Informe Anual 1998
Chapter

La crisis financiera de Asia impulsa las actividades del FMI a niveles sin precedentes en 1997/98

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 1998
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

La crisis financiera de Asia que se desencadenó en julio de 1997 en Tailandia, y sus consiguientes repercusiones a escala mundial, fueron el elemento dominante en la labor del FMI durante el ejercicio 1997/98 y absorbieron una proporción sin precedentes de tiempo, tanto al Directorio Ejecutivo como a la Gerencia y el personal de la institución. La crisis (cuyas repercusiones a nivel mundial se siguieron sintiendo después de concluido el ejercicio) también hizo que los préstamos del FMI alcanzasen niveles récord en 1997/98, dando un carácter de urgencia a la necesidad de reforzar los recursos financieros de la institución, a fin de que pueda seguir desempeñando un papel plenamente eficaz en una economía mundial globalizada. Además, la crisis impulsó la creación de un nuevo mecanismo de concesión de préstamos (el servicio de complementación de reservas), aceleró los trabajos para reforzar la supervisión que ejerce el FMI y, con carácter más general, condujo a la elaboración de un marco que permita reforzar la arquitectura del sistema monetario internacional. Aparte de esto, el Directorio Ejecutivo realizó un amplio estudio —basándose en una evaluación interna y externa—del servicio financiero que utiliza el FMI para otorgar préstamos en condiciones concesionarias a los países de bajo ingreso (el servicio reforzado de ajuste estructural), y prosiguió su labor encaminada a garantizar la continua disponibilidad de recursos para financiar el SRAE. Junto con el Banco Mundial y otros acreedores, el FMI avanzó notablemente en la puesta en práctica de la iniciativa para reducir la carga de la deuda externa de varios países pobres muy endeudados (la Iniciativa para los PPME).

* * *

La crisis financiera de Asia tuvo un impacto de primera magnitud en la escala de la asistencia financiera del FMI en 1997/98. Durante el ejercicio, los países miembros giraron DEG 19.000 millones (US$25.600 millones)1 con cargo a la Cuenta de Recursos Generales en los tramos de crédito, es decir, casi el cuádruple del nivel registrado el año anterior. El FMI aprobó nueve acuerdos de derecho de giro en 1997/98 por un total de DEG 27.300 millones en nuevos compromisos, y cuatro nuevos acuerdos en el marco del servicio ampliado del FMI, ascendiendo los compromisos totales a DEG 2.800 millones. Los acuerdos de derecho de giro de mayor cuantía fueron los aprobados a favor de Corea (que también utilizó los recursos del nuevo servicio de complementación de reservas), Indonesia y Tailandia; Argentina fue el país que más recursos recibió en el marco del servicio ampliado. Además, el FMI aprobó ocho nuevos acuerdos en el marco del SRAE por un total de DEG 1.700 millones en nuevos compromisos. Al 30 de abril de 1998, estaban en vigor con los países miembros 14 acuerdos de derecho de giro, 13 acuerdos en el marco del servicio ampliado y 33 acuerdos en el marco del SRAE. Descontados los rembolsos de giros anteriores, el volumen total de crédito del FMI pendiente de rembolso ascendía, al 30 de abril de 1998, a un nivel récord de DEG 56.000 millones (US$75.400 millones), frente a los DEG 40.500 millones (USS55.300 millones)2 registrados en la misma fecha del año anterior.

En diciembre de 1997, el Directorio Ejecutivo estableció el servicio de complementación de reservas para brindar asistencia financiera adicional a los países miembros con dificultades excepcionales de balanza de pagos atribuibles a una necesidad de financiamiento a corto plazo en gran escala, resultante de una súbita y perturbadora pérdida de confianza de los mercados.

Como resultado de la cuantiosa y nueva demanda de recursos del FMI en 1997/98, los recursos netos utilizables no comprometidos (ajustado para cumplir el requisito de mantener suficientes saldos de monedas para operaciones) se redujo de DEG 43.500 millones al 30 de abril de 1997 a DEG 22.600 millones al 30 de abril de 1998. Durante el mismo período, los pasivos líquidos del FMI crecieron notablemente —debido a un incremento de los saldos de los países miembros en el tramo de reserva—y el coeficiente de liquidez se redujo del 120,5% registrado al 30 de abril de 1997 a 44,8% al 30 de abril de 1998.

En enero de 1998, la Junta de Gobernadores del FMI aprobó la recomendación del Directorio Ejecutivo de aumentar las cuotas totales del FMI en un 45% (de DEG 146.000 millones a DEG 212.000 millones) en el marco de la undécima revisión general de cuotas. El aumento entrará en vigor una vez que haya dado su consentimiento al aumento de sus cuotas respectivas un número de países que representen, como mínimo, el 85% de las cuotas totales al 28 de diciembre de 1997.

