Informe Anual 1999
Chapter

Capítulo 10. Operaciones y política financieras

Author(s):
International Monetary Fund
Published Date:
October 1999
Share
  • ShareShare
Show Summary Details

El hecho financiero más destacado de 1998/99 fue el aumento de las cuotas del FMI en el marco de la undécima revisión general, que entró en vigor el 22 de enero de 1999. Al cierre del ejercicio de 1998/99, el total de cuotas suscritas del FMI ascendía a DEG 208.000 millones ($281.000 millones). Antes del aumento de cuotas, la liquidez del FMI había disminuido a un bajo nivel y el FMI había recurrido a empréstitos en el marco de los AGP y los NAP recientemente establecidos. Estos empréstitos se rembolsaron tras el aumento de las cuotas, y al cierre del ejercicio el coeficiente de liquidez del FMI había aumentado al 89%.

Durante el ejercicio, el FMI aprobó compromisos en el marco de acuerdos de derecho de giro por un total de DEG 14.300 millones ($19.300 millones) y en el marco de acuerdos ampliados por un total de DEG 14.100 millones ($19.100 millones). Además, el FMI puso a disposición de cuatro países miembros DEG 2.600 millones ($3.500 millones) al amparo del SFCC. En el marco del SRAE para los países de bajo ingreso, el FMI aprobó 10 nuevos acuerdos mediante los cuales se comprometieron recursos por un total de DEG 900 millones ($1.200 millones) y aumentó los recursos de 6 acuerdos en el marco del SRAE en un total de DEG 100 millones ($100 millones). Las compras de los países miembros (es decir, los préstamos obtenidos por éstos) con cargo a la CRG en los tramos de crédito ascendieron a una cifra sin precedente de DEG 21.400 millones ($28.900 millones) en 1998/99, en tanto que los países de bajo de ingreso obtuvieron en préstamo otros DEG 800 millones ($1.100 millones) en el marco del SRAE. Teniendo en cuenta tanto las compras como las recompras (es decir, los rembolsos), el saldo del crédito del FMI pendiente de rembolso en la CRG ascendía a un nivel récord de DEG 60.700 millones ($82.000 millones) al cierre del ejercicio de 1998/99. Incluyendo también el saldo de los préstamos en el marco del SAE y el SRAE, el total del crédito del FMI pendiente de rembolso había aumentado a DEG 67.200 millones ($90.800 millones) al 30 de abril de 1999, en comparación con DEG 56.000 millones ($75.400 millones) un año antes.

El FMI obtuvo un ingreso neto de DEG 436 millones ($589 millones) en 1998/99, suma que se asignó a las reservas del FMI, con lo cual éstas se elevaron a DEG 2.600 millones ($3.500 millones) al final del ejercicio. Aunque en 1998/99 no surgieron nuevos casos de atrasos persistentes frente al FMI, las obligaciones en mora aumentaron ligeramente hasta llegar a un total de DEG 2.300 millones ($3.110 millones).

Al implantarse el euro el 1 de enero de 1999, el FMI remplazó el franco francés y el marco alemán en la cesta de valoración del DEG por cantidades equivalentes de euros. El volumen de transacciones de DEG llegó a un nivel sin precedente de DEG 49.100 millones ($66.300 millones) en 1998/99, aumento que se debió especialmente a los flujos relacionados con el aumento de cuotas en el marco de la undécima revisión general.

En el cuarto trimestre de 1998, en respuesta al mayor interés público por la situación financiera del FMI y al deseo de los países miembros de una mayor transparencia en las operaciones, el Directorio Ejecutivo decidió publicar información sobre la situación financiera de los países miembros frente al FMI y sobre los recursos financieros globales y la situación de liquidez de la institución (véase el recuadro 14).

Países miembros y cuotas

En 1998/99, el número de países miembros del FMI se mantuvo en 182. La República Federativa de Yugoslavia (Serbia/Montenegro) no ha concluido las formalidades necesarias para adquirir la calidad de país miembro del FMI por sucesión. El 11 de diciembre de 1998 el Directorio Ejecutivo decidió ampliar hasta el 14 de junio de 1999 el plazo para que el país concluyera dichas formalidades, y el 4 de junio de 1999 se prorrogó este plazo hasta el 14 de diciembre de 1999.

En el marco de la undécima revisión general de cuotas, el 30 de enero de 1998 la Junta de Gobernadores aprobó un aumento que eleva el total de las cuotas del FMI de DEG 146.000 millones a DEG 212.000 millones (Resolución No. 53-2). En esta resolución también se estableció un requisito de participación en virtud del cual el aumento de cuotas no entraría en vigor hasta que un número de países miembros cuyas cuotas representaran no menos del 85% del total de cuotas al 23 de diciembre de 1997 hubieran aceptado el aumento de su cuota. Al 21 de enero de 1999, el FMI había recibido aceptaciones válidas de aumento de la cuota en el marco de la undécima revisión de 114 países miembros, a los que correspondía el 85,09% del total de cuotas al 23 de diciembre de 1997. Por consiguiente, el 22 de enero de 1999 el Directorio determinó que se había cumplido el requisito de participación para que el aumento de cuotas entrara en vigor. Los países miembros que aún no hubieran aceptado el aumento de su cuota podrían hacerlo hasta el 29 de enero de 1999. Los países con obligaciones en mora frente a la CRG no pueden aceptar los aumentos de cuotas propuestos hasta que se pongan al día en el pago de sus obligaciones. El 1 de febrero de 1999, el Directorio prorrogó hasta el 30 de julio de 1999 el plazo de aceptación. El Directorio también convino en examinar la situación poco antes de que finalizara esta prórroga. Quedó entendido que durante ese período los directores se ocuparían de realizar el seguimiento del proceso de aceptación del aumento por los países de su jurisdicción que aún no lo hubieran aceptado. Al 30 de abril de 1999, 157 países miembros, que concentraban el 95,86% del total de cuotas al 23 de diciembre de 1997, habían aceptado el aumento, en tanto que 25 países miembros, a los que corresponde el 4,14% de dicho total, aún no habían notificado su aceptación.

Recuadro 14El FMI publica información sobre su situación financiera y de liquidez y sobre las cuentas de los países miembros

Desde octubre de 1998, el FMI publica en Internet (www.imf.org) información sobre la situación financiera de los países miembros. En este sitio se proporciona información actualizada a final de mes sobre el uso de crédito del FMI por los países miembros, los desembolsos de crédito a los países miembros y los rembolsos efectuados por éstos, la situación actual de los acuerdos de derecho de giro, los acuerdos ampliados y los acuerdos en el marco del SRAE, así como informes resumidos sobre la situación financiera. Se consolidan así los datos publicados en el Informe Anual del FMI, sus estados financieros trimestrales, el Boletín del FMI y Estadísticas financieras internacionales.

También se ofrece información actualizada al final de mes sobre la posición total de recursos y los recursos utilizables del FMI y, además, sobre la proporción entre recursos utilizables netos no comprometidos y pasivos líquidos, es decir, el “coeficiente de liquidez” del FMI. Las páginas incluyen notas con explicaciones detalladas de las diversas partidas.

El aumento de la cuota de un país miembro entra en vigor cuando éste notifica al FMI su aceptación y paga dicho aumento íntegramente. Conforme a la Resolución sobre la undécima revisión, cada país miembro debe pagar al FMI el aumento de su cuota en el plazo de 30 días a partir de la aceptación o de la fecha de entrada en vigor del aumento de cuotas en el marco de dicha revisión, si esta fecha es posterior, con la salvedad de que el Directorio puede prorrogar discrecionalmente el plazo para el pago. Los países miembros debían pagar el 25% del aumento de su cuota en DEG o en monedas especificadas por el FMI, o en una combinación de DEG y monedas. El resto del aumento podía pagarse en la moneda del país en cuestión. En el caso de los países que carecían de reservas suficientes para efectuar el pago en activos de reserva, el FMI ha facilitado la concertación de préstamos de DEG con otros países miembros. (Con ocasión de la novena revisión general se concertaron préstamos similares.) En el marco de estos acuerdos, un país miembro obtiene DEG en préstamo, que rembolsa el mismo día mediante un giro contra su saldo en el tramo de reserva creado por el pago del aumento de su cuota. Ni el FMI ni los prestamistas cobran intereses o comisiones por el uso de este mecanismo. En 1998/99, acogiéndose a este mecanismo, 86 países miembros obtuvieron en préstamo DEG 2.200 millones de otros 5 países miembros.

