Article

Perspectivas económicas de África: El reto africano: Sustentar un crecimiento pujante

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
November 2007
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Según la última edición del informe Regional Economic Outlook del FMI, África subsahariana está experimentando el crecimiento más fuerte en más de tres décadas —6,7% en la previsión para 2008, frente al 6% de este año (cuadro)— y la inflación más baja.

La expansión se debe a la creciente producción de los exportadores de petróleo y a la intensa inversión nacional de los importadores de petróleo, impulsadas ambas por la estabilización macroeconómica y las reformas emprendidas por la mayoría de los países. La región también se benefició de la vigorosa demanda de sus productos básicos, del aumento de las corrientes de capital y del alivio de la deuda. El informe, publicado el 20 de octubre, divide los 44 países de la región en cuatro grupos: exportadores de petróleo, y no exportadores de petróleo de ingreso mediano, de ingreso bajo y frágiles (que suelen ser susceptibles a la inestabilidad política y los conflictos).

El crecimiento de los exportadores de petróleo se aceleraría hasta rondar un 10½% en 2008. Los países de ingreso mediano crecerían alrededor del 4%; los de ingreso bajo, 7%, gracias a la agricultura y la construcción, y los frágiles, 5½%.

África subsahariana mantiene la inflación bajo control en 7½%, pese al alza de los precios de los productos básicos. El promedio de inflación presuntamente bajará aún más en los países exportadores de petróleo este año, gracias en parte al afianzamiento de la estabilización en Angola y Nigeria. En los países de ingreso mediano, la inflación se incrementaría este año a un 6½%. Entre tanto, se prevé que en la mayor parte de los países de bajo ingreso las presiones inflacionarias vuelvan a suavizarse como resultado del aumento de la oferta de alimentos y de políticas monetarias que contribuyeron a frenar las expectativas de inflación y los efectos del encarecimiento del petróleo. En los países frágiles, el promedio de inflación sigue siendo elevado, aunque con grandes disparidades entre países.

¿Se podrá sustentar el crecimiento?

Según el FMI, sustentar el crecimiento será uno de los principales retos para la región y dependerá de que cada país logre volcar los nuevos ingresos en la promoción del desarrollo socioeconómico, lo cual exigirá reformas estructurales e institucionales ininterrumpidas para incrementar la productividad, soportar mejor las perturbaciones y atraer inversión privada en los sectores ajenos a los productos básicos.

Crecimiento vigoroso

La expansión se observa en todos los grupos de países, pero sobresale en los exportadores de petróleo.

(Crecimiento porcentual del PIB)

20052006Proy.

2007
Proy.

2008
Exportadores de petróleo7,75,77,610,6
Ingreso mediano4,94,84,74,2
Bajo ingreso6,76,46,97,0
Frágiles2,82,53,05,5
África subsahariana5,95,46,06,7
Fuentes: FMI, base de datos del Departamento de África, 1 de octubre de 2007, y base de datos de Perspectivas de la economía mundial, 1 de octubre de 2007.
Fuentes: FMI, base de datos del Departamento de África, 1 de octubre de 2007, y base de datos de Perspectivas de la economía mundial, 1 de octubre de 2007.

Los episodios de crecimiento de esta región suelen ser más cortos que los de otras y terminar en un colapso del producto. Según el informe del FMI, esto se debe a la volatilidad de los términos de intercambio, a shocks diversos y a la fragilidad institucional. En la expansión actual, muchos exportadores de petróleo están ahorrando un porcentaje mayor de ese ingreso y mejorando sus políticas. Muchos otros países también siguen creciendo, aun a pesar del estancamiento o del empeoramiento de los términos de intercambio. El vigor del crecimiento es fruto de mejoras institucionales, reformas estructurales y políticas más rigurosas. Gracias a condiciones económicas más favorables y a una estabilidad más firme, la inversión va en alza en tanto disminuye la volatilidad del ingreso.

Riesgos para las perspectivas

En el informe regional para África se presenta un panorama favorable, pero no desprovisto de riesgos externos e internos. Del lado externo está la posibilidad de una desaceleración económica mundial; del interno, más que nada la falta de rigor en la implementación de políticas, pero también la posibilidad de problemas políticos y de seguridad. Concretamente, si los precios de los productos básicos no combustibles sufren una baja considerable e imprevista, el producto podría contraerse un 1,5%. Un alza inesperada de los precios del petróleo empeoraría el saldo en cuenta corriente y el saldo de activos externos netos de los países que lo importan.

Aunque últimamente se registró en parte de la región una importante inversión de cartera, su retirada reduciría el financiamiento externo y dañaría el crecimiento. Hasta ahora la turbulencia de los mercados financieros internacionales parece haber pasado más bien inadvertida para la mayoría de los mercados de África subsahariana, aunque esa situación podría cambiar. Además, la revaloración del riesgo podría dificultar la privatización o la captación de fondos en los mercados internacionales.

Prioridades a mediano plazo

Según este informe regional, algunos países africanos están aprovechando el vigor del crecimiento mundial y el dinamismo de los mercados de productos básicos para instituir reformas, pero pocos están listos para lograr recortar la pobreza a la mitad llegado el año 2015. Para muchos otros resulta difícil siquiera evaluar el avance hacia los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM) por la insuficiencia de estadísticas.

A fin de acercarse a los otros ODM, los gobiernos africanos deben afianzar la estabilización, modernizar la infraestructura, reducir el costo del quehacer empresarial, estimular la productividad, superar las limitaciones de financiamiento y expandir el comercio exterior y los mercados.

Se prevé que las donaciones a la región, excluidos Nigeria y Sudáfrica, ascenderán este año al 3% del PIB y que aumentarán ligeramente en el caso de los países de bajo ingreso. Aunque la asistencia oficial para el desarrollo suministrada por los países industriales se mantiene más o menos igual desde 2003, algunos acreedores emergentes —entre los que se destaca China— están dando más, generalmente en forma de asistencia para proyectos y créditos a la exportación.

Other Resources Citing This Publication