiento. Habría que asignar prioridad a la consolidación fiscal a mediano plazo, a las reformas de los planes de pensiones y los sistemas de atención de la salud, al mejor funcionamiento de los mercados de trabajo y de productos y a la reducción de los factores de vulnerabilidad en los sectores bancario y empresarial. El Comité insta a todos los países y regiones a que contribuyan en la medida que les corresponde y cooperen para corregir los desequilibrios mundiales.

4. La economía estadounidense registra una vigorosa expansión, mientras que en Japón continúa la recuperación. En la zona del euro la recuperación es hasta ahora más tenue. En las economías más avanzadas, es necesario que la política monetaria siga siendo coherente con la estabilidad de precios y respalde la recuperación; en muchos países en los que se está afianzando el crecimiento, las tasas de interés tendrán que ir subiendo progresivamente hasta situarse en niveles más neutros y será importante que las autoridades comuniquen con claridad sus intenciones con respecto a las medidas de política. El Comité alienta a los países a que aprovechen la coyuntura actual para reforzar las bases de un crecimiento sostenible. Entre las medidas prioritarias, cabe destacar: la consolidación fiscal a mediano plazo en Estados Unidos, la aceleración de las reformas estructurales en la zona del euro y la continuidad en las reformas de los sectores bancario y empresarial en Japón. También en la zona del euro y en Japón es necesario realizar un esfuerzo de consolidación fiscal.

5. El Comité considera alentador el sólido desempeño y la recuperación registrados en muchos mercados emergentes y países en desarrollo, a los que han contribuido la mejora de las variables económicas fundamentales y un repunte de los flujos de capital privado. Los países deben seguir aprovechando la oportunidad que les brinda el favorable clima de los mercados financieros para reforzar sus perspectivas de crecimiento y reducir los factores de vulnerabilidad. A tal efecto, habrá que adoptar medidas encaminadas a fortalecer aún más la situación fiscal y a mejorar la estructura y la viabilidad de la deuda, emprender reformas estructurales sostenidas y de gran alcance y, en algunos países de mercados emergentes, una reorientación hacia regímenes cambiarios más flexibles, en la medida de lo necesario. El Comité expresa su satisfacción por la mejora de los resultados macroeconómicos en Argentina e insta a las autoridades a seguir actuando con determinación e implementar todas las políticas y disposiciones de su programa de recuperación económica para reforzar el crecimiento, incluidas las negociaciones encaminadas a lograr una reestructuración sostenible de la deuda mediante un acuerdo de colaboración con los acreedores.

6. En muchos países de bajo ingreso los resultados económicos continúan mejorando. No obstante, la consecución de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) establecidos en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas sigue siendo incierta, sobre todo en África subsahariana, y todos los que participan en este empeño mundial tienen aún mucho camino por recorrer para alcanzar dichos objetivos. El Comité subraya que habrá que fortalecer las instituciones nacionales, adoptar políticas económicas sólidas, promover la integración comercial y simplificar la reglamentación engorrosa para asegurar un crecimiento económico más rápido y reducir la pobreza. El Comité celebra las medidas adoptadas recientemente a través de la Nueva Asociación para el Desarrollo de África (NEPAD) y la Unión Africana para promover el buen gobierno y erradicar la corrupción. Insta a la comunidad internacional a que preste asistencia adicional y coordinada, que ha de incluir asistencia técnica y asesoramiento en materia de políticas, un mayor volumen de ayuda, más eficaz, que incluya donaciones, alivio de la deuda y un mayor acceso a los mercados de los países industriales.

7. El Comité recibió el informe del Dr. Supachai Panitchpakdi. Director General de la Organización Mundial del Comercio. Reitera la importancia crucial de la apertura de los mercados para lograr una amplia distribución del crecimiento económico y la prosperidad a escala mundial. El Comité insta a todos los países a actuar de forma constructiva y con determinación para avanzar sin demora en la Ronda de Doha, centrando la atención en las cuestiones de importancia para todos los países-apertura de los mercados y acceso equitativo-y en la reducción de las subvenciones que distorsionan el comercio en todos los sectores, sobre todo en la agricultura. La conclusión exitosa de la Ronda es una responsabilidad compartida que reviste importancia para todos los países, en particular, para los países en desarrollo. El Comité respalda el papel del FMI en la promoción de la liberalización comercial y la asistencia a los países miembros para que tomen todas las medidas necesarias, a fin de aprovechar al máximo las oportunidades que brinda una mayor apertura del comercio. El Comité celebra la decisión del FMI de crear un mecanismo de integración comercial como medida de política transitoria para hacer frente a las inquietudes derivadas de la actual ronda de negociaciones comerciales multilaterales.

Prevención de crisis y supervisión que ejerce el FMI con respecto a sus diversos países miembros: Prioridades, herramientas y modalidades

8. El ejercicio de una supervisión eficaz y equilibrada por parte del FMI sigue siendo uno de los principales elementos de los esfuerzos desplegados por la comunidad internacional para mejorar la prevención de crisis, promover la estabilidad financiera y fomentar un crecimiento elevado y sostenible. El Comité manifiesta especialmente su satisfacción por la mayor atención que, en el ejercicio de la supervisión, se está prestando a los temas relacionados con el sector financiero y los mercados de capital—incluidos el trabajo relativo al Programa de evaluación del sector financiero, los informes sobre la observancia de los códigos y normas y las evaluaciones de los centros financieros extraterritoriales, la evolución y las políticas económicas de los países de importancia sistémica o regional, la rápida identificación de los posibles factores de vulnerabilidad y las bases institucionales del crecimiento. El Comité también expresa su satisfacción por los trabajos ya en curso y los programas piloto propuestos sobre el tratamiento de la inversión pública en los acuerdos y el asesoramiento del FMI, a fin de proteger la inversión en infraestructura en consonancia con los objetivos de estabilidad macroeconómica y viabilidad de la deuda.