Al 30 de abril de 1999,156 países miembros habían pagado íntegramente el aumento de su cuota. Con estos pagos, el total de cuotas del FMI llegó a un nivel de DEG 207.980 millones. El pago en activos de reserva efectuado en DEG ascendió a DEG 6.400 millones, y el pago en las monedas de otros países miembros especificadas por el FMI a DEG 7.000 millones. Para pagar la parte del aumento de cuotas pagadera en activos de reserva, 126 países utilizaron DEG, 24 países utilizaron moneda extranjera y 6 países recurrieron a una combinación de DEG y moneda extranjera. Un país miembro había aceptado el aumento de su cuota pero aún no había efectuado el pago pertinente. En el cuadro 15 del apéndice II se presentan las cuotas de cada país miembro al 30 de abril de 1998 y al 30 de abril de 1999, así como las fechas efectivas de pago del aumento.

Liquidez del FMI y obtención de préstamos

Como secuela de la crisis financiera desencadenada en Asia en 1997, en 1998/99 se mantuvo una fuerte demanda de recursos del FMI, que se intensificó debido a las crisis que surgieron en Rusia a mediados de 1998 y en Brasil en diciembre de 1998. En diciembre de 1998, el coeficiente de liquidez del FMI había disminuido a menos del 30%, aproximadamente el mínimo necesario para que el FMI pudiera mantener su capacidad de maniobra operacional. Antes del aumento de cuotas en el marco de la undécima revisión general, que entró en vigor el 22 de enero de 1999, el FMI había recurrido a la obtención de préstamos: en primer lugar, en el marco de los AGP en julio de 1998, en relación con el aumento de los recursos del acuerdo ampliado a favor de Rusia, y posteriormente en el marco de los NAP en diciembre de 1998, en relación con el acuerdo de derecho de giro a favor de Brasil. Con posterioridad al aumento de las cuotas, el FMI rembolsó las sumas obtenidas en préstamo en el marco de los AGP y los NAP. En 1998/99, el total de compras en el marco de acuerdos y de los servicios especiales ascendió a DEG 21.400 millones. Deducidas las recompras (incluidos DEG 4.500 millones en el marco del SCR por parte de Corea), el saldo de crédito del FMI en la CRG pendiente de rembolso aumentó en DEG 11.000 millones, con lo cual alcanzó DEG 60.700 millones al final de 1998/99, un nuevo nivel máximo por segundo año consecutivo.

Recuadro 15Presupuesto de operaciones

El presupuesto trimestral de operaciones es el mecanismo por medio del cual el FMI pone sus recursos a disposición de los países miembros. Dados el carácter cooperativo del FMI y la índole rotatoria de sus recursos, la institución proporciona asistencia financiera mediante el uso de DEG y de monedas de una amplia gama de países miembros, grandes y pequeños, entre los que se incluyen economías avanzadas, en desarrollo y en transición. Los países miembros que, a juicio del FMI, tengan una situación de balanza de pagos y reservas suficientemente firme, que justifique la inclusión de sus monedas en el presupuesto de operaciones, ponen divisas a disposición de los países miembros que requieren financiamiento externo debido a que su balanza de pagos se encuentra en situación precaria. A cambio del uso de sus monedas, los países miembros reciben un título de crédito líquido frente al FMI, que devenga una tasa de rendimiento de mercado.

El Directorio Ejecutivo establece las directrices en que se basa la preparación y aplicación del presupuesto de operaciones. En noviembre de 1998, el Directorio examinó las directrices que rigen la asignación de las monedas que se utilizarán a los efectos de las transferencias (compras) y de los ingresos (recompras) en el marco del presupuesto de operaciones.

Al concluir este examen, el Directorio decidió remplazar las reservas internacionales brutas por las cuotas del FMI como criterio para la asignación. Las reservas internacionales habían desempeñado un papel central en el sistema de asignación desde los años sesenta, debido a que las transacciones efectuadas a través del presupuesto de operaciones suponen un canje de activos de reserva. Ante la fuerte expansión que registró el crédito del FMI en los 18 meses precedentes, el sistema basado en las reservas estaba atravesando por dificultades, lo cual creaba amplias diferencias en las aportaciones de los países miembros al financiamiento de las operaciones del FMI. Al convenir en la adopción de un sistema basado en las cuotas, el Directorio se basó en la necesidad de aplicar un criterio objetivo y uniforme para la asignación entre los distintos países. Por diversas razones, las reservas internacionales ya no podían satisfacer esta necesidad:

  • Los cambios en la estructura de las tenencias de reservas entre los países miembros habían acentuado las diferencias entre la medida que determina las aportaciones de los países miembros al financiamiento del FMI (reservas internacionales) y la medida de sus derechos y obligaciones cuantificables en el FMI (cuotas).

  • Los trabajos recientes sobre normas en materia de datos habían puesto de manifiesto grandes diferencias en la medición, la declaración de datos y la posibilidad de utilización de las reservas internacionales brutas.

  • La inminente implantación del euro—que afecta al nivel de reservas de algunos de los principales contribuyentes al presupuesto de operaciones—hizo que la modificación del sistema de asignación fuera una necesidad operacional.

Dadas estas consideraciones, se remplazaron las reservas internacionales brutas por las cuotas como base para la asignación de monedas a los efectos de las transferencias, y se modificó la base para la asignación de monedas a los efectos de los ingresos remplazando los saldos en el tramo de reserva por la proporción entre las posiciones de los países miembros en el FMI y sus cuotas. Este último cambio tuvo por objeto facilitar la “armonización”, es decir, lograr que la proporción entre la posición de cada país miembro en el FMI y su cuota se acercara a la proporción media correspondiente a todos los países miembros incluidos en el presupuesto de operaciones. La aplicación de las nuevas directrices dio lugar a una rápida e importante convergencia de las posiciones de los países miembros en el FMI en relación con las cuotas, convergencia que se vio facilitada al recibirse a principios de 1999 el grueso de los pagos del aumento de las cuotas de los países miembros en el marco de la undécima revisión general.

Recursos generales

Los recursos líquidos del FMI comprenden las monedas utilizables y las tenencias de DEG en la CRG. Las monedas utilizables, que constituyen el principal componente de los recursos líquidos, son tenencias de moneda de los países miembros cuya situación en materia de balanza de pagos y reservas se considera suficientemente sólida como para justificar la inclusión de sus monedas en el presupuesto trimestral de operaciones y ser utilizadas para financiar las operaciones y transacciones del FMI (véase el recuadro 15). Los recursos utilizables del FMI registraron un fuerte aumento hacia el final del ejercicio debido a que se recibió el pago de cuotas por un monto de DEG 46.000 millones en monedas utilizables y DEG. Asimismo, como consecuencia de la inclusión de otros tres países miembros en la lista de países con una situación suficientemente sólida en 1998/99 los recursos utilizables crecieron otros DEG 1.700 millones. Por consiguiente, como efecto neto, aunque durante el ejercicio las compras superaron a las recompras en DEG 11.000 millones, los recursos utilizables del FMI habían aumentado a DEG 83.700 millones al 30 de abril de 1999, en comparación con DEG 47.300 millones un año antes.

El total de recursos utilizables no comprometidos, es decir, los recursos utilizables menos el monto de recursos comprometidos en virtud de acuerdos en vigor que previsiblemente se utilizarán, se duplicó con creces entre el 30 de abril de 1998 y el 30 de abril de 1999, pasando de DEG 32.000 millones a DEG 70.600 millones. Los recursos utilizables netos no comprometidos (con los ajustes que exige la necesidad de mantener una cantidad suficiente de saldos para operaciones en monedas utilizables) ascendían a DEG 56.700 millones al 30 de abril de 1999, en comparación con un nivel de DEG 22.600 millones un año antes.

Al 30 de abril de 1999, el pasivo líquido del FMI—consistente en su totalidad en saldos en el tramo de reserva (dado que se habían rembolsado todos los préstamos obtenidos durante el ejercicio)—ascendía a un total de DEG 63.600 millones, en comparación con DEG 50.300 millones un año antes. La proporción entre los recursos utilizables netos no comprometidos del FMI y el pasivo líquido—el “coeficiente de liquidez”—que el 30 de abril de 1998 se situaba en el 44,8%, había aumentado al 89,2% un año después (véase el gráfico 5).

Gráfico 5Coeficiente de liquidez del FMI; 1984-99

(Porcentaje; al 31 de diciembre)

Obtención de préstamos

El FMI es una institución que se basa en las cuotas, lo cual significa que se financia principalmente con la suscripción de las cuotas de los países miembros. Conforme a su Convenio Constitutivo, el FMI tiene la facultad de obtener préstamos en caso de que sea necesario complementar dichos recursos. Hasta la fecha, el FMI ha obtenido préstamos exclusivamente en fuentes oficiales (como gobiernos y bancos centrales), pero también puede obtener préstamos de fuentes privadas.

Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos.

En julio de 1998, para financiar el aumento de los recursos del acuerdo ampliado a favor de Rusia, se autorizó al FMI a obtener en préstamo el equivalente de DEG 6.300 millones en el marco de los AGP. Los AGP son un conjunto de acuerdos en virtud de los cuales 11 participantes (países industriales o sus bancos centrales) han convenido en proporcionar recursos al FMI para contrarrestar o hacer frente a un deterioro del sistema monetario internacional. Los AGP se activaron por primera vez después de 20 años en relación con el acuerdo a favor de Rusia, y esta fue la primera vez que se utilizaron para un país que no participa en los AGP. Según lo acordado con los participantes en el momento de la activación, los recursos obtenidos en préstamo por el FMI (que ascendieron a DEG 1.400 millones) se rembolsaron a dichos participantes y se canceló la activación de los AGP cuando el FMI hubo recibido el grueso de los pagos de cuotas en el marco de la undécima revisión general. De esta manera se restableció totalmente el monto de que puede disponerse al amparo de los Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos (DEG 17.000 millones); podría disponerse de otros DEG 1.500 millones en el marco de un acuerdo paralelo con Arabia Saudita. En el cuadro 7 se presentan los montos de los acuerdos de crédito de los participantes en los AGP y de Arabia Saudita.

Cuadro 7Acuerdos Generales para la Obtención de Préstamos (AGP)
ParticipanteMonto (millones de DEG)
Banco de Suecia382,5
Banco Federal de Alemania2.380,0
Banco Nacional de Suiza1.020,0
Bélgica595,0
Canadá892,5
Estados Unidos4.250,0
Francia1.700,0
Italia1.105,0
Japón2.125,0
Países Bajos850,0
Reino Unido1.700,0
Total17.000,0
Acuerdo paralelo con Arabia Saudita1.500,0
Total18.500,0

Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos.

Los NAP, que son un nuevo conjunto de acuerdos de crédito entre el FMI y 25 países miembros e instituciones, entraron en vigor el 17 de noviembre de 1998. Los NAP no remplazan a los AGP, que siguen en vigor. En conjunto, el total de recursos de que podría disponer el FMI en el marco de los NAP y los AGP asciende a DEG 34.000 millones, cifra que duplica el monto disponible en el marco de los AGP exclusivamente. Los dos conjuntos de acuerdos tienen un objetivo en común: poner a disposición del FMI recursos suplementarios cuando sean necesarios para prevenir o hacer frente al menoscabo del sistema monetario internacional. Los NAP son el primer y principal mecanismo al que se recurrirá, a menos que un participante en los AGP (todos los participantes en los AGP también participan en los NAP) solicite el uso de recursos del FMI; en este caso, puede formularse una propuesta de petición de fondos en el marco de cualquiera de los dos mecanismos. En el cuadro 8 se presentan los acuerdos de crédito de los participantes en los NAP, que permanecerán en vigor por cinco años a partir del 17 de noviembre de 1998 y pueden ser renovados. Los NAP se activaron por primera vez en diciembre de 1998, cuando se autorizó al FMI la obtención de un préstamo de DEG 9.100 millones para ayudar a financiar los giros en el marco de un acuerdo de derecho de giro a favor de Brasil. De dicho monto se utilizaron efectivamente DEG 2.900 millones. Como en el caso de los AGP, este préstamo se rembolsó al elevarse los recursos del FMI como resultado del pago de cuotas en el marco de la undécima revisión general.

Cuadro 8Nuevos Acuerdos para la Obtención de Préstamos (NAP)
ParticipanteMonto (millones de DEG)
Arabia Saudita1.780
Australia810
Austria412
Autoridad Monetaria de Hong Kong340
Banco de Suecia859
Banco Federal de Alemania3.557
Banco Nacional de Suiza1.557
Bélgica967
Canadá1.396
Corea340
Dinamarca371
España672
Estados Unidos6.712
Finlandia340
Francia2.577
Italia1.772
lapón3.557
Kuwait345
Luxemburgo340
Malasia340
Noruega383
Países Bajos1.316
Reino Unido2.577
Singapur340
Tailandia340
Total34.000

Política y límites de acceso a los recursos del FMI

Las normas que rigen el acceso a los recursos del FMI se aplican de manera uniforme a todos los países miembros. El acceso está determinado principalmente por la necesidad de financiamiento de la balanza de pagos del país miembro, por la solidez de sus medidas de ajuste y por su capacidad para rembolsar al FMI. Los límites de acceso se fijan como porcentaje de la cuota y comprenden límites anuales y límites acumulativos (véase el cuadro 9). En enero de 1999, considerando el inminente aumento de las cuotas, el Directorio decidió que los límites anuales y acumulativos en el marco de los tramos de crédito y del SAF no se modificarían como porcentaje de la cuota, lo cual significó un aumento efectivo de dichos límites medidos en DEG conforme al nuevo aumento de las cuotas. El límite de acceso anual en los tramos de crédito y en el marco del SAF es del 100% de la cuota, en tanto que el límite acumulativo es del 300% de la cuota. Al entrar en vigor el aumento de cuotas, el acceso a recursos adicionales en el marco de acuerdos de derecho de giro o acuerdos ampliados en respaldo de operaciones de reducción de la deuda y del servicio de la deuda se redujo del 30% al 20% de la cuota. El monto que podría consignarse con el mismo fin en el marco de un acuerdo de derecho de giro o un acuerdo ampliado se redujo del 25% al 15% del acceso efectivo en virtud del acuerdo. Análogamente, los límites de acceso conforme a diversas disposiciones del SFCC y en el marco del servicio de financiamiento de existencias reguladoras también se redujeron aproximadamente en proporción al aumento de las cuotas, con lo cual se mantienen prácticamente constantes medidos en DEG. (Véase más adelante lo explicado sobre límites y normas de acceso en el marco del SRAE bajo el título “SAE y SRAE”.)

Cuadro 9Límites de acceso; abril de 1999(Porcentaje de la cuota del país miembro)
Servicio financiero o políticaLimite
Acuerdos de derecho de giro y acuerdos ampliados1
Límite anual100
Límite acumulativo300
Servicios especiales
Servicio de complementation de reservas/línea de crédito contingenteninguno
Servicio de financiamiento compensatorio y para contingencias
Insuficiencia de ingresos de exportación220
Exceso de costo de la importación de cereales210
Financiamiento para contingencias20
Tramo opcional15
Servicio de financiamiento de existencias reguladoras25
Servicio reforzado de ajuste estructural
Acceso trienal
Límite ordinario140
Límite extraordinario185

En circunstancias excepcionales pueden superarse estos límites.

Cuando un país miembro registra una situación satisfactoria de balanza de pagos a no ser por el efecto de una insuficiencia de los ingresos de exportación o un exceso de costo de la importación de cereales, se aplica a la insuficiencia de ingresos de exportación o al exceso de costo de importación de cereales un límite individual del 45% de la cuota y un límite conjunto de 55%.

En circunstancias excepcionales pueden superarse estos límites.

Cuando un país miembro registra una situación satisfactoria de balanza de pagos a no ser por el efecto de una insuficiencia de los ingresos de exportación o un exceso de costo de la importación de cereales, se aplica a la insuficiencia de ingresos de exportación o al exceso de costo de importación de cereales un límite individual del 45% de la cuota y un límite conjunto de 55%.

Las normas y límites de acceso aplicables a los tramos de crédito y al SAF no se aplican al SCR ni a la LCC. En el marco del SCR, el FMI proporciona asistencia financiera a los países miembros durante un período que puede extenderse hasta un año en el caso de que sobrevengan dificultades excepcionales de balanza de pagos atribuibles a la necesidad de financiamiento a corto plazo a gran escala como resultado de la pérdida repentina y perturbadora de la confianza de los mercados. En el marco de la LCC, la asistencia financiera se compromete por un período de un año, pero no se efectúan compras a menos que se active la LCC. Los giros en el marco del SCR se efectúan en el contexto de un acuerdo de derecho de giro o de un acuerdo ampliado, pero no están sujetos a un límite específico expresado como porcentaje de la cuota. De manera similar, los compromisos y, después de la activación, los giros en el marco de la LCC tienen lugar en el contexto de un acuerdo de derecho de giro y no están sujetos a un límite específico expresado como porcentaje de la cuota, aunque se espera que se sitúen dentro de una gama del 300% al 500% de la cuota. En 1998/99, se comprometieron recursos del SCR en dos ocasiones: en julio de 1998, por un monto de DEG 4.000 millones, como parte del aumento de los recursos del acuerdo ampliado a favor de Rusia, y en diciembre de 1998, por un monto de DEG 9.100 millones en el marco del acuerdo de derecho de giro a favor de Brasil. Corea, país a favor del cual se aprobó financiamiento en el marco del SCR en 1997/98, comenzó a realizar recompras en diciembre de 1998, conforme a las disposiciones del servicio que prevén un plazo de un año a un año y medio para las recompras.