* * *

La labor del FMI en materia de supervisión se intensificó tras el estallido y la propagación de la crisis financiera a otras economías asiáticas y las consiguientes presiones sobre otras economías de mercados emergentes. La supervisión se intensificó también en reconocimiento de que cada vez es más importante fomentar el buen gobierno, dar mayor transparencia a los presupuestos, mejorar los procedimientos de recopilación y divulgación de datos y fortalecer el sector financiero, para que los países logren y mantengan la confianza del sector privado y sienten las bases de un crecimiento sostenido.

En marzo de 1998, en un examen preliminar de las repercusiones de la crisis financiera de Asia en el ejercicio de la supervisión, el Directorio Ejecutivo extrajo cinco conclusiones:

  • La eficacia de la supervisión depende de manera crucial de que se disponga puntualmente de información exacta.
  • La supervisión debe centrarse en aspectos que trasciendan las cuestiones macroeconómicas de corto plazo y, al mismo tiempo, seguir siendo lo más selectiva posible.
  • En el ejercicio de la supervisión a nivel de país debe prestarse una atención más explícita a la interdependencia de las políticas y a los riesgos de contagio.
  • La función crucial que desempeña la credibilidad para restablecer la confianza del mercado subraya la importancia de la transparencia.
  • La eficacia de la supervisión depende fundamentalmente de la voluntad de los países miembros para aceptar las recomendaciones del FMI.

En julio de 1997, el Directorio Ejecutivo adoptó una serie de pautas para clarificar la función del FMI en las cuestiones de buen gobierno, en las que se insta a considerar de forma más amplia, tanto en el contexto de las consultas bilaterales con los países miembros en el marco del Artículo IV como en los programas respaldados por el FMI, las cuestiones de gestión de gobierno en el ámbito de competencia y conocimientos especializados de la institución; a actuar con imparcialidad en el trato a los países miembros y a intensificar la colaboración con otras instituciones —en particular el Banco Mundial—a fin de aprovechar en forma más eficiente la experiencia y los conocimientos especializados complementarios. En dichas pautas se identifican dos aspectos en los que el FMI puede realizar una contribución importante: mejorar la gestión de los recursos públicos y apoyar la creación y el mantenimiento de un marco reglamentario estable y transparente, que promueva actividades eficientes en el sector privado.

Análogamente, en un esfuerzo por fomentar la responsabilización de los países miembros y aumentar la credibilidad de su política fiscal, el Comité Provisional, en su reunión de abril de 1998, adoptó un Código de buenas prácticas sobre transparencia fiscal: Declaración de principios.

En diciembre de 1997, el Directorio Ejecutivo examinó los progresos logrados por los países miembros en la declaración de datos al FMI a efectos de la supervisión, y consideró que había margen para mejorar. De la experiencia reciente se desprende también la necesidad de complementar los indicadores “básicos” tradicionales con datos sobre pasivos relacionados con las reservas, transacciones del banco central en instrumentos derivados, deuda externa del sector privado e indicadores prudenciales del sistema bancario.

Para orientar a los países miembros en la divulgación de datos al público, el Directorio Ejecutivo respaldó un mecanismo de dos niveles: las Normas Especiales para la Divulgación de Datos, establecidas en marzo de 1996 para los países que tengan o procuren acceso a los mercados financieros internacionales, y un proyecto menos ambicioso, el Sistema General de Divulgación de Datos, aprobado en diciembre de 1997 para todos los países miembros.

La importancia de fortalecer el sector financiero de los países miembros fue un tema recurrente en las deliberaciones del Directorio durante el ejercicio 1997/98, incluida la importancia de reforzar la colaboración entre el FMI y el Banco Mundial de modo que se identifiquen sin demora los problemas incipientes del sector financiero, que cada institución tome la iniciativa en las respectivas esferas de competencia y que se coordinen plenamente los análisis macroeconómicos que realiza el FMI con las recomendaciones formuladas por el Banco en materia de políticas sectoriales.

* * *

Para fomentar la transparencia de la supervisión, en mayo de 1997 el FMI comenzó a publicar notas de información a la prensa o al público —en las que se resume la evaluación que hace el Directorio Ejecutivo de las políticas y perspectivas económicas de los países miembros—al término de las consultas del Artículo IV. En 1997/98, se concluyeron 136 de estas consultas y se publicaron 77 notas de información. Dichas notas pueden consultarse en el sitio del FMI en Internet (httm://www.imf.org) y se publican tres veces al año bajo el título IMF Economic Reviews.