9. El Comité celebra los esfuerzos desplegados para enfocar desde una nueva perspectiva la supervisión de los países con programas y las decisiones adoptadas para que la supervisión sea más transparente. Insta a que se intensifiquen estos esfuerzos a fin de garantizar la objetividad de la supervisión (inclusive mediante análisis de viabilidad de la situación de la deuda) y solicita al FMI que explore la forma de respaldar las medidas económicas adoptadas por los propios países en los casos en que la institución no presta asistencia financiera. El Comité espera con interés el próximo examen bienal que permitirá proceder a una evaluación exhaustiva y franca de la supervisión y proponer fórmulas para mejorar su focalización, calidad, efecto de persuasión, impacto y eficacia general.

10. El Comité expresa su satisfacción por el mayor énfasis que, en el ejercicio de la supervisión, se está haciendo en los factores de vulnerabilidad y en los temas clave que se habían señalado en la reunión de Dubai, a saber, la mejora de la sostenibilidad de la deuda, la reducción de la vulnerabilidad de los balances, el avance de las reformas estructurales y en la formulación de marcos fiscales sostenibles a mediano plazo. Coincide en que seguir avanzando en todos estos ámbitos, así como en la aplicación de políticas que faciliten el ajuste de los desequilibrios mundiales será una prioridad clave de la supervisión durante el próximo año. En el ejercicio de la supervisión también habrá que prestar la debida atención a los riesgos políticos pertinentes y a la vulnerabilidad a las fluctuaciones de los tipos de cambio y de las tasas de interés.

11. El Comité espera con interés que se sigan buscando formas de reducir los factores de vulnerabilidad y de prestar asistencia, para hacer frente a la evolución del entorno financiero externo, a los países miembros que estén aplicando políticas sólidas. También espera con interés el resultado de las próximas deliberaciones sobre los acuerdos precautorios y su potencial para ayudar a los países miembros en sus esfuerzos por evitar las crisis de la balanza de pagos y como posible estrategia de salida para poder prescindir de la asistencia financiera del FMI.

12. El Comité expresa su satisfacción por el hecho de que un número cada vez mayor de países incluya cláusulas de acción colectiva (CAC) en sus emisiones internacionales de bonos soberanos y por la convergencia hacia una norma de mercado. Insta al FMI a que siga promoviendo los avances en esta materia. Asimismo, alienta a los deudores soberanos y a los acreedores privados a que continúen sus trabajos respecto a un código de conducta voluntario, y manifiesta su interés en examinar, en su próxima reunión, los avances en cuestiones de interés general para la resolución ordenada de las crisis financieras. El Comité toma nota del examen que está realizando el Directorio Ejecutivo sobre el marco y la aplicación de procedimientos para el acceso excepcional a los recursos del FMI e insta a éste a que siga examinando la implementación de su política de concesión de préstamos a países con atrasos.

Mayor respaldo del FMI a los países miembros de bajo ingreso: Instrumentos y financiamiento, colaboración entre el FMI y el Banco Mundial y promoción de la sostenibilidad de la deuda

13. El Comité reitera que el FMI—en asociación con los bancos multilaterales de desarrollo y los donantes-está llamado a desempeñar un importante papel ayudando a los países miembros de bajo ingreso con asesoramiento eficaz en materia de políticas, financiamiento y asistencia técnica, para alcanzar altas tasas de crecimiento sostenido y reducir la pobreza. Expresa su satisfacción por los avances realizados para adaptar mejor la asistencia del FMI a las diversas necesidades, en relación con el financiamiento y las políticas, de los países de bajo ingreso. El Comité espera con interés que prosigan los trabajos para fortalecer el proceso de supervisión en los países a los que el FMI no presta financiamiento, de modo de hacer de la supervisión un mecanismo más eficaz para emitir señales y fomentar la identificación de los países con sus políticas. Subraya la importancia de mejorar el diseño macroeconómico de los programas respaldados por el SCLP. incluido el impacto social. El Comité destaca la importancia de mantener una capacidad de financiamiento adecuada para el SCLP. Para hacer frente a las necesidades futuras, insta a que se siga analizando el financiamiento de un SCLP autosuficiente. El Comité ve con agrado que algunos países hayan manifestado su voluntad de proporcionar recursos adicionales.

14. El Comité reitera que el Consenso de Monterrey y el proceso de los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP) constituyen el marco idóneo del compromiso del FMI con los países de bajo ingreso y de su participación en los esfuerzos mundiales para alcanzar los ODM. Recomienda una focalización más precisa de los DELP y de los programas respaldados por el SCLP para reforzar su relación con los ODM y su utilidad operativa en los procesos de selección de políticas y coordinación de los donantes. En el primer informe de seguimiento mundial sobre la consecución de los ODM se destacan los importantes desafíos que aún hay que superar. Preocupa al Comité que, de mantenerse las tendencias actuales, será imposible alcanzar la mayoría de los ODM, a menos que se incrementen el nivel y la eficacia de los recursos financieros para respaldar políticas sólidas. El Comité expresa su interés en examinar, en su próxima reunión, los trabajos que se realizan conjuntamente con el Banco Mundial sobre eficacia de la ayuda, capacidad de absorción, mecanismos de medición basados en resultados y diversas opciones en materia de política y mecanismos de financiamiento, como un servicio financiero internacional y otras opciones. Al respecto, el Comité se muestra complacido por las consultas celebradas con los mercados emergentes y los países en desarrollo. El Comité destaca el reciente examen de la colaboración entre el FMI y el Banco Mundial y respalda los planes para mejorar la coordinación.