Uso de recursos del FMI por los países miembros y crédito pendiente de rembolso

En 1998/99, las compras efectuadas por los países miembros con cargo a la CRG, excluidas las compras en el tramo de reserva21, ascendieron a DEG 21.400 millones, superando así el nivel de DEG 19.000 millones registrado en el ejercicio de 1997/98 (véase el cuadro 10; consúltese también el cuadro 7 del apéndice II). De estas compras, DEG 12.600 millones correspondieron a acuerdos de derecho de giro (en comparación con DEG 16.100 millones en 1997/98), DEG 5.900 millones a acuerdos en el marco del SAF (DEG 2.800 millones en 1997/98) y DEG 2.600 millones a compras en el marco del SFCC (en 1997/98 no hubo compras en el marco de este servicio). El FMI también proporcionó asistencia de emergencia por DEG 200 millones en el primer tramo de crédito a países miembros que se encontraban en una situación de posguerra o habían sufrido catástrofes naturales. Los préstamos correspondientes a acuerdos en el marco del SRAE ascendieron a un total de DEG 800 millones.

Cuadro 10Indicadores financieros(Millones de DEG)
Ejercicio cerrado el 30 de abril de
1990199119921993199419951996199719981999
Durante el período
Total de desembolsos5.2666.8235.9035.8775.90311.17812.3035.64419.92422.240
Compras, por servicio (CRG)14.4406.2485.2945.2845.24110.59210.8264.93918.95121.414
Acuerdos de derecho de giro y primer tramo de crédito1.1831.9752.3432.9401.0527.5879.1271.83616.12712.868
Servicio ampliado del FMI2.4492.1461.5712.2547461.5951.5542.8202.8245.947
Servicio de (finandamiento compensatorio y para contingencias8082.1271.3819071828792822.600
Servicio para la transformación sistémica2.7251.123136
Préstamos en el marco del SAE/SRAE8265756085936625871.477705973826
Recursos de la Cuenta Especial de Desembolsos584180138496819185
Recursos de la Cuenta Fiduciaria del SRAE2423954705445945681.292705973826
Por región5.2666.8235.9035.8775.90311.17812.3035.64419.92422.240
África1.2895777403771.1851.0222.304992876542
América3.1192.5721.8382.3257586.8014.4279372837.454
Asia5251.7141.4761.80669038336718116.4468.918
Europa2681.9601.5161.3433.2582.8965.1563.3812.1705.169
Oriente Medio66333261176129153148157
Recompras y rembolsos6.3995.6084.7704.1174.5094.2317.1007.1964.38511.091
Recompras6.0425.4404.7684.0814.3433.9846.6986.6683.78910.465
Rembolsos de préstamos del Fondo
Fiduciario y de préstamos otorgados en el marco del SAE/SRAE357168236166247402528596626
Fin del período
Saldo total pendiente de rembolso del crédito otorgado por el FMI24.38825.60326.73628.49629.88936.83742.04040.48856.02667.175
Del cual:
Cuenta de Recursos Generales22.09822.90623.43224.63525.53332.14036.26834.53949.70160.651
Cuenta Especial de Desembolsos1.5491.7291.8651.8791.8351.6511.5451.220922677
Cuentas administradas
Fondo Fiduciario32615815815810510295909089
Cuenta Fiduciaria del SRAE24168111.2811.8242.4162.9444.1324.6395.3145.758
Variación porcentual del crédito total pendiente de rembolso—454752314−43820
Número de países endeudados87818290939997959494

Excluidas las compras en el tramo de reserva.

Incluidos los préstamos paralelos otorgados por el Fondo Saudita para el Desarrollo.

Excluidas las compras en el tramo de reserva.

Incluidos los préstamos paralelos otorgados por el Fondo Saudita para el Desarrollo.

El principal usuario de recursos del FMI en 1998/99 fue Brasil, que compró DEG 7.100 millones en el marco de un acuerdo de derecho de giro, de los cuales DEG 6.500 millones se desembolsaron en el marco del SCR. Otro país que efectuó compras de gran cuantía fue Rusia, que compró un total de DEG 4.100 millones, de los cuales DEG 2.200 millones se facilitaron en el marco del SFCC y el resto conforme a un acuerdo al amparo del SAF que incluyó DEG 700 millones en el marco del SCR. Entre los países de Asia aún afectados por la crisis desencadenada en 1997, Corea giró DEG 3.000 millones (DEG 2.900 millones en el marco del SCR), Filipinas DEG 400 millones, Indonesia DEG 4.600 millones y Tailandia DEG 400 millones, en el marco de sus respectivos acuerdos (véase el cuadro 7 del apéndice II). Otros países miembros que utilizaron montos relativamente elevados de recursos del FMI fueron Bulgaria (DEG 300 millones), Pakistán (DEG 400 millones) y Ucrania (DEG 400 millones). En el cuadro 11 se presenta la distribución regional del uso de recursos del FMI. En 1998/99 las recompras en la CRG ascendieron a un total de DEG 10.500 millones, frente a DEG 3.800 millones en el ejercicio anterior (véase el cuadro 8 del apéndice II). El aumento del volumen de recompras se debió en parte a las recompras efectuadas por Corea en el marco del SCR, que ascendieron a DEG 4.500 millones. Dado el incremento que registró recientemente el uso de recursos del FMI (véase el gráfico 6), las recompras programadas se mantendrán en un nivel alto en los próximos años. Se prevé que en 1999 y 2000 se efectuarán recompras por montos considerables en el SCR, teniendo en cuenta que en el marco de este servicio las recompras se prevén en el plazo de un año a un año y medio desde la fecha de la compra.

Cuadro 11Uso de recursos del FMI en 1998/99: Distribución regional(Miles de millones de DEG)
América Latina7,3
Asia8,9
Europa5,0
Oriente Medio y África0,2
Total21,4

Gráfico 6Compra y recompra de recursos generales; ejercicios cerrados el 30 de abril de 1982-99

(Miles de millones de DEG)

1Excluidas las compras en el tramo de reserva.

Considerando tanto las compras como las recompras, el crédito del FMI pendiente de rembolso en la CRG registró un aumento de DEG 11.000 millones en 1998/99, llegando así a DEG 60.700 millones al 30 de abril de 1999, en comparación con un nivel de DEG 49.700 millones un año antes (véase el cuadro 9 del apéndice II). Si se incluye el desembolso neto de recursos en el marco del SAE y el SRAE (véase más adelante), el saldo pendiente de rembolso por crédito facilitado por el FMI en el marco de todos sus servicios financieros aumentó de DEG 56.000 millones a DEG 67.200 millones entre el 30 de abril de 1998 y el 30 de abril de 1999 (véase el gráfico 7).

Gráfico 7Saldo total pendiente de rembolso del crédito del FMI a los países miembros; ejercicios cerrados el 30 de abril de 1984-99

(Miles de millones de DEG)

Acuerdos de derecho de giro y acuerdos ampliados

En 1998/99, se aprobaron compromisos en el marco de siete acuerdos de derecho de giro por un total de DEG 14.300 millones, comprendido un aumento de recursos de DEG 1.000 millones en el acuerdo de derecho de giro a favor de Indonesia (véase el cuadro 3 del apéndice II). En el mayor de los nuevos acuerdos de derecho de giro, el aprobado a favor de Brasil por DEG 13.000 millones, se incluyeron DEG 9.100 millones disponibles hasta diciembre de 1999 en el marco del SCR. También se aprobaron nuevos acuerdos de derecho de giro a favor de Bosnia y Herzegovina (DEG 61 millones), El Salvador (DEG 38 millones), Uruguay (DEG 70 millones) y Zimbabwe (DEG 131 millones). Al 30 de abril de 1999, nueve países mantenían acuerdos de derecho de giro con el FMI, para los que se había comprometido un total de DEG 32.700 millones, de los cuales no se habían desembolsado DEG 8.600 millones (véase el cuadro 2 del apéndice II).

