Chapter

Capítulo 1. Introducción

Author(s):
International Monetary Fund. Independent Evaluation Office
Published Date:
May 2008
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

1. A partir de mediados de los años ochenta, los préstamos del FMI estaban cada vez más condicionados a la aplicación de reformas estructurales orientadas a fortalecer la sostenibilidad del ajuste macroeconómico, fomentar el crecimiento, orientar la transformación de las economías en transición y, en los últimos años, a reducir la pobreza. Esta tendencia estaba relacionada con la creación de servicios a más largo plazo para los países de bajo ingreso y con los desafíos planteados por las economías en transición. La cobertura sectorial y temática de la condicionalidad estructural se amplió con el tiempo y abarcó los cambios en la legislación, las políticas y la estructura de los incentivos económicos, así como la reforma institucional.

2. El creciente uso de la condicionalidad estructural suscitó considerables críticas, como por ejemplo, que entraña una intrusión en el proceso doméstico de formulación de políticas y menoscaba la identificación de los países con las políticas; que no se centra en forma suficiente en las prioridades esenciales y sobrecarga la capacidad local; que no es útil porque si la identificación de los países con las reformas es sólida, es innecesaria, y si no existe dicha identificación, entonces es poco probable que sea eficaz, y que las condiciones impuestas en ámbitos tales como la reforma comercial y la privatización están basadas en consideraciones ideológicas y suelen aplicarse en la dirección equivocada1. Además, muchas partes interesadas, tanto dentro como fuera del FMI, no están de acuerdo en que la institución participe excesivamente en las reformas que no constituyen el núcleo de sus atribuciones y competencia, y sostienen que se han producido casos en que la misión ha desbordado las esferas de incumbencia.

3. En respuesta a estas críticas, en septiembre de 2000 el Director Gerente del FMI emitió una nota preliminar de orientación para racionalizar la condicionalidad estructural (FMI, 2000). En esta nota se hacía hincapié en la necesidad de que los países miembros se identifiquen con las políticas económicas respaldadas por los acuerdos del FMI e introdujo el requisito de que las condiciones estructurales sean relevantes desde el punto de vista macroeconómico. Dos años después, el Directorio Ejecutivo aprobó las nuevas directrices sobre condicionalidad que exigen el uso “restringido” de las condiciones y estipulan que las condiciones deben ser “esenciales” para alcanzar los objetivos del programa (FMI, 2002). Se esperaba que las directrices sobre condicionalidad contribuirían a reducir el número de condiciones estructurales y a focalizarlas en ámbitos clave, y fortalecerían la participación de las autoridades nacionales en el diseño de los programas. En los párrafos siguientes, la publicación de la nota preliminar de orientación y la aprobación de las directrices sobre condicionalidad constituyen conjuntamente la denominada iniciativa de racionalización.

4. Esta evaluación abarca los programas aprobados en 1995–2004 y se centra en dos conjuntos de cuestiones. En primer lugar, ¿ha sido eficaz la condicionalidad estructural en la promoción de la reforma estructural?, es decir, ¿qué características con respecto al diseño y qué condiciones en los países contribuyen en mayor medida a la eficacia de la condicionalidad estructural? En segundo lugar, ¿cuál ha sido el impacto de la iniciativa de racionalización en el número de condiciones y su composición?

5. La estructura del informe es la siguiente. En el capítulo 2 se describen brevemente los métodos y los datos utilizados en la evaluación. En el capítulo 3 figura información de referencia sobre los programas respaldados por el FMI y el uso de las condiciones estructurales, y se presentan las principales conclusiones de la evaluación sobre la eficacia de la condicionalidad estructural. En el capítulo 4 se analiza la iniciativa de racionalización y se examina su impacto, y en el capítulo 5 se presentan las recomendaciones.

    Other Resources Citing This Publication