15. El Comité celebra los avances logrados en materia de alivio de la deuda en el marco de la Iniciativa reforzada para los PPME. que ha permitido a otros cinco países alcanzar el punto de culminación desde las últimas Reuniones Anuales. Confía en que se seguirá avanzando para lograr la plena implementación de la Iniciativa y toma nota de los trabajos en curso sobre las distintas opciones relativas a la cláusula de caducidad. El Comité exhorta a todos los acreedores que todavía no lo hayan hecho a proporcionar todo el alivio de la deuda comprometido. El Comité aplaude la formulación, por parte del FMI y el Banco Mundial, de un marco de sostenibilidad de la deuda para los países de bajo ingreso y manifiesta su interés en que prosigan las labores para facilitar su puesta en funcionamiento.

Otros asuntos

16. El Comité destaca la importancia de la asistencia técnica del FMI para apoyar a los países miembros en su empeño por fortalecer las capacidades institucionales e implementar políticas económicas y sistemas financieros sólidos, que sienten las bases para un crecimiento sostenido y la reducción de la pobreza.

17. El Comité hace hincapié en la importancia de que la comunidad internacional siga luchando con determinación contra el lavado de dinero y el financiamiento del terrorismo (ALD/LFT). Manifiesta su satisfacción por el notable progreso alcanzado en el marco del programa piloto de 12 meses del FMI y el Banco Mundial sobre las evaluaciones en esta materia. El Comité respalda la reciente decisión del Directorio Ejecutivo de que el FMI participe de forma plena y periódica en dichas evaluaciones. Alienta a todas las organizaciones y organismos internacionales a colaborar estrechamente en la realización de esas evaluaciones y a proporcionar la asistencia técnica que tanto se necesita. El Comité insta a todos los países miembros a adoptar y poner en práctica las 40 + 8 recomendaciones revisadas del GAFI como normas internacionales aceptadas.

18. La eficacia del FMI y su mayor credibilidad como institución de cooperación dependen también de que todos los países miembros tengan una voz y representación adecuadas. Hay que seguir esforzándose por dar más capacidad a los países en desarrollo y en transición para que participen de forma más eficaz en el proceso de toma de decisiones del FMI. El Comité exhorta al Directorio Ejecutivo a que prosiga sus labores en relación con las cuotas, la voz y la representación en el FMI, y espera con interés la presentación de un informe de situación en su próxima reunión. El Comité recomienda que se lleve a término la ratificación de la cuarta enmienda.

19. La liquidez del FMI es adecuada para hacer frente a las necesidades proyectadas a corto plazo de los países miembros, aunque es importante hacer un seguimiento continuo de la situación.

20. El Comité expresa su satisfacción por la excelente calidad del trabajo realizado por la Oficina de Evaluación Independiente y espera con interés sus informes sobre los DELP y el SCLP, la asistencia técnica y el papel desempeñado por el FMI en Argentina entre 1991 y 2002.

21. El Comité rinde tributo al Sr. Horst Köhler por su labor como Director Gerente del Fondo Monetario Internacional durante los últimos cuatro años. En una difícil coyuntura económica mundial, en la que la comunidad internacional tuvo que hacer frente a desafíos sin precedentes, el Sr. Köhler ha trabajado con tesón para fomentar una estrecha cooperación internacional que permita a todos participar en los beneficios de la globalización. Con su actuación ha fortalecido el papel del FMI para promover la estabilidad del sistema financiero internacional, ha ayudado a la institución a encabezar las iniciativas internacionales para prestar asistencia a los países de bajo ingreso y ha inculcado en el FMI una cultura basada en escuchar y aprender, que transformará la interacción entre el FMI, sus países miembros y la sociedad civil.

22. El Comité reconoce también la contribución del Sr. Jacques J. Polak, a lo largo de sus 57 años de servicio a la institución.

23. La próxima reunión del CMFI se celebrará en la ciudad de Washington el 2 de octubre de 2004.

Asistentes a la reunión del Comité Monetario y Financiero Internacional

24 de abril de 2004

Presidente

Gordon Brown

Directora Gerente Interina

Anne O. Krueger

Miembros o suplentes

Ibrahim A. Al-Assaf, Ministro de Hacienda de Arabia Saudita

Mervyn King, Gobernador del Banco de Inglaterra, Reino Unido (Suplente de Gordon Brown, Ministro de Hacienda del Reino Unido)

Peter Costello, Tesorero del Commonwealth de Australia

M.R. Pridiyathorn Devakula, Gobernador del Banco de Tailandia

Hans Eichel, Ministro de Hacienda de Alemania

Per-Kristian Foss, Ministro de Hacienda de Noruega

Francisco Gil-Diaz, Secretario de Hacienda y Crédito Público de México

Ralph Goodale, Ministro de Hacienda de Canadá

Mohammed K. Khirbash, Ministro de Estado de Hacienda e Industria de los Emiratos Árabes Unidos