En 1998/99, el FMI aprobó compromisos de recursos en el marco de cinco acuerdos al amparo del SAF por un total de DEG 14.100 millones (véase el cuadro 4 del apéndice II). Se aumentó en DEG 6.300 millones el monto del acuerdo ampliado a favor de Rusia, pero posteriormente, en marzo de 1999, se canceló este acuerdo. Se aprobó un total de DEG 5.400 millones en el marco de un acuerdo ampliado a favor de Indonesia, cifra equivalente al saldo no desembolsado de un acuerdo de derecho de giro anterior cancelado, más un aumento de DEG 700 millones. También se aprobaron acuerdos ampliados a favor de Bulgaria (DEG 600 millones), Jordania (DEG 100 millones) y Ucrania (DEG 1.600 millones). Al 30 de abril de 1999, 12 países mantenían acuerdos al amparo del SAF, para los que se habían comprometido recursos por un total de DEG 11.400 millones, de los cuales no se había desembolsado un saldo de DEG 7.300 millones (véase el cuadro 2 del apéndice II).

En total, el nuevo compromiso de recursos del FMI en el marco de acuerdos de derecho de giro y de acuerdos al amparo del servicio ampliado del Fondo ascendió a DEG 28.400 millones, de los cuales casi la mitad se aprobó a favor de Brasil y alrededor de un quinto cada uno a favor de Indonesia y Rusia.

Servicios especiales

Los servidos especiales del FMI comprenden el SFCC y el servicio de financiamiento de existencias reguladoras; este último no se ha utilizado desde 1984. En 1998/99, cuatro países—Azerbaiyán, Jordania, Pakistán y Rusia—giraron un total de DEG 2.600 millones en el marco del SFCC. El FMI también proporcionó en 1998/99 asistencia de emergencia a países en etapa de posguerra (por un total de DEG 19 millones) a favor de la República del Congo y de Sierra Leona, y asistencia de emergencia por catástrofes naturales (por un total de DEG 202 millones) a favor de Bangladesh, Haití, Honduras, República Dominicana y Saint Kitts y Nevis.

SAE y SRAE

El FMI proporciona financiamiento en condiciones concesionarias a los países miembros de bajo ingreso en el marco del SRAE22. En 1998/99 se aprobaron diez nuevos acuerdos en el marco del SRAE, para los que se comprometió un total de DEG 900 millones (a favor de Albania, Bolivia, Gambia, Guyana, Honduras, República Centroafricana, República Kirguisa, Rwanda, Tayikistán y Zambia). Se aumentaron en DEG 100 millones los recursos correspondientes a seis acuerdos en el marco del SRAE ante la necesidad de un mayor financiamiento para la balanza de pagos de los países afectados por la crisis de Rusia y los países vecinos de la Comunidad de Estados Independientes (Armenia, República Kirguisa y Tayikistán), por catástrofes naturales (Nicaragua y Tanzania) y por otros factores externos (Malawi) (véase el cuadro 5 del apéndice II). Al 30 de abril de 1999, estaban en vigor 35 acuerdos en el marco del SRAE. El monto acumulado de recursos comprometidos en todos los acuerdos aprobados en el marco del SAE y del SRAE (excluidas las sumas no desembolsadas en el marco de acuerdos vencidos y cancelados) ascendía a un total de DEG 11.100 millones al 30 de abril de 199923, en comparación con un total de DEG 10.300 millones un año antes. El total de desembolsos efectuados en el marco del SRAE en 1998/99 ascendió a DEG 800 millones, frente a un total de DEG 1.000 millones en 1997/98; al 30 de abril de 1999, el total acumulado de desembolsos en el marco del SAE y del SRAE ascendía a DEG 9.000 millones.

En enero de 1999, el Directorio decidió que, al entrar en vigor el aumento de cuotas en el marco de la undécima revisión general, los límites y normas de acceso aplicables al SRAE se reducirían como proporción de la cuota de manera que, medidos en DEG, los límites y normas de acceso no variaran en términos generales, dado que no se modificó el monto de recursos disponibles en el SRAE. En el cuadro 9 se presentan los nuevos límites de acceso.

El SRAE se ha financiado principalmente con aportaciones, en forma de préstamos y donaciones de los países miembros, a la Cuenta Fiduciaria del SRAE, administrada por el FMI, y con recursos del SAE depositados en la Cuenta Especial de Desembolsos (CED). Los recursos del SAE se facilitaron en conjunción con el préstamo de recursos de la Cuenta Fiduciaria del SRAE hasta febrero de 1994, oportunidad en que el Directorio decidió no aprobar el nuevo compromiso de recursos del SAE para acuerdos en el marco del SRAE y transferir recursos de la CED a la Cuenta de Subvención para subvencionar los préstamos de la Cuenta Fiduciaria del SRAE. Al 30 de abril de 1999, el total de recursos de la CED desembolsados en relación con acuerdos en el marco del SAE y del SRAE ascendía a DEG 2.200 millones.

La ampliación y prórroga de la Cuenta Fiduciaria del SRAE entró en vigor el 23 de febrero de 1994, con el financiamiento proporcionado por una amplia gama de países miembros del FMI. Al 30 de abril de 1999, el total de recursos comprometidos efectivamente por los prestamistas para la Cuenta Fiduciaria del SRAE ascendía a DEG 9.500 millones. El período para formular compromisos de préstamo de la Cuenta Fiduciaria del SRAE a favor de países miembros habilitados se extiende hasta el 31 de diciembre del año 2000, y los desembolsos podrán efectuarse hasta el final del 2003. Con base en proyecciones que indican que hasta el final del 2000 se requerirían como mínimo otros DEG 1.500 millones de recursos para préstamos a fin de atender la demanda potencial, a fines de 1998 la meta de recursos totales para préstamos se elevó a DEG 11.000 millones. En abril de 1999, Canadá convino en proporcionar DEG 200 millones en nuevos recursos para préstamos, y los siguientes países indicaron que estaban dispuestos a proporcionar sumas adicionales: Alemania (entre DEG 300 millones y DEG 400 millones), Bélgica (DEG 200 millones), Francia (entre DEG 300 millones y DEG 400 millones), Italia (DEG 250 millones) y Países Bajos (DEG 250 millones).

Las aportaciones para la Cuenta de Subvención permiten otorgar préstamos con cargo a la Cuenta Fiduciaria del SRAE a una tasa de interés muy concesionaria (actualmente el 0,5% anual). El valor total de las aportaciones bilaterales para subvenciones se estima en DEG 3.500 millones. Además, como se mencionó anteriormente, a principios de 1994 el Directorio transfirió DEG 400 millones de la CED a la Cuenta de Subvención. El valor de esta aportación del FMI, incluidos los intereses que devengará, se calcula en DEG 600 millones.

Los recursos disponibles en la Cuenta de Subvención, deducidas las subvenciones ya desembolsadas, aumentaron de DEG 1.629 millones al 30 de abril de 1998 a DEG 1.733 millones al 30 de abril de 1999. En 1998/99 se efectuó el pago de intereses a los prestamistas con recursos de la Cuenta Fiduciaria del SRAE por un total de DEG 205 millones, de los cuales DEG 49 millones se financiaron con los intereses pagados por los prestatarios de la Cuenta Fiduciaria y el resto—DEG 156 millones—con recursos de la Cuenta de Subvención.

Véase en los cuadros 1, 5 y 10 del apéndice II información detallada sobre los acuerdos en el marco del SAE y el SRAE y sobre los empréstitos y la aportación para subvenciones a la Cuenta Fiduciaria del SRAE.

Fondo Fiduciario SRAE-PPME

El Fondo Fiduciario SRAE-PPME se creó en febrero de 1997 para proporcionar recursos financieros a los países miembros que reúnan los requisitos necesarios para obtener asistencia en el marco de la Iniciativa para los PPME, y para subvencionar en el marco del SRAE transitorio la tasa de interés de los préstamos a países miembros habilitados para recibir asistencia en el marco del SRAE (véase el capítulo 8). Al 30 de abril de 1999 se habían recibido aportaciones a este Fondo de nueve países. Para ayudar a financiar los compromisos del FMI en el marco de la Iniciativa para los PPME, el Directorio autorizó una transferencia temporal de hasta DEG 250 millones de la Cuenta de Reservas de la Cuenta Fiduciaria del SRAE (por medio de la CED) al Fondo Fiduciario SRAE-PPME para financiar operaciones especiales del SRAE, siempre que no se contara con otros recursos. Todos los acreedores de la Cuenta de Préstamos de la Cuenta Fiduciaria del SRAE aceptaron dicha transferencia. Asimismo, a fin de incrementar los recursos disponibles para el Fondo Fiduciario SRAE-PPME, el Directorio decidió que no se rembolsarán a la CRG los gastos de administración de la Cuenta Fiduciaria del SRAE correspondientes a 1997/98, 1998/99 y 1999/2000 y que, en lugar de este rembolso, se transfiera una suma equivalente a dichos gastos al Fondo Fiduciario SRAE-PPME. En 1997/98 y 1998/99 se efectuaron transferencias de DEG 41 millones anuales. El 30 de abril de 1999 debían transferirse al Fondo Fiduciario SRAE-PPME DEG 13,3 millones con arreglo a la decisión de los participantes en los NAP de que se transfiriera a dicho Fondo un tercio del recargo aplicable a las compras de Brasil pendientes de recompra en el marco del SCR.

