Information about Western Hemisphere Hemisferio Occidental
Journal Issue
Share
Finance & Development, Junio 2010
Article

Al servicio del progreso: Promover el sector de servicios en Asia es otra forma de restablecer el equilibrio y potenciar el crecimiento

Author(s):
International Monetary Fund. External Relations Dept.
Published Date:
July 2010
Share
  • ShareShare
Information about Western Hemisphere Hemisferio Occidental
Show Summary Details

Olaf Unteroberdoerster

Archana Nanancherla atribuye el éxito económico de India al afán de sus compatriotas por trabajar intensamente. “Trabajamos más duramente que otros … es una característica de los hindúes”, señala. Pero tal vez el verdadero secreto del crecimiento de India impulsado por fuentes internas sea la propia Nanancherla y otras personas como ella, bien capacitadas, que trabajan en el sector de servicios y con un ingreso disponible cada vez mayor.

Recién salida de la universidad, Nanancherla fue contratada por Tata Consultancy Services, la mayor empresa de externali-zación de servicios de negocios y tecnología de la información en India. Actualmente es gestora de proyectos con 120 personas bajo su responsabilidad y un sueldo de aproximadamente US$5.000. La vida de Nanancherla ofrece importantes enseñanzas para otras economías asiáticas.

Mantener el crecimiento de Asia

India difiere de muchas economías asiáticas que han dependido de la exportación manufacturera para impulsar el crecimiento. Esto se puso de manifiesto claramente durante la recesión mundial de 2008–09 cuando la caída de la demanda de Estados Unidos y Europa golpeó de manera desproporcionadamente fuerte a la región (véase “Asia encabeza la recuperación”, en este número de F&D). Un reto clave a mediano plazo para Asia será reducir esta dependencia de las exportaciones y reforzar las fuentes internas de crecimiento, una modalidad que ya ha sido puesta en práctica por India.

Muchos observadores atribuyen el crecimiento desequilibrado de Asia al poco dinamismo del consumo privado o de la inversión. No obstante, del lado de la oferta, el aumento de la producción en el sector de servicios de los países en desarrollo de Asia restablecería este equilibrio e impulsaría el crecimiento.

El nivel de consumo o de inversión de algunas economías asiáticas tal vez sea demasiado bajo, pero no puede caracterizarse de débil en todos los casos. Las relaciones entre el consumo y la inversión y el PIB varían de un país a otro. La evidencia empírica sobre los desequilibrios del lado de la demanda no es concluyente.

No obstante, es fácil pasar por alto la contrapartida de la alta dependencia de las exportaciones del lado de la oferta. La dependencia externa de Asia ha dado lugar a una estructura de producción desequilibrada, con una dependencia excesiva de los bienes transables o manufacturados, que corresponde en general al sector industrial (FMI, 2010). Por ejemplo, la contribución, de alrededor del 50%, de la industria al PIB de China es casi el doble del promedio de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, y más de 10 puntos porcentuales del PIB superior al promedio mundial de los países de mediano y bajo ingreso. Esta dependencia de la industria también caracteriza a otras economías emergentes de Asia, como las de la Asociación de Naciones del Asia Sudoriental (ASEAN)-4 e incluso a algunas economías avanzadas como Corea y Japón (véase el gráfico 1). En todos estos casos, la contribución de la industria al PIB es elevada, en muchos casos entre 5 y 10 puntos porcentuales por encima de los países utilizados en la comparación.

La dependencia excesiva del sector industrial ha aumentado en los últimos años, y la proporción de la industria en el PIB se sitúa por encima de la norma, especialmente en China y en las economías de la ASEAN-4.

Servicio con una sonrisa

Dada la dependencia de Asia de las exportaciones, no sorprende que la proporción de los servicios en el PIB sea, en general, baja en comparación con otros países. Por ejemplo, en 2008 la proporción del sector de servicios en el PIB de China fue casi 13 puntos porcentuales inferior al promedio de los países de mediano y bajo ingreso. Lo mismo ocurre en Singapur, que como centro financiero tiene una economía basada en los servicios. Las estructuras del empleo confirman la excesiva dependencia de la industria y la escasa dependencia de los servicios de las economías asiáticas.

El papel dominante de la industria ha sido un factor importante del sólido desempeño del crecimiento y del rápido aumento de los niveles de vida en las economías asiáticas. La rápida industrialización permitió a millones de trabajadores abandonar sus empleos poco remunerados, especialmente en la agricultura, sector en el que los niveles de productividad de Asia se han mantenido muy bajos (véase el gráfico 2). Pero el crecimiento futuro dependerá del sector de servicios.

¿Cómo puede el sector de servicios ayudar a las economías asiáticas a lograr un crecimiento más elevado y equilibrado?

Tal vez India tenga la respuesta. El sector de servicios ha sido uno de los más dinámicos de la economía y el motor principal del crecimiento del PIB en las últimas dos décadas. A diferencia de otras economías asiáticas, el crecimiento de la productividad del sector de servicios ha tendido a ser mayor que el de la industria gracias a los siguientes factores:

  • Avances en la tecnología de las comunicaciones, lo que dio acceso a una amplia oferta de trabajadores de habla inglesa de India a unos mercados internos y mundiales en expansión.