Aleksei Kudrin, Ministro de Hacienda de la Federación de Rusia

Mohamed Laksaci, Gobernador del Banco de Argelia

Roberto Lavagna, Ministro de Economía y Producción de Argentina

Lesetja Kganyago, Director General de Finanzas del Tesoro Nacional de Sudáfrica (Suplente de Trevor Manuel, Ministro de Hacienda de Sudáfrica)

Jean-Pierre Roth, Presidente de la Direción General del Banco Nacional Suizo (Suplente de Hans-Rudolf Merz, Ministro de Hacienda de Suiza)

Antonio Palocci, Ministro de Hacienda de Brasil

Didier Reynders, Ministro de Hacienda de Bélgica

Nicolas Sarkozy, Ministro de Estado para Economía, Hacienda e Industria de Francia

Yaga V. Reddy, Gobernador del Banco de la Reserva de India (Suplente de Jaswant Singh, Ministro de Hacienda de India)

Alan Greenspan, Presidente de la Junta de Gobernadores del Sistema de la Reserva Federal (Suplente de John W. Snow, Secretario del Tesoro de Estados Unidos)

Sadakazu Tanigaki, Ministro de Hacienda de Japón

Paul Toungui, Ministro de Estado, Hacienda. Economía, Presupuesto y Privatización de Gabon

Giulio Tremonti, Ministro de Economía y Finanzas de Italia

Gerrit Zalm, Ministro de Hacienda de los Países Bajos

Zhou Xiaochuan, Gobernador del Banco Popular de China

Observadores

Roger W. Ferguson, Jr., Presidente del Foro sobre Estabilidad Financiera

Donald J. Johnston, Secretario General de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE)

Malcolm D. Knight, Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BPI)

Jan Kregel. Asesor Interregional, División de Mundialización y Estrategias de Desarrollo. Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo (UNCTAD)

Eddy Lee. Asesor Económico y Director del Grupo de Política Internacional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT)

José Antonio Ocampo, Subsecretario General, Departmento de Asuntos Económicos y Sociales. Naciones Unidas (ONU)

Ngozi N. Okonjo-lweala, Presidenta Interina del Comité para el Desarrollo

Klaus P. Reglin, Director General de Asuntos Económicos y Monetarios de la Comisión Europea

Supachai Panitchpakdi, Director General de la Organización Mundial del Comercio (OMC)

Jean-Claude Trichet, Presidente del Banco Central Europeo (BCE)

James D. Wolfensohn, Presidente del Banco Mundial

Comité Ministerial Conjunto de las Juntas de Gobernadores del Banco y del Fondo para la Transferencia de Recursos Reales a los Países en Desarrollo (Comité para el Desarrollo)

Sexagésima octava reunión, Dubai, Emiratos Árabes Unidos, 22 de septiembre de 2003

1. En nuestra última reunión, reafirmamos decididamente nuestro empeño en alcanzar los objetivos de desarrollo del milenio (ODM) establecidos en la Declaración del Milenio de las Naciones Unidas, ratificada por los Jefes de Estado y de Gobierno en la Asamblea General de las Naciones Unidas el 8 de septiembre de 2000 y. en particular, nuestro compromiso con el esfuerzo mundial necesario para reducir la pobreza. Hoy hemos renovado ese compromiso y continuado nuestra labor de aplicación de las estrategias, asociaciones y medidas acordadas en Doha, Monterrey y Johannesburgo.

2. Hemos acogido con agrado el documento Apoyo a la adopción de políticas acertadas con financiamiento adecuado y suficiente y su enfoque centrado en los países. Hemos convenido en que, para alcanzar los ODM, urgía intensificar los esfuerzos y ello requeriría medidas concertadas más amplias por parte de los países en desarrollo y desarrollados y de las instituciones internacionales. Los países en desarrollo deberán continuar tratando de reforzar las políticas y la gestión pública con el fin de garantizar que los recursos internos, la afluencia de capital privado y la ayuda puedan utilizarse de modo eficaz para estimular el crecimiento, mejorar la prestación de servicios y reducir la pobreza. Los países desarrollados deberán respaldar decididamente estos esfuerzos con mayores volúmenes de ayuda en modalidades más adecuadas, alivio de la carga de la deuda y mayor acceso al mercado.

3. Para hacer realidad esta asociación y así alcanzar los ODM. se necesitarán esfuerzos sistemáticos para lograr mayores sinergias entre las estrategias de reducción de la pobreza y los ODM a largo plazo, determinar y aplicar las medidas necesarias para acelerar el progreso hacia los ODM y especificar el volumen y la forma de financiamiento necesarios para aplicar las estrategias acordadas. Hemos convenido en que, a fin de poner en marcha el círculo virtuoso necesario para alcanzar los ODM, sería fundamental garantizar financiamiento suficiente, oportuno y más previsible y aumentar la capacidad de absorción de la ayuda mediante reformas normativas e institucionales. Instamos a los países a que adopten sin demora iniciativas concretas para cumplir sus compromisos de ofrecer ayuda adicional para el 2006. Además, pedimos al Banco que, en colaboración con el Fondo, examine las ventajas de las distintas políticas posibles, como el establecimiento de un mecanismo de financiamiento internacional, para movilizar los considerables recursos adicionales que se necesitan a mediano plazo y que deberían poder utilizarse eficazmente para lograr resultados en términos de desarrollo y para impulsar el progreso hacia los ODM. También se deberían realizar consultas exhaustivas con los países en desarrollo y las economías de mercado emergentes. Hemos pedido al Banco que nos informe al respecto en nuestra reunión de primavera de 2004.