Los Directorios Ejecutivos del Banco Mundial y del FMI decidieron comprometer asistencia a favor de siete países que han alcanzado el “punto de decisión” en el marco de la Iniciativa para los PPME. Al 30 de abril de 1999, dos de estos países, Uganda y Bolivia, habían alcanzado el “punto de culminación” en el marco de dicha Iniciativa24 y habían recibido asistencia del FMI por concepto de donaciones que se depositaron en subcuentas de la Cuenta General para Operaciones a favor de los PPME25. Estas donaciones se utilizarán para pagar el servicio de una parte de las deudas de estos países miembros frente al FMI conforme a calendarios acordados.

En abril de 1998 se depositó en la subcuenta correspondiente a Uganda una donación de DEG 51,5 millones y en septiembre de 1998 se depositó una donación de DEG 21,2 millones en la subcuenta correspondiente a Bolivia. Una vez efectuados estos desembolsos, los recursos disponibles en el Fondo Fiduciario SRAE-PPME ascendían a DEG 99,7 millones al 30 de abril de 1999.

Ingresos del FMI, cargos y distribución de la carga

Al comienzo de cada ejercicio, el FMI establece la tasa de cargos aplicable al uso de recursos como proporción de la tasa de interés semanal del DEG, a fin de lograr el ingreso neto fijado como meta que se sumará a las reservas. Este método de determinación de la tasa de cargos tiene por objeto asegurar que el ingreso por operaciones del FMI se aproxima en la mayor medida posible al costo de sus operaciones, que depende en gran parte de la tasa de interés del DEG, y reducir así al mínimo la probabilidad de que haga falta ajustar la tasa de cargos durante el ejercicio.

En abril de 1998, la tasa de cargos por uso de recursos del FMI durante 1998/99, salvo los recursos proporcionados en el marco del SCR, se fijó en el 107% de la tasa de interés del DEG a fin de alcanzar una meta de ingreso neto de DEG 107 millones—es decir, el 5% de las reservas del FMI al iniciarse el ejercicio—estableciéndose que todo ingreso que superara la meta (excluido el ingreso por operaciones generado por el uso de recursos en el marco del SCR) se utilizaría para reducir retroactivamente la tasa de cargos correspondiente al ejercicio. Tras examinar el nivel de ingreso del FMI a mediados del ejercicio, se decidió mantener la tasa de cargos en el 107% de la tasa de interés del DEG. Al cierre del ejercicio, los ingresos efectivos superiores al nivel de DEG 1,7 millones fijado como meta se reintegraron a los países miembros que habían pagado cargos durante el ejercicio, y la proporción entre la tasa de cargos y la tasa de interés del DEG se redujo retroactivamente al 106,9% para 1998/99. La tasa media de cargos por el uso de recursos del FMI en 1998/99 fue del 4,09%, antes de efectuar los ajustes por distribución de la carga, que se analizan más adelante (véase el cuadro 14 del apéndice II).

Además de la tasa de cargos ordinaria, el FMI cobra un recargo por el uso de crédito en el marco del SCR. Durante el primer año desde la fecha de la primera compra en el marco de este servicio, el recargo se fija en 300 centésimos de punto porcentual por encima de la tasa básica de cargos; se incrementa otros 50 centésimos al final del primer año y posteriormente cada seis meses hasta que llega a 500 centésimos de punto porcentual. Se cobra un recargo idéntico por el uso de crédito en el marco de la LCC creada en abril de 1999. El ingreso neto por operaciones generado por el uso de recursos en el marco del SCR en el ejercicio 1998/99, después de cubrir los gastos de administración de la Cuenta Fiduciaria del SRAE correspondientes a ese ejercicio, ascendió a DEG 329 millones, suma que se asignó a las reservas del FMI. No se rembolsaron a la CRG los gastos de administración de la Cuenta Fiduciaria del SRAE durante 1998/99, y la cantidad correspondiente a ese gasto se transfirió de la Cuenta de Reservas de la Cuenta Fiduciaria del SRAE, por conducto de la CED, al Fondo Fiduciario SRAE-PPME.

El FMI paga una remuneración a los países miembros sobre su posición en el tramo de reserva, excluida una pequeña parte. La tasa de remuneración, antes de efectuar los ajustes conforme a los mecanismos de distribución de la carga que se analizan más adelante, se ha fijado en el 100% de la tasa de interés del DEG, que en 1998/99 se situó en un promedio del 3,82%.

El FMI sigue aplicando medidas para fortalecer su situación financiera ante la existencia de obligaciones financieras en mora. En primer lugar, cada año se fija como meta un monto de ingreso neto que se suma a las reservas del FMI, las cuales protegen a la institución frente a todo déficit administrativo o pérdida de capital. En segundo lugar, con arreglo a las decisiones sobre distribución de la carga, el costo financiero de los cargos en mora diferidos y de la asignación a la primera Cuenta Especial para Contingencias (CEC-1), que para 1998/99 se fijó en el 5% de las reservas existentes al comienzo del ejercicio (DEG 107 millones), se distribuye uniformemente entre los países miembros deudores y acreedores por medio de ajustes de la tasa de cargos y de la tasa de remuneración. Sin embargo, el resultado de estos ajustes no puede producir una tasa de remuneración que sea menos del 85% de la tasa de interés del DEG. La CEC-1 se creó como medida precautoria para proteger al FMI frente a los riesgos que plantean las obligaciones en mora; al 30 de abril de 1999, los saldos de la CEC-1 ascendían a DEG 991 millones. El Directorio Ejecutivo prorrogó la aplicación de este procedimiento hasta el cierre del ejercicio de 1999/2000.

Como parte de la estrategia de cooperación reforzada para resolver el problema creado por la persistencia de obligaciones en mora ante el FMI, en julio de 1990 se establecieron mecanismos de distribución ampliada de la carga en virtud de los cuales se efectuaron nuevos ajustes de la tasa de cargos y la tasa de remuneración. Los saldos precautorios adicionales generados mediante estos mecanismos se asignaron a una segunda Cuenta Especial para Contingencias (CEC-2). La CEC-2 se creó como protección frente a posibles pérdidas derivadas del crédito otorgado con cargo a la CRG en el marco de un acuerdo consecutivo, tras la conclusión satisfactoria de un programa de acumulación de derechos (en virtud del cual un país miembro que registra atrasos persistentes acumula, por medio de su programa de ajuste y reforma, “derechos” a realizar en el futuro compras al FMI), y también para proporcionar una mayor liquidez que permita financiar el canje de los derechos acumulados. En 1996/97 dejaron de efectuarse ajustes en el marco de los mecanismos de distribución ampliada de la carga, tras haberse acumulado en la CEC-2 el monto de DEG 1.000 millones fijado como meta.

Cuando se pagan los cargos diferidos que han dado lugar a ajustes de distribución de la carga, se efectúan reintegros por igual monto a los países miembros que pagaron cargos adicionales o recibieron una remuneración reducida. En 1998/99 se efectuaron pagos por DEG 0,6 millones, al liquidarse cargos en mora que habían sido diferidos y que habían dado lugar a ajustes de distribución de la carga. Los reintegros acumulados ascendían a DEG 963 millones al 30 de abril de 1999. Los saldos existentes en la CEC-1 se reintegrarán a los contribuyentes cuando se hayan liquidado todas las obligaciones financieras en mora, o con anterioridad si así lo decide el FMI. Los saldos existentes en la CEC-2 se reintegrarán una vez que se hayan efectuado las recompras pendientes correspondientes a todas las compras relacionadas con el canje de derechos, o antes si así lo decide el FMI.

Como resultado de los cargos adeudados por los países miembros que registran atrasos persistentes en sus pagos y de las aportaciones a la CEC-1, en 1998/99 la tasa de cargos básica se ajustó 13 centésimos de punto porcentual y la tasa de remuneración 15 centésimos de punto porcentual. Durante el ejercicio, las tasas de cargos y de remuneración ajustadas se situaron en un promedio del 4,22% y del 3,67%, respectivamente.