  • Una desregulación eficaz de los servicios.

  • Privatización.

  • Inversión extranjera directa.

  • Reformas del sector financiero.

Liberar el potencial de crecimiento

Los estudios empíricos parecen indicar que la desregulación y la exposición a la competencia externa podrían liberar el potencial de crecimiento del sector de servicios. La mejora del acceso a los servicios financieros —especialmente para las empresas más pequeñas—podría atenuar las limitaciones de recursos en el crecimiento. En Corea, por ejemplo, las pequeñas y medianas empresas (PYME) representan el 80% del producto del sector de servicios.

En algunos casos, la apreciación del tipo de cambio ayudaría a desplazar recursos hacia el sector de bienes no transables permitiendo un aumento de su precio relativo. Esto reduciría los márgenes de ganancia en el sector de bienes transables y aumentaría los del sector de bienes no transables. Del mismo modo, las reformas del mercado laboral que faciliten la contratación y el despido, y los incentivos al reciclaje profesional, podrían ayudar a una reasignación adecuada de los recursos.

Gráfico 1Mucha industria, pocos servicios

El PIB de la mayoría de los países de Asia depende mucho de la industria y poco de los servicios.

Citation: 47, 2; 10.5089/9781451956818.022.A007

(Puntos porcentuales; proporción del país menos proporción del grupo de países)

Fuentes: Banco Mundial, World Development Indicators, y cálculos del personal técnico del FMI.

Nota: Las definiciones de los grupos de países se basan en los indicadores del desarrollo mundial. La distribución de los países en grupos de países es la siguiente: Corea, Japón, la RAE de Hong Kong, Singapur (OCDE); China, Filipinas, Indonesia, Tailandia (países de bajo y mediano ingreso); India (países de ingreso mediano bajo); Malasia (países de ingreso mediano alto).

Gráfico 2Estancamiento de los servicios

El sector de los servicios en Asia puede convertirse en uno de los motores del crecimiento.

Citation: 47, 2; 10.5089/9781451956818.022.A007

(Relación entre la productividad de Asia y la de Estados Unidos)

Fuentes: Banco Mundial, World Development Indicators, y estimaciones del personal técnico del FMI.

Estas reformas beneficiarían al sector de servicios pero también fortalecerían la demanda interna. Desde la crisis de Asia, la inversión a nivel empresarial en las economías de la ASEAN ha sido más sensible a la disponibilidad de fondos internos. Las empresas tienen dificultades para acceder a préstamos bancarios y otros fondos externos para financiar la inversión. Este problema es especialmente agudo para las empresas pequeñas orientadas al mercado interno que operan en el sector de servicios.

Mejorar el clima de inversión

Podría reforzarse el acceso de las empresas más pequeñas y más orientadas a los servicios al financiamiento incrementando el crédito en condiciones basadas en el riesgo; reformando las leyes sobre garantías a fin de permitirles obtener préstamos con una gama más amplia de activos (además de los bienes raíces y activos fijos similares), y ampliando el financiamiento de capital-riesgo a través de reducciones impositivas focalizadas, como en el caso de Malasia. La profundización de la información crediticia y la ampliación de la cobertura de los registros de crédito (como en Filipinas) mediante el establecimiento de la Corporación de Información Crediticia en 2008 ha mejorado la capacidad de los bancos de evaluar el riesgo de crédito. La reducción de este riesgo a través de un marco de reestructuración corporativa modernizado para las PYME también contribuiría a mejorar el acceso al financiamiento.

La Corporación de Gestión de Activos de Corea, por ejemplo, creó un mercado para la deuda corporativa de las empresas coreanas en dificultades comprando los préstamos en mora de los bancos y reempaquetándolos para venderlos a inversionistas. Podrían establecerse empresas similares especializadas en reestructurar la deuda en mora de pequeñas empresas.

Las mejoras en el clima de inversión o empresarial en general están sentando las bases para alcanzar un crecimiento más basado en los servicios en Asia. Sin embargo, aunque las reformas estructurales implementadas desde la crisis de Asia han contribuido sustancialmente a mejorar el clima, las percepciones aún no coinciden con la nueva realidad. Las economías asiáticas deben seguir aumentando la competitividad de sus mercados de productos y de trabajo, como la RAE de Hong Kong que ha adoptado una ley de competencia; nivelando el terreno de juego para los inversionistas extranjeros, como Malasia que recientemente redujo las restricciones a la inversión extranjera en el sector de servicios; garantizando el cumplimiento de los contratos y reduciendo los cuellos de botella administrativos, como Indonesia y Malasia que han establecido una ventanilla única para los inversionistas extranjeros. Solo mediante la aplicación de estas medidas lograrán Asia liberar su potencial de crecimiento y los asiáticos, como Nanancherla, apostar a algo que no sea solo la capacidad del pueblo de trabajar intensamente.

Olaf Unteroberdoerster es Economista Principal del Departamento de Asia y el Pacífico del FMI. Este artículo se basa en el estudio del autor de 2010 con Adil Mohommad y Papa N’Diaye “Does Asia Need Rebalancing?”, capítulo 3, Regional Economic Outlook: Asia and Pacific (abril).

Other Resources Citing This Publication