Chapter

Apéndice 3: Servicios Financieros Del Fmi

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
March 1988
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1. Naturaleza de los pasivos de los países frente al Fondo

Los países miembros del Fondo pueden girar contra esta institución, con cargo a sus recursos ordinarios y obtenidos en préstamo, para hacer frente a necesidades de financiamiento por motivos de balanza de pagos. Los países miembros tienen también accceso a recursos administrados por el Fondo en nombre de los países miembros. Cuando un país miembro utiliza recursos del Fondo, ya sean ordinarios u obtenidos en préstamo, emplea su moneda para comprar la moneda de otros países miembros o DEG en poder de la Cuenta de Recursos Generales del Fondo. El acceso a los recursos administrados ha adoptado la forma de préstamos directos. Los recursos disponibles en virtud del nuevo servicio financiero de ajuste estructural, financiado por el rembolso de los préstamos del Fondo Fiduciario, se facilitan también en forma de préstamos directos; sin embargo, estos préstamos forman parte de lo que se denomina uso de recursos del Fondo.

Los recursos financieros del Fondo se ponen a disposición de los países miembros por el cauce de una serie de servicios que difieren principalmente en relación con el tipo de problema subyacente de balanza de pagos que se trata de resolver y el grado de condicionalidad aneja. La compra de recursos al Fondo tiene lugar generalmente por conducto de un acuerdo de derecho de giro en virtud de la política de tramos de crédito establecida para facilitar asistencia a corto plazo con fines de balanza de pagos, o al amparo del servicio ampliado del Fondo, cuyo fin es hacerse cargo de las dificultades de balanza de pagos que puedan derivarse de problemas cuya corrección sólo es posible a más largo plazo.

Los países miembros del Fondo pueden girar contra los recursos ordinarios de la institución en virtud de la política de “tramos”, con compras por un máximo equivalente al 100% de la cuota del país, o del servicio ampliado del Fondo, con compras por un máximo equivalente al 165% de dicha cuota (incluido el primer tramo de crédito). Se ofrecen también dos servicios con fines especiales: el servicio de financiamiento compensatorio de las fluctuaciones de los ingresos de exportación (creado en 1963 y cuya cobertura fue ampliada en 1981 para compensar las fluctuaciones del costo de las importaciones de cereales) y el servicio de financiamiento de existencias reguladoras (creado en 1969). Los países miembros pueden también hacer uso de servicios temporales creados por el Fondo con recursos obtenidos en préstamo. Entre estos servicios figuran el servicio financiero del petróleo, que funcionó en 1974 y 1975, y cuyo fin fue ayudar a los países miembros a hacer frente al mayor costo de sus importaciones de petróleo, y el servicio de financiamiento suplementario, creado en 1978, y sustituido en 1981 por la política de mayor acceso a los recursos del Fondo, con el fin de permitir la prestación por parte del Fondo de financiamiento suplementario en conjunción con el uso de recursos ordinarios de la institución a todos los países miembros con fuertes desequilibrios de pagos y magnitud considerable en relación con las cuotas.

El volumen de asistencia en virtud de la política de mayor acceso se determina aplicando las directrices que el Fondo adopta de cuando en cuando. Las directrices actualmente en vigor especifican límites del 90%–110% de la cuota por año o 270%–330% durante un período de tres años. Se aplica también un límite del 400%–440% de la cuota (deducidas las recompras previstas) al uso acumulativo neto de recursos tanto ordinarios como obtenidos en préstamo. Los giros al amparo de los servicios especiales no se incluyen en este límite acumulativo y los países miembros pueden, a través de tales servicios, adquirir recursos por un volumen adicional del 45% de la cuota si se trata del servicio de financiamiento de existencias reguladoras, y del 105% de la cuota si se trata del servicio de financiamiento compensatorio.

Dentro de un plazo prescrito, el país miembro debe invertir el signo de la transacción recomprando su propia moneda con DEG o monedas especificadas por el Fondo. La recompra de recursos ordinarios obtenidos en virtud de acuerdos de derecho de giro tiene que efectuarse en el plazo de tres a cinco años a partir de la fecha de compra, y de cuatro y medio a diez años si los recursos se han obtenido en virtud del servicio ampliado del Fondo. Los recursos utilizados en virtud del servicio de financiamiento suplementario y de la política de mayor acceso tienen que recomprarse en un plazo de tres y medio a siete años. Por otra parte, se espera en general que un país miembro proceda a una recompra anticipada si registra una mejora de su balanza de pagos y de su nivel de reservas internacionales. La expectativa de recompra se basa en el nivel de las reservas externas brutas del país miembro en cuestión y en las variaciones de estas reservas en los últimos seis meses, situándose en el 1,5% de las reservas brutas más (o menos) el 5% del aumento (o descenso) de las reservas brutas durante el último semestre para el que se dispone de datos. Sin embargo, el Fondo no espera que ninguna recompra individual exceda del 4% de las reservas brutas de un país miembro. Tampoco se prevé que las recompras excedan del 10% de las reservas brutas durante el año, o que reduzcan las reservas brutas por debajo de un nivel equivalente al 250% de la cuota.