4. Asimismo, es preciso cambiar la forma en que se suministra la ayuda, como se pone de manifiesto en la Declaración del Foro de alto nivel sobre la armonización, celebrado en Roma. Además de agilizar los procedimientos y reducir los costos de transacción, la asistencia debería adecuarse a las necesidades, prioridades y procesos de los paises que demuestren capacidad para lograr resultados cuantificables en materia de desarrollo, y orientarse al fortalecimiento de la capacidad de los países. Además, la ayuda comprometida debería ser previsible y a largo plazo y ofrecerse de tal manera que pueda atender las necesidades de efectivo para alcanzar los ODM. Asimismo, cuando la situación del país lo justifique, atendiendo sobre todo a la sostenibilidad de la deuda a largo plazo, una parte más considerable de dicha ayuda debería otorgarse en forma de donaciones y, cuando las circunstancias lo requieran, en modalidades que permitan financiar los costos ordinarios.

5. Seguimos convencidos de que la conclusión satisfactoria del Programa de Doha para el Desarrollo es fundamental para el crecimiento, la reducción de la pobreza y el progreso hacia los ODM. Por ello, lamentamos el retroceso temporal de las negociaciones comerciales multilaterales en la Quinta Reunión Ministerial de la Organización Mundial del Comercio (OMC) e instamos a todos los participantes a que aprovechen los progresos realizados hasta la fecha y reanuden el proceso lo antes posible. Acogemos con satisfacción la reciente promesa del Banco y el Fondo de ayudar a los países a beneficiarse plenamente de un sistema de comercio más liberalizado. Instamos también a que continúen los esfuerzos por adaptar las actividades crediticias del Banco a fin de brindar apoyo a iniciativas comerciales promovidas por los países, de manera que los análisis y diagnósticos se traduzcan en operaciones significativas.

6. Tal como se pidió en Monterrey, hemos continuado nuestro examen de formas innovadoras y pragmáticas para lograr una mayor participación y representación eficaz de los países en desarrollo y en transición en la labor y decisiones del Banco y el Fondo. Para ello, no basta un procedimiento único, sino que se requiere una intervención prolongada y en varios frentes. El concepto de estrategia de lucha contra la pobreza representa un paso adelante para conseguir una mayor capacidad de respuesta de las instituciones de Bretton Woods a las estrategias y prioridades de los países. En este contexto, acogemos también con satisfacción los esfuerzos que se están realizando para promover una mayor apertura y transparencia, descentralización y diversidad del personal en todas sus dimensiones. Instamos al Banco y al Fondo a que intensifiquen esos esfuerzos.

7. Hemos observado con satisfacción los nuevos progresos de los Directores en lo que atañe a medidas para aumentar la capacidad de las oficinas de los Directores Ejecutivos de los países en desarrollo y en transición, así como en las ciudades capitales. También hemos acogido con agrado la prepuesta de un fondo fiduciario para estudios analíticos que utilizarían los Directores Ejecutivos representantes de países en desarrollo de África al sur del Sahara en la realización de investigaciones y estudios analíticos independientes sobre cuestiones relacionadas con el desarrollo. Hemos pedido nuevos estudios sobre las medidas adicionales de fortalecimiento de la capacidad, incluido el envío de personal en comisión de servicio. Esperamos con interés la adopción de medidas concretas antes de la celebración de nuestra reunión de primavera.

8. El examen de mitad de período de la decimotercera reposición de los recursos de la AIF y las negociaciones sobre la decimocuarta reposición ofrecen una buena oportunidad de incrementar la participación de los prestatarios en el proceso de reposición de la AIF y en la toma de decisiones de su Directorio. Hemos observado que, si pagaran todas sus suscripciones de la AIF, los países en desarrollo podrían incrementar notablemente su poder de voto conjunto, y hemos alentado a estos países a que adopten las medidas necesarias en ese sentido. Hemos solicitado también un mayor análisis y progreso en relación con todos estos temas.

9. Observamos que, dadas las complejidades que supone la modificación de la estructura de votación y de la composición de los Directorios, se requerirá tiempo y esfuerzos para lograr el consenso político necesario. No obstante, reconocemos la necesidad de continuar nuestra labor en relación con estos temas. Hemos pedido a los Directorios que nos informen sobre todos estos aspectos en las Reuniones Anuales de 2004. En nuestra próxima reunión de primavera se someterá a consideración un plan sobre los procedimientos y próximos pasos.

10. Hemos examinado la situación de la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME) y reconfirmado nuestro compromiso con sus objetivos, su pleno financiamiento y aplicación. Hemos acordado que, conforme a las directrices vigentes y atendiendo a las particularidades de cada caso, puede ofrecerse alivio adicional en el punto de culminación, y hemos tomado nota de las actuales deliberaciones acerca de la metodología para la aportación de fondos complementarios y solicitado la realización de nuevos estudios sobre el tema. Algunos PPME siguen encarando el desafío de alcanzar el punto de decisión, y hemos alentado al personal a que siga encargándose del tema, entre otras formas, aplicando el enfoque contenido en el informe del Grupo de estudio del Banco Mundial sobre los países de ingreso bajo en dificultades. Hemos recordado la importancia de la plena participación de los acreedores y una vez más hemos instado a todos los acreedores oficiales y comerciales que asimismo, hemos acogido con satisfacción las recientes decisiones de algunos acreedores no pertenecientes al Club de París (India y Libia). Tenemos sumo interés en el informe que el personal del Banco y el Fondo están preparando acerca de un marco con miras al futuro relativo a la sostenibilidad de la deuda en los países de ingreso bajo y en examinar dicho informe en nuestra próxima reunión. Hemos alentado también la continuidad de las actividades del Banco y el Fondo sobre los medios de reducir la vulnerabilidad de esos países frente a las crisis de origen externo, tales como las relacionadas con el mercado de productos básicos y con las inclemencias atmosféricas.