Después de reducir retroactivamente los cargos en DEG 1,7 millones, el ingreso neto de 1998/99, equivalente a DEG 436 millones, se asignó a las reservas del FMI; de esa suma, DEG 329 millones se destinaron a la Reserva General. El total de reservas había aumentado a DEG 2.600 millones al 30 de abril de 1999, en comparación con un total de DEG 2.100 millones un año antes. En lo que respecta al ejercicio de 1999/2000, el Directorio convino en fijar la proporción entre la tasa de cargos y la tasa de interés del DEG en el 113,7%, con objeto de alcanzar el monto de DEG 128 millones fijado como meta de ingreso neto, cantidad que se suma al ingreso neto generado mediante el SCR y la LCC. El Directorio también decidió que en 1999/2000 no se rembolsarán a la CRG los gastos de administración de la Cuenta Fiduciaria del SRAE y que se asignará al Fondo Fiduciario SRAE-PPME una suma equivalente a dichos gastos.

Al 30 de abril de 1999, los saldos precautorios disponibles en general para proteger la situación financiera del FMI de las consecuencias de las recompras en mora en la CRG (es decir, las reservas más el saldo de la CEC-1) ascendían a un total de DEG 3.600 millones, cifra equivalente al 360% del crédito con cargo a la CRG pendiente de rembolso por los países miembros que registraban atrasos de seis meses o más ante el FMI (DEG 1.000 millones). El total de saldos precautorios (es decir, las reservas y el saldo de las dos Cuentas Especiales para Contingencias) ascendía a DEG 4.600 millones al 30 de abril de 1999, cifra que equivalía al 7,5% del total del crédito con cargo a la CRG pendiente de rembolso.

En abril de 1999, el Directorio analizó el nivel y la suficiencia de los saldos precautorios del FMI. Para llegar a una conclusión, los directores se basaron en dos principios generales: los saldos precautorios deberían cubrir íntegramente el saldo pendiente de rembolso del crédito otorgado a países miembros con atrasos persistentes frente al FMI, y dichos saldos deberían incluir también un margen para cubrir los posibles riesgos vinculados al crédito otorgado a países miembros que estén cumpliendo puntualmente sus obligaciones con la institución. Teniendo en cuenta el continuo y sustancial aumento del crédito del FMI pendiente de rembolso, los directores convinieron en mantener en 1999/2000 la actual tasa de acumulación de saldos precautorios. Como ya se mencionó, la tasa de cargos para 1999/2000 se fijó en el 113,7% de la tasa de interés del DEG, de modo que los ingresos, excluidos los derivados del SCR, asciendan a DEG 128 millones, cifra equivalente al 5% de las reservas del FMI al inicio del ejercicio; una suma igual se destinará a la CEC-1. Por último, el ingreso neto de operaciones resultante del SCR y de la LCC durante 1999/2000, una vez cubiertos los gastos de administración de la Cuenta Fiduciaria del SRAE, se asignará a la Reserva General del FMI al cierre del ejercicio.

Obligaciones financieras en mora

El total de las obligaciones financieras en mora ante el FMI aumentó ligeramente en 1998/99, y al 30 de abril de 1999 ascendía a DEG 2.300 millones, en comparación con DEG 2.260 millones un año antes26. En todos estos casos se trataba de atrasos de carácter persistente, es decir, de seis meses o más. No hubo nuevos casos de atrasos persistentes en 1998/99, ni se liquidaron los atrasos en ninguno de los casos ya existentes, con lo cual el número de países miembros con atrasos prolongados frente al FMI se mantuvo en siete. En el cuadro 12 se presentan datos sobre los atrasos de seis meses o más ante el FMI, y en el cuadro 13 se proporciona información sobre las obligaciones en mora clasificadas por país miembro, tipo y duración.

Cuadro 12Obligaciones en mora ante el FMI de países con atrasos de seis meses o más(Millones de DEG; fin de período)
Ejercicio cerrado el 30 de abril de
199419951996199719981999
Monto de las obligaciones en mora2.911,32.982,62.174,92.212,22.261,22.299,6
Número de países
Del cual:986777
Departamento General2.729,22.808,82.001,32.023,12.066,52.091,9
Número de países875556
Departamento de DEG51,746,653,473,379,192,1
Número de países986776
Fondo Fiduciario130,4127,2120,2115,8115,6115,6
Número de países443333
Número de países miembros inhabilitados554444
Cuadro 13Obligaciones en mora ante el FMI de países con atrasos de seis meses o más, desglosadas por tipo y duración; al 30 de abril de 1999(Millones de DEG)
Tipo
Departamento General (incluido SAE)Duración
TotalDepartamento de DEGFondo FiduciarioMenos de un añoUno a dos añosDos a tres añosTres años o más
Afganistán, Estado Islámico del3,73,71,21,21,00,3
Congo, República Democrática del361,4353,38,127,834,934,9263,8
Iraq37,20,137,14,24,13,725,2
Liberia464,7416,417,930,510,610,810,4432,9
Somalia199,4184,76,97,85,26,26,8181,2
Sudán1.141,21.063,877,423,025,125,21.067,9
Yugoslavia, República Federativa de
(Serbia/Montenegro)92,073,618,45,55,49,172,0
Total2.299,62.091,992,1115,677,587,791,12.043,3

Las obligaciones financieras en mora seguían concentrándose en cuatro países miembros—Liberia, República Democrática del Congo (ex Zaire), Somalia y Sudán—a los que correspondía el 94% del total de atrasos ante el FMI. Al 30 de abril de 1999, estos cuatro países estaban inhabilitados para utilizar los recursos generales del FMI conforme a declaraciones de inhabilitación efectuadas en virtud del Artículo XXVI, Sección 2 a). Además, estaban en vigor declaraciones de no cooperación—que constituye un paso ulterior en la estrategia de cooperación reforzada (véase más adelante)—con respecto a tres de estos países: Liberia (declaración emitida el 30 de marzo de 1990), República Democrática del Congo (14 de febrero de 1992) y Sudán (14 de septiembre de 1990). En 1998/99 seguían suspendidos los derechos de voto de dos de estos países: República Democrática del Congo (desde el 2 de junio de 1994) y Sudán (9 de agosto de 1993). Asimismo, al cierre del ejercicio estaba aún pendiente una queja contra Sudán con respecto a su separación obligatoria del FMI (formulada el 8 de abril de 1994).

Progreso en el marco de la estrategia de cooperación reforzada

En mayo de 1990 se adoptó la estrategia de cooperación reforzada en relación con las obligaciones financieras en mora, para resolver el problema de los atrasos persistentes frente al FMI. En 1998/99 siguieron aplicándose los tres elementos fundamentales de dicha estrategia—prevención, intensificación de la colaboración y medidas correctivas—a fin de evitar que surgieran nuevos atrasos y de ayudar a los países en mora interesados en cooperar con el FMI a hallar soluciones a sus problemas de atrasos en los pagos.

La prevención sigue siendo la primera línea de defensa frente al surgimiento de nuevos casos de atrasos. Las medidas preventivas enmarcadas en esta estrategia incluyen la supervisión por el FMI de la política económica de los países miembros, la condicionalidad en materia de medidas requerida para el uso de recursos del FMI, la asistencia técnica en respaldo de los planes de ajuste y reforma de los países miembros, y la garantía de que se proporcionará a los países miembros el financiamiento suficiente para la balanza de pagos en el marco de los programas respaldados por el FMI. La evaluación de la viabilidad a mediano plazo de la balanza de pagos de los países miembros y de su capacidad para rembolsar los préstamos al FMI también es un elemento importante de la prevención.

El aspecto de la estrategia frente a los atrasos relativo a la intensificación de la colaboración tiene por objeto ayudar a los países miembros que muestren una actitud de cooperación a formular e implementar las medidas económicas y estructurales necesarias para resolver sus problemas de balanza de pagos y de atrasos en los pagos. También constituye un marco para que los países que registran atrasos establezcan un historial satisfactorio en la ejecución de las medidas de política y el cumplimiento de sus pagos al FMI y, a su vez, obtengan respaldo financiero bilateral y multilateral para sus planes de ajuste y liquiden sus atrasos frente al FMI y otros acreedores. La aplicación de la estrategia de cooperación reforzada ha permitido normalizar las relaciones entre el FMI y la mayor parte de los países miembros que registraban atrasos persistentes, en el caso de Perú, Sierra Leona y Zambia en el marco del enfoque de los derechos, que se describe más adelante, y en el caso de Camboya, Guyana, Honduras, Panamá y Vietnam mediante otros mecanismos. La estrategia de colaboración también ha contribuido a que mejoraran la ejecución de la política económica y el cumplimiento de los pagos al FMI en el caso de algunos otros países con obligaciones en mora frente a la institución.