El Fondo percibe comisiones, pagaderas periódicamente, por el uso de sus recursos. Un cargo, por concepto de servicio, del 0,5% del monto de la compra es pagadero por cada compra, a excepción de las compras realizadas en el tramo de reserva. El Fondo también cobra una comisión del 2,5% por concepto de derecho de giro, pagadera al comienzo de cada período de doce meses, sobre el saldo todavía no girado en virtud de un acuerdo de derecho de giro o de un acuerdo ampliado. Se rembolsa esta cantidad en proporción a las compras efectuadas en virtud del acuerdo. La tasa de cargo por compras efectuadas en los tramos de crédito y al amparo del servicio ampliado del Fondo, el servicio de financiamiento compensatorio y el servicio de financiamiento de asistencias reguladoras se determina al comienzo de cada ejercicio financiero en función del ingreso y gastos estimados del Fondo durante ese ejercicio, fijándose como objetivo un monto dado de ingreso neto. La tasa efectiva de cargo, al 16 de enero de 1986, era del 7,87% anual. Finalmente, existen otros cargos específicos por el uso del servicio de financiamiento suplementario y de recursos obtenidos en préstamo en virtud de la política de mayor acceso; estos cargos son iguales al costo para el Fondo de la obtención de los préstamos más un margen del 0,2%–0,325% anual.

El servicio financiero de ajuste estructural (SAE) fue creado con el fin de facilitar asistencia de balanza de pagos en condiciones concesionarias a los países en desarrollo de bajo ingreso. Por conducto de este servicio, un total de DEG 2.700 millones de rembolsos al Fondo Fiduciario (véase más abajo), que se espera estarán disponibles durante el periodo 1985-1991, se pone a disposición de los países miembros habilitados a un tipo de interés del 0,5%, y con un período de gracia de cinco años, con rembolsos semestrales a efectuar durante los cinco años subsiguientes.

Con la excepción de las compras en el tramo de reserva, que suponen el uso por un país miembro de sus propios recursos, los giros contra los recursos propios del Fondo, incluidos los recursos disponibles a través del SAE, y contra los servicios financiados mediante recursos ajenos figuran en las estadísticas del Fondo como “uso de crédito del Fondo”.

Los países miembros también han tenido acceso a través del Fondo a recursos administrados por la institución en nombre de los países miembros. Este acceso ha adoptado la forma de préstamos directos denominados en DEG que figuran en las cuentas del Fondo como “préstamos del Fondo Fiduciario”.

a) Uso de crédito del Fondo

Se puede definir el uso de crédito del Fondo como el uso neto por un país miembro de sus derechos condicionales de giro ante la institución. Se trata, en efecto, del volumen de crédito pendiente de rembolso que un país miembro adeuda al Fondo. El uso de crédito del Fondo, con la excepción de los recursos obtenidos a través del SAE, se lleva a cabo mediante el intercambio de moneda nacional por otras monedas o DEG, lo que eleva las reservas de divisas del país comprador sin alterar por ello el total de recursos del Fondo. Efectivamente, la compra efectuada se traduce en un aumento de las tenencias del Fondo en la moneda del país comprador y en un descenso correspondiente de las tenencias de la institución en otras monedas o en DEG. El país miembro tendrá que recomprar su propia moneda de conformidad con las condiciones de rembolso que correspondan al servicio de giro utilizado. Por otra parte, se espera que el país efectúe recompras anticipadas si su situación de balanza de pagos mejora suficientemente.

b) Préstamos del Fondo Fiduciario

El Fondo Fiduciario fue creado en mayo de 1976 como un servicio temporal para facilitar asistencia especial de balanza de pagos a los países en desarrollo. Los recursos del Fondo Fiduciario se constituyeron con las utilidades obtenidas de la venta mediante subasta pública de una parte del oro del Fondo, complementadas con transferencias realizadas por algunos de los beneficiarios de la distribución directa de las utilidades de la venta del oro y con la renta derivada de la inversión de activos. Durante el período de enero de 1977 a marzo de 1981 se concedieron préstamos con cargo al Fondo Fiduciario y en condiciones concesionarias a los países miembros habilitados para recibir asistencia si podían probar una necesidad de balanza de pagos y estaban realizando un esfuerzo para sanear su posición externa. Como quiera que los préstamos del Fondo Fiduciario son préstamos directos, no requieren la compra de los recursos prestados con la propia moneda del país miembro.

El Fondo Fiduciario fue liquidado el 30 de abril de 1981. A partir de entonces las responsabilidades del Fondo como fideicomisario se limitan al recibo y disposición de intereses y rembolsos y a la finalización de toda transacción del Fondo Fiduciario todavía pendiente. Los montos que recibe el Fondo Fiduciario procedentes de intereses y del rembolso de préstamos se transfieren a la Cuenta Especial de Desembolsos. En diciembre de 1980 el Directorio Ejecutivo del Fondo decidió asignar un máximo de DEG 750 millones con cargo a estos activos a la Cuenta de Subvención del servicio de financiamiento suplementario para reducir el costo del uso del servicio de financiamiento suplementario para los países miembros en desarrollo de bajo ingreso. Con estos fines se han transferido a la Cuenta de Subvención aproximadamente DEG 400 millones. En marzo de 1986 el Directorio Ejecutivo del Fondo creó el SAE con el fin de conceder préstamos con cargo a los rembolsos restantes del Fondo Fiduciario.

    Other Resources Citing This Publication