11. Nos alienta comprobar los constantes progresos alcanzados en relación con los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza (DELP). Acogemos con satisfacción la creciente apertura del diálogo sobre políticas con todas las partes interesadas, la mayor atención a los factores que generan crecimiento y a las condiciones propicias para la inversión, así como a las políticas necesarias para reducir la pobreza y alcanzar los ODM, el mayor realismo y la adopción de criterios más adecuados para la fijación de prioridades, la mayor orientación del gasto público hacia los pobres, y las iniciativas para reforzar la gestión de dichos gastos e integrar mejor las propuestas de gasto en los presupuestos nacionales. Al mismo tiempo, hemos reconocido que en los DELP se contemplan muchos objetivos, en ocasiones en pugna, y que ahora el desafío es llevarlos a la práctica, entre otras cosas, mediante una coordinación y armonización mucho más eficaz de la labor de los donantes en torno a las estrategias nacionales. Hemos pedido también al Banco y al Fondo que respondan a los pedidos de asistencia de los países que están llevando a cabo análisis del efecto en la pobreza y la situación social, y estudiando otras modalidades posibles de alcanzar los ODM cuando así correspondiera.

12. Hemos insistido en la necesidad de acelerar el progreso y los resultados en lo que hace a los ODM relacionados con la prestación de servicios, en particular mediante la iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos. Hemos pedido al Banco que, en nuestra próxima reunión, informe sobre los progresos realizados en materia de financiamiento y de enseñanzas derivadas de la aplicación de dicha iniciativa.

13. Hemos respaldado la renovada atención del Grupo del Banco a la infraestructura, habida cuenta de su importante contribución al crecimiento económico sostenible y al logro de los ODM al mejorar las condiciones para la inversión y atender a las necesidades de desarrollo de los países de ingreso bajo y mediano. Hemos acogido con satisfacción el informe sobre el Plan de acción para la infraestructura, así como la aplicación de las recomendaciones del Grupo sobre el financiamiento de infraestructura para el abastecimiento de agua, y hemos pedido al Grupo del Banco que colabore con los países miembros para asegurar su pronta aplicación en el marco de sus estrategias de desarrollo. En particular, hemos observado la importancia de multiplicar las inversiones dentro de un enfoque integral de desarrollo, y la función catalizadora que las instituciones financieras internacionales pueden desempeñar al respecto. Hemos insistido en que el entorno normativo adecuado, y la capacidad institucional y de mantenimiento son fundamentales para garantizar inversiones sostenibles en la infraestructura. Nos complace observar que el Grupo del Banco ha intensificado sus esfuerzos por aprovechar su ventaja comparativa internacional, sus conocimientos especializados y sus políticas establecidas, inviniendo en proyectos de infraestructura respaldados por estudios de diagnóstico sobre países. También hemos instado al Grupo del Banco a que realice inversiones transfronterizas, sobre todo en vista de los vínculos con el programa relacionado con el comercio. Hemos alentado al Banco, a la CFI y al OMGI a que continúen colaborando en iniciativas que faciliten y promuevan el uso de instrumentos conjuntos, y mediante actividades de alcance subnacional y mediante el uso de garantías. Finalmente, hemos tomado nota de que, antes de que volvamos a reunimos, se presentará a los Directores Ejecutivos del Banco una actualización sobre los progresos alcanzados en la ejecución, y volveremos a ocuparnos de este tema en otra reunión.

14. El progreso en todas las áreas examinadas, así como también en otras, es fundamental para el logro de los ODM y los resultados conexos en términos de desarrollo. Por ello, hemos acogido con satisfacción el informe sobre el seguimiento mundial de las políticas y medidas necesarias para alcanzar los ODM. que permitirá al Comité mantener una visión estratégica de los progresos en cuestiones y prioridades fundamentales del programa de políticas y conseguir una mayor rendición de cuentas. Esperamos con interés el primer informe completo en nuestra próxima reunión.

15. Finalmente, hemos observado las actuales dificultades en la región en que nos hemos reunido. Hemos acogido con satisfacción la contribución activa del Banco Mundial para ayudar a atender las urgentes necesidades económicas y sociales del pueblo palestino de la Ribera Occidental y Gaza. Hemos observado también con agrado su papel en la promoción de la cooperación económica y en materia de infraestructura en la región. Hemos tomado nota del papel constructivo desempeñado por las instituciones de Bretton Woods, en cooperación con otras organizaciones internacionales, para colocarse en situación de colaborar estrechamente con el pueblo de Iraq en la tarea de reconstrucción y desarrollo hacia un futuro que le permita hacer realidad su potencial económico bajo la guía de sus propios líderes. Esperamos con interés la próxima conferencia de donantes sobre Iraq, que desempeñará un papel decisivo para movilizar recursos suficientes que permitan a Iraq emprender el camino de la recuperación económica. Alcanzar el éxito en la Ribera Occidental y Gaza y en Iraq, al mismo tiempo que presenta enormes desafíos, es fundamental para la estabilidad y el desarrollo en la región y fuera de ella.

