Article

Actualidad: Necesidad de instrumentos más eficaces para prevenir crisis

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
August 2006
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

Afin de aprovechar las lecciones del pasado pensando en el futuro, el 10 y 11 de julio se celebró en Singapur un seminario de alto nivel sobre la prevención de crisis en los mercados emergentes que se centró en cuatro temas clave: el origen de la crisis de la cuenta de capital, la eficacia de la gestión macroeconómica en los países con cuentas de capital abiertas, las opciones de autoseguro nacional y de mancomunación regional de reservas y el instrumento de financiamiento contingente concebido por el FMI. Organizado por el Instituto del FMI, el Departamento de Elaboración y Examen de Políticas del FMI y el Gobierno de Singapur, el encuentro reunió a funcionarios de unos 40 países de mercados emergentes y representantes del sector privado.

Origen de las crisis de la cuenta de capital

Los países se exponen a las crisis de la cuenta de capital cuando hay desfases en los balances del sector público o privado, por ejemplo entre los vencimientos de los activos y los pasivos o entre las monedas en las cuales están denominados. Pero para que estalle una crisis generalmente debe haber un factor desencadenante, ya sea externo (contagio, un shock de la relación de intercambio, deterioro de las condiciones del mercado) o interno (políticas macroeconómicas que sacuden la confianza de los inversionistas).

Los países de mercados emergentes deben esforzarse por cuidarse de esos factores, así como de las vulnerabilidades de los balances. En este último caso, deben reglamentar y supervisar el sistema financiero con criterios prudenciales, y también evitar el tipo de “apuesta segura” a un tipo de cambio fijo que puede poner en peligro los balances del sector privado. A la vez, deben emprender políticas macroeconómicas sólidas y adoptar normas y códigos sobre la transparencia y el sector financiero que gocen de aceptación internacional.

Gestión macroeconómica con cuentas de capital abiertas

Aunque los participantes convinieron en que una garantía gubernamental implícita podría fomentar una exposición cambiaria peligrosa en los balances del sector privado, hubo menos consenso en cuanto a la política cambiaria adecuada. Las opiniones estuvieron más o menos divididas según la región. Los participantes de América Latina y Europa central propugnaban tipos de cambio flexibles con metas de inflación en el ámbito monetario. Los funcionarios provenientes de países bálticos defendían un vínculo cambiario, siempre que estuviera respaldado por una buena alternativa (en su caso, la adopción del euro), una plena integración del mercado financiero y un mercado laboral flexible. Las autoridades asiáticas favorecían un régimen intermedio, con intervención discrecional en el mercado cambiario.

Otros elementos útiles, según los asistentes, son políticas macroeconómicas sólidas con amortiguadores fiscales, reservas internacionales adecuadas, y normas y códigos sobre transparencia para evitar en lo posible que el contagio desencadene una crisis. La calidad de las instituciones también es vital, ya que afianza la credibilidad y deja margen para políticas macroeconómicas anticíclicas.

Reservas, autoseguro y fondos regionales

Los asistentes convinieron en que las reservas pueden ser un buen antídoto contra la crisis y que deben alcanzar para cubrir como mínimo un año de pagos. No quedó tan claro en qué momento la acumulación de nuevas reservas produce más beneficios que costos. La mayoría de los asistentes reconoció que en algunos países asiáticos la acumulación de reservas quizás haya superado por lejos el nivel prudencial.

Una alternativa —la mancomunación regional de reservas, como la Iniciativa Chiang Mai— podría resultar útil, según la opinión general, pero dada la escasez de posibilidades de diversificación regional, esta opción podría en el mejor de los casos complementar el respaldo del FMI, pero no sustituirlo. Se habló también de la posibilidad de contratos entre los gobiernos y el sector privado, lo que podría ofrecer líneas de crédito contingentes con derechos de giro garantizados y un diferencial fijado de antemano. La mayor parte de los asistentes opinó que el costo sería prohibitivo a causa de la prima de seguro; además, tendría que haber criterios de prehabilitación y cláusulas de activación.

Nuevo instrumento del FMI

El nuevo instrumento de financiamiento contingente del FMI despertó considerable interés. Tal como explicó Takatoshi Kato, uno de los Subdirectores Gerentes de la institución, varios países miembros de mercados emergentes han solicitado un instrumento financiero que les brinde la previsibilidad y flexibilidad que necesitan. Este instrumento sería una línea de crédito de acceso elevado para los mercados emergentes con políticas macroeconómicas sólidas pero que siguen siendo vulnerables a los shocks, ofrecería un respaldo de liquidez y ayudaría a los países a evitar o enfrentar las crisis.

Los representantes del sector público y privado coincidieron en que el nuevo instrumento tendría que ofrecer un acceso sustancial de entrada ante una eventual turbulencia en los mercados, y recalcaron la necesidad de que fuera automático para los países habilitados, sin dejar de reconocer que un acceso muy amplio podría crear riesgo moral.

Bikas Joshi y Miguel Messmacher FMI, Departamento de Elaboración y Examen de Políticas e Instituto del FMI 31 de julio de 2006

Other Resources Citing This Publication