* * *

En las Reuniones Anuales celebradas en la RAE de Hong Kong en septiembre de 1997, el Comité Provisional dio a conocer su Posición sobre la Liberalización de los Movimientos de Capital en el Marco de una Enmienda del Convenio Constitutivo del FMI. En este documento, se invita al Directorio Ejecutivo a concluir sus trabajos sobre un proyecto de enmienda para hacer de la liberalización de los movimientos de capital uno de los fines del FMI y ampliar, en la medida de lo necesario, la jurisdicción del FMI en esta materia. En 1997/98, el Directorio examinó varios aspectos de dicha enmienda y, para recopilar más información a tal efecto, organizó en marzo de 1998 un seminario de alto nivel al objeto de recabar opiniones de una amplia gama de observadores privados y oficiales ajenos al FMI. En su reunión de abril de 1998, el Comité Provisional tomó nota de los progresos logrados hasta la fecha y del acuerdo provisional al que llegó el Directorio Ejecutivo sobre la parte de la enmienda que se refiere a los fines del FMI. El Comité solicitó al Directorio que prosiga con determinación su labor relativa a otros aspectos, incluidas cuestiones de política, a fin de presentar lo antes posible un proyecto apropiado de enmienda del Convenio Constitutivo para su consideración por el Comité.

* * *

Desde que se produjo la crisis financiera de México en 1994-95, el FMI ha adoptado varias medidas para mejorar el funcionamiento del sistema monetario internacional. La mayor dimensión de los desafios que plantea la continua globalización de los mercados financieros —como lo ha demostrado la crisis financiera de Asia—ha subrayado la necesidad de redoblar los esfuerzos en esta dirección. En las deliberaciones en curso sobre nuevas iniciativas para reforzar la arquitectura del sistema monetario internacional, el Directorio Ejecutivo identificó en 1997/98 las prioridades siguientes:

  • Mejorar los sistemas financieros nacionales e internacionales.
  • Reforzar aún más la supervisión que ejerce el FMI.
  • Fomentar una mayor disponibilidad y transparencia de los datos económicos y de la información sobre política económica.
  • Reforzar la función crucial del FMI en el control de las crisis.
  • Adoptar procedimientos más eficaces para lograr la participación del sector privado en la prevención o resolución de las crisis financieras.

El Comité Provisional, en su reunión de abril de 1998, respaldó estos objetivos y pidió al Directorio Ejecutivo que le informase de su labor a este respecto en la próxima reunión que celebrará el Comité en octubre de 1998.

* * *

Desde mediados de los años ochenta, el FMI ha proporcionado financiamiento en condiciones concesionarias a través del servicio reforzado de ajuste estructural (SRAE) y su antecesor, el servicio de ajuste estructural (SAE), para hacer trente a las dificultades de balanza de pagos con que se ven confrontados muchos de los países en desarrollo más pobres. Al 30 de abril de 1998, se habían desembolsado DEG 6.400 millones (US$8.600 millones) en el marco de 71 acuerdos del SRAE a favor de 48 países, y DEG 1.800 millones (US$2.400 millones) en el marco de acuerdos del SAE. Para la continuidad del SRAE —y para financiar la contribución del FMI a la Iniciativa para los PPME—el Directorio Ejecutivo adoptó medidas en 1997/98 para movilizar financiamiento proveniente de contribuciones bilaterales y de los recursos propios del FMI. En abril de 1998, Uganda se convirtió en el primer país en alcanzar el punto de culminación en el marco de la Iniciativa para los PPME. Uganda recibirá de sus acreedores el equivalente a unos US$350 millones en valor neto actualizado que, según estimaciones, reducirá el servicio nominal de su deuda en casi US$650 millones; la asistencia del FMI reducirá el valor actualizado de sus títulos de deuda frente a Uganda en unos US$70 millones. Otros cinco países (Bolivia, Burkina Faso, Côte d’Ivoire, Guyana y Mozambique) también quedaron habilitados para recibir asistencia que reduciría el servicio nominal de su deuda en unos US$5.000 millones.

En 1997/98 se realizaron dos evaluaciones en profundidad del SRAE (arnbas publicadas): una interna, que llevaron a cabo los funcionarios del FMI examinando el historial de diez años de funcionamiento de los programas respaldados por el SRAE, y una externa —la primera en su género—que, con la orientación del Directorio Ejecutivo, se encomendó a un grupo de expertos externos que analizaron algunos aspectos de los programas respaldados por el SRAE. En arnbas evaluaciones se confirmó la utilidad del SRAE para ayudar a los países de bajo ingreso, al tiempo que se identificaron varios aspectos que podrían mejorarse y estudiarse más a fondo.

* * *

La demanda de servicios de asistencia técnica y capacitación por parte de los países miembros siguió siendo intensa en 1997/98. La asistencia prestada por funcionarios del FMI y asesores externos ascendió en promedio a unos 300 años-persona y representó alrededor del 17% del total de gastos administrativos del FMI.

* * *

En diciembre de 1997, el FMI abrió en Tokio una Oficina Regional para Asia y el Pacífico.

* * *

En diciembre de 1997, la República de Palau se convirtió en el país miembro número 182 del FMI.

    Other Resources Citing This Publication