16. Deseamos manifestar nuestro agradecimiento a las autoridades y al pueblo de los Emiratos Árabes Unidos por su extraordinaria hospitalidad y las magníficas instalaciones que nos han ofrecido.

17. Nos complace la confirmación del Sr. Trevor Manuel, Ministro de Hacienda de Sudáfrica, por un periodo más como Presidente.

18. La próxima reunión del Comité se celebrará el 25 de abril de 2004 en la ciudad de Washington.

Sexagésima novena reunión, Washington, 25 de abril de 2004

1. Las estrategias y decisiones adoptadas en Doha. Monterrey y Johannesburgo permitieron crear un marco para combatir la pobreza y alcanzar los objetivos concertados internacionalmente de la Declaración del Milenio, basados en la aplicación de políticas acertadas y una buena gestión de gobierno en los distintos países, junto con mayor cooperación y apoyo internacionales. Nos hemos reunido hoy para evaluar los progresos obtenidos, descritos en el primer Informe sobre seguimiento mundial. Hemos acogido con satisfacción este informe, que nos ofrece una base sólida para nuestro examen anual. Los informes futuros deberían basarse en este trabajo y centrarse en medidas que puedan ser objeto de seguimiento en las áreas señaladas como prioritarias, para reforzar las respectivas responsabilidades e intensificar la cooperación entre todos los asociados en la tarea del desarrollo.

2. Reconocemos que se ha avanzado en muchos frentes: varios países en desarrollo han emprendido reformas importantes y han obtenido logros notables en la reducción de la pobreza de ingreso. Sin embargo, nos preocupa sobremanera que, si se mantienen las tendencias actuales, la mayoría de los países en desarrollo no alcanzará la mayor parte de los objetivos de desarrollo del milenio (ODM)1, especialmente en África al sur del Sahara. Para acelerar el avance hacia esos objetivos, todas las partes interesadaslos países en desarrollo y desarrollados, y las instituciones internacionales–deberán intensificar con urgencia las medidas concertadas.

3. En muchos países en desarrollo se debe acelerar el crecimiento sostenido e integrado, en particular mejorando las condiciones para la actividad del sector privado; fortaleciendo la capacidad y la orientación hacia los resultados en las instituciones públicas y mejorando la calidad de la gestión pública; aumentando la inversión eficaz en infraestructura; garantizando el acceso a la atención de la salud, la educación y otros servicios sociales básicos, y combatiendo la epidemia del VIH/SIDA.

4. Cada país debe determinar sus prioridades específicas en el contexto de estrategias de desarrollo promovidas y supervisadas por ellos mismos y plasmadas en los documentos de estrategia de lucha contra la pobreza, en el caso de los países de ingreso bajo, y en los respectivos marcos de estrategias nacionales, en los países de ingreso mediano. Tenemos gran interés en examinar, en una reunión futura, los progresos de las actividades del Banco orientadas a respaldar el desarrollo de los países de ingreso mediano. Habida cuenta de la importancia crucial de un crecimiento económico más rápido y equitativo para avanzar de manera más sostenida hacia los ODM. celebramos los esfuerzos del Banco por promover mejores condiciones para la inversión en los países en desarrollo y tenemos previsto analizar, en nuestra próxima reunión, las medidas para crear condiciones más propicias a la actividad del sector privado. Como ya hemos señalado, la inversión en infraestructura conforme a un marco de políticas adecuado es fundamental para el crecimiento económico y la consecución de los ODM. En cuanto al plan de acción del Banco en materia de infraestructura, el Directorio ha examinado su ejecución y en nuestra próxima reunión esperamos considerar los avances realizados.

5. Los países desarrollados deben cumplir sus compromisos para ayudar a acelerar el progreso, cuya condición indispensable es un crecimiento económico estable, equilibrado y sólido. Un elemento decisivo para el crecimiento mundial y las perspectivas económicas de los países en desarrollo es velar por que el Programa de Doha para el Desarrollo rinda frutos satisfactorios y oportunos. Subrayamos nuestro compromiso con un esfuerzo constructivo y decidido por promover las cuestiones vinculadas al comercio multilateral. Una vez más destacamos que resulta esencial que los países desarrollados hagan más por liberalizar sus mercados y eliminar las subvenciones que son causa de distorsiones, especialmente en los sectores de la agricultura, los productos textiles y el vestuario, de particular trascendencia para los países en desarrollo. Al mismo tiempo, resaltamos la importancia de los esfuerzos de los países en desarrollo por facilitar y liberalizar el comercio. Celebramos las constantes gestiones del Banco por facilitar el comercio y promover el Marco Integrado, así como el Mecanismo de Integración Comercial aprobado recientemente por el FMI, que otorgarán a los países en desarrollo mayor respaldo y nuevas garantías a medida que se integren en el sistema de comercio mundial. Asimismo, instamos al Banco a continuar adaptando sus actividades crediticias a las iniciativas nacionales relacionadas con el comercio y el fortalecimiento de la capacidad. Señalamos la importancia creciente de las migraciones y, junto con ellas, de las remesas de los trabajadores, y exhortamos a seguir trabajando para comprender mejor los factores que las determinan y crear condiciones propicias para profundizar sus efectos en términos de desarrollo.

6. También se necesita más ayuda. Ésta debe ser previsible, oportuna, a largo plazo y más eficaz. Instamos a los países desarrollados que no lo hayan hecho todavía a adoptar medidas concretas para llegar al objetivo de destinar el 0,7% de su PNB a la asistencia oficial para el desarrollo. Un acuerdo, sustancial y en el plazo previsto, sobre la decimocuarta reposición de los recursos de la AIF constituirá una reafirmación de nuestra decisión de movilizar recursos en apoyo de la adopción de medidas vigorosas y prácticas por parte de los asociados en los países más pobres.

7. Tomamos nota de un informe de situación sobre modalidades de financiamiento y esperamos con interés, para nuestra próxima reunión, un informe sobre la eficacia de la ayuda, la capacidad de absorción, los mecanismos de medición basados en los resultados y la elaboración de distintas políticas y mecanismos de financiamiento destinados a movilizar recursos adicionales (incluido el examen de un mecanismo de financiamiento internacional, medidas de tributación de alcance mundial y otras propuestas). Sólo se puede continuar aumentando la ayuda si se observan resultados positivos. Para ello es preciso redoblar los esfuerzos por aplicar la Declaración de Roma, formulada por el Foro de alto nivel sobre la armonización, y los Principios básicos de Marrakech, en especial el fortalecimiento de la capacidad de gestión de los países orientada a la obtención de resultados. Respaldamos la labor que lleva adelante el Comité de Asistencia para el Desarrollo de la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (CAD-OCDE), junto con sus asociados en el desarrollo, para tratar de acortar las diferencias entre las políticas mundiales acordadas y los procedimientos operacionales detallados y las prácticas en cada país.

9. En abril de 2002 refrendamos un plan para ayudar a hacer realidad el objetivo de proporcionar educación primaria a todos los niños para 2015 y de alcanzar la igualdad de género en la educación primaria y secundaria para 2005. La Iniciativa Vía Rápida de Educación para Todos se concibió con el fin de subsanar las deficiencias en materia de datos, políticas, capacidad y recursos que obstaculizan el logro de la educación para todos. Su aplicación ha puesto de relieve tanto el potencial como las dificultades que encierra el avance en la aplicación de los ODM en general y, en particular, la necesidad de contar con financiamiento cierto, eficaz y previsible, con el objeto de respaldar las políticas y los programas apropiados. La experiencia recogida hasta el momento con la iniciativa ha demostrado que ésta sólo es eficaz si está basada en las estrategias nacionales de reducción de la pobreza. Exhortamos a todos los países, desarrollados y en desarrollo por igual, a adoptar las medidas adicionales necesarias para el éxito de esa iniciativa y solicitamos al Directorio del Banco que continúe observando el seguimiento de los progresos en esta esfera.

10. También examinamos la aplicación de la Iniciativa para la reducción de la deuda de los países pobres muy endeudados (PPME) y recordamos la importancia de una amplia participación de los acreedores para llevarla a buen puerto. Trece países han alcanzado el punto de culminación y otros 14 se encuentran entre el punto de decisión y el de culminación. Sin embargo, 11 países, varios de ellos afectados por conflictos y algunos con atrasos persistentes en los pagos, no han llegado aún al punto de decisión o no tienen todavía un historial acreditado en el marco de un programa respaldado por el Fondo. Instamos al Banco y al Fondo a facilitar el rápido acceso de esos países al alivio de la deuda, una vez solucionadas las cuestiones pendientes. Pedimos, asimismo, que se estudien detenidamente las distintas formas posibles de abordar la cláusula de caducidad de la Iniciativa para los PPME que, según lo previsto, entrará en vigor a fines de 2004.

11. En líneas generales, apoyamos los principios que sustentan el marco propuesto para propiciar la sostenibilidad de la deuda en los países de ingreso bajo, sin olvidar que todavía están por aclararse las modalidades y las consecuencias para las operaciones. Subrayamos la necesidad de un criterio uniforme y coordinado entre prestatarios, acreedores y donantes, que permita garantizar a los países de ingreso bajo el suministro de recursos en las condiciones apropiadas, incluidos el grado de concesionalidad y el volumen de financiamiento a título de donación. Ello debe basarse en la plena ejecución de la Iniciativa para los PPME. También celebramos la labor realizada por el Fondo y el Banco en relación con las medidas y los instrumentos necesarios para ayudar a los países de ingreso bajo a hacer frente a las perturbaciones de origen externo, y les instamos a acelerar su tarea en el marco de una estrecha colaboración, para que los Directorios puedan examinar tales medidas e instrumentos cuanto antes.

12. Sigue planteando problemas la forma de aumentar la representación y participación de los países en desarrollo y en transición en las actividades y la adopción de decisiones de las instituciones de Bretton Woods. Acogemos con agrado los progresos alcanzados desde nuestra última reunión, especialmente en el campo del fortalecimiento de la capacidad, entre ellos, la creación de un fondo fiduciario para estudios analíticos en apoyo de los representantes africanos y un programa del Banco de cesión de personal en comisión de servicio. Esperamos con interés recibir informes de nuestros Directorios sobre todos los aspectos de esta cuestión y continuar las conversaciones en la Reunión Anual de 2004.

13. La próxima reunión del Comité tendrá lugar en la ciudad de Washington el 3 de octubre de 2004.

1Erradicar la pobreza extrema y el hambre; lograr la enseñanza primaria universal; promover la igualdad entre los géneros y la autonomía de la mujer; reducir la mortalidad infantil; mejorar la salud materna; combatir el VIH/SIDA, el paludismo y otras enfermedades; garantizar la sostenibilidad del medio ambiente; fomentar una asociación mundial para el desarrollo.

    Other Resources Citing This Publication