El enfoque de los derechos, establecido en 1990, permite a los países miembros que reúnan las condiciones pertinentes (exclusivamente los 11 países que registraban atrasos persistentes frente al FMI al final de 1989) sentar un historial satisfactorio en la ejecución de las medidas de política y el cumplimiento de los pagos que sirva como base para la acumulación de “derechos” a un desembolso en el marco de un acuerdo ordinario del FMI, una vez concluido un programa de acumulación de derechos y liquidados los atrasos frente a la institución. Dados los riesgos que conllevan los desembolsos de gran cuantía a países miembros que registraban atrasos persistentes, se creó la CEC-2 como medida precautoria y fuente de liquidez adicional para contribuir al financiamiento del canje de derechos en el marco de acuerdos con cargo a la CRG. De la misma manera, el FMI se comprometió a movilizar hasta tres millones de onzas de oro en relación con el canje de derechos por medio de acuerdos en el marco del SRAE, en caso de que los recursos disponibles para atender las obligaciones de la Cuenta Fiduciaria del SRAE resultaran insuficientes. Tras el examen anual de la estrategia frente a los atrasos, realizado en marzo de 1999, el Directorio Ejecutivo decidió prorrogar nuevamente, hasta la reunión que el Comité Provisional celebrará en el segundo trimestre del año 2000, el plazo para recurrir a un programa de acumulación de derechos, teniendo en cuenta que, de los 11 países habilitados originalmente, Liberia, Somalia y Sudán aún tenían atrasos frente al FMI.

El último elemento de la estrategia frente a los atrasos es el plan de medidas correctivas que se aplican a los países miembros que tienen obligaciones en mora y que no cooperan activamente con el FMI para hallar una solución a sus problemas de atrasos. Este plan sirve como guía para que el Directorio considere medidas correctivas de creciente intensidad, aunque la aplicación de cada etapa está determinada por las circunstancias específicas del país en cuestión. En el caso de Afganistán, Iraq, República Democrática del Congo y Somalia—países con respecto a los cuales, debido a conflictos civiles, a carencia de un gobierno eficaz o aplicación de sanciones internacionales, el FMI no pudo determinar si estaban cooperando—se ha retrasado la aplicación de medidas correctivas hasta que pueda llegarse a una conclusión al respecto.

Según el plan mencionado, cuando un país miembro ha registrado atrasos ante el FMI durante un mes, el Director Gerente notifica al Directorio que el país en cuestión tiene obligaciones financieras en mora. En 1998/99 no fue necesario enviar ninguna notificación de esta naturaleza ya que, antes de que transcurriera un mes, se liquidaron todas las obligaciones en las que se había incurrido en mora. Por consiguiente, en ningún caso fue necesario celebrar consultas con el Directorio sobre el envío de comunicaciones a los gobernadores del FMI sobre los atrasos de algún país miembro (según lo previsto en el plan cuando un país miembro se ha atrasado seis semanas en sus pagos), ni presentar una queja con arreglo a la Regla K-l o a la Regla S-l (medida que se adopta cuando un país se atrasa dos meses en los pagos).

En 1998/99, el Directorio realizó varios exámenes de la situación de los países miembros que registran atrasos persistentes ante el FMI. En el caso de Liberia, al mejorar la situación del país en materia política y de seguridad, el Directorio examinó las obligaciones en mora en dos ocasiones (el 2 de noviembre de 1998 y el 25 de febrero de 1999). En ambas reuniones, los directores decidieron posponer la adopción de nuevas medidas correctivas, por considerar que Liberia seguía esforzándose por cooperar con el FMI. Instaron a Liberia a seguir mejorando sus resultados en materia de política y a seguir cooperando con el FMI para hallar una solución al problema de los atrasos, de forma que pudiera evitarse la necesidad de considerar la iniciación del procedimiento de suspensión del derecho de voto y de los derechos conexos de Liberia. En la reunión más reciente, los directores solicitaron a Liberia que incremente sus pagos mensuales al FMI.

En 1998/99 no se examinó la decisión de suspender el derecho de voto en el FMI y los derechos conexos de la República Democrática del Congo. Aunque las autoridades congoleñas se comprometieron a respetar un calendario de pagos y efectuaron varios pagos a mediados de 1998, en septiembre de 1998 se suspendieron los pagos al reanudarse las hostilidades en el país. Ante el deterioro de la situación en materia de seguridad, el Directorio decidió en dos ocasiones (el 10 de septiembre de 1998 y el 10 de marzo de 1999) posponer un nuevo examen de los atrasos de Congo ante el FMI hasta una fecha que será determinada por el Director Gerente cuando, a su juicio, se cuente nuevamente con bases adecuadas para evaluar la situación económica y financiera del país, la orientación de su política económica y su cooperación con el FMI.

En dos oportunidades (el 6 de agosto de 1998 y el 24 de febrero de 1999) el Directorio examinó los obligaciones en mora de Sudán, país que ha acumulado los atrasos ante el FMI más persistentes y de mayor volumen. En estas reuniones, los directores tomaron nota del satisfactorio desempeño de Sudán en lo que respecta a la política económica y a los pagos al FMI en el marco de programas anuales supervisados por la institución en los dos últimos años, la adopción de un programa reforzado para 1999, y el calendario de pagos propuesto para 1999, que dará lugar, según se espera, a una nueva reducción moderada de los atrasos de Sudán frente al FMI. Considerando estos factores, en la última de estas dos revisiones se decidió no recomendar a la Junta de Gobernadores la separación obligatoria de Sudán. El Directorio también alentó a Sudán a concluir negociaciones sobre nuevas medidas que puedan servir de base para un programa de plazo medio que sería supervisado por funcionarios del FMI y a comenzar a regularizar las relaciones con otros acreedores bilaterales y multilaterales.

Departamento de DEG

El DEG es un activo internacional de reserva creado por el FMI en virtud de la primera enmienda de su Convenio Constitutivo para complementar los demás activos de reserva. Las asignaciones de DEG, efectuadas por primera vez en enero de 1970, ascienden actualmente a un total de DEG 21.400 millones. La mayor parte de los DEG se encuentran en poder de los países miembros del FMI—todos los cuales participan en el Departamento de DEG—y el resto se halla en la CRG y en manos de las entidades oficiales autorizadas por el FMI como tenedores de DEG. Aunque los tenedores autorizados no reciben asignaciones de DEG, pueden adquirirlos y utilizarlos en operaciones y transacciones con participantes en el Departamento de DEG y con otros tenedores autorizados, en las mismas condiciones que los participantes. En 1998/99 se mantuvo en 15 el número de tenedores autorizados27.

El DEG es la unidad de cuenta de las operaciones y transacciones del FMI. También lo utilizan como unidad de cuenta, o como base de una unidad de cuenta, varios otros organismos internacionales y regionales y convenciones internacionales. Asimismo, el DEG se ha utilizado, con alcance muy limitado, para denominar instrumentos financieros creados al margen del FMI por el sector privado (DEG privados). Al cierre del ejercicio 1998/99, cuatro países miembros mantenían un régimen de vinculación del tipo de cambio con el DEG.

A fin de que todos los participantes en el Departamento de DEG reciban una proporción equitativa de asignaciones acumulativas de DEG, en septiembre de 1997 la Junta de Gobernadores adoptó una resolución en la que se propone una cuarta enmienda del Convenio Constitutivo del FMI. La enmienda propuesta, una vez aprobada, otorgará la facultad de efectuar una asignación especial de carácter único de DEG 21.400 millones, con lo cual la proporción entre las asignaciones acumulativas de DEG de todos los participantes y su cuota en el marco de la novena revisión general se elevaría a un coeficiente de referencia común de 29,315788813%. En el cuadro 11 del apéndice II se indica la cantidad de DEG que cada participante tendrá derecho a recibir por medio de la asignación especial. La enmienda propuesta, que entrará en vigor cuando haya sido ratificada por las tres quintas partes de los países miembros que reúnan el 85% del número total de votos, también prevé que los futuros participantes reciban una asignación especial después de la última de las siguientes fechas: 1) la fecha de su participación, o 2) la fecha de entrada en vigor de la cuarta enmienda. Al cierre del ejercicio de 1998/99, habían ratificado la enmienda propuesta 50 países miembros que concentran el 30,6% del número total de votos. La enmienda propuesta no afectará a la facultad actual del FMI de asignar DEG en caso de que se determine que existe una necesidad global a largo plazo de complementar las reservas, siempre y cuando haga falta.

Cesta de monedas utilizada en la valoración y la tasa de interés del DEG

La valoración del DEG se determina utilizando una cesta de monedas. La composición de esta cesta se revisa cada cinco años para asegurar que las monedas que la componen sean representativas de las monedas utilizadas en las transacciones internacionales y que la ponderación asignada a cada una de ellas refleje su importancia relativa en los sistemas comercial y financiero mundiales. Desde 1981, dicha cesta ha estado integrada por las monedas de cinco países—Alemania, Estados Unidos, Francia, Japón y Reino Unido—debido a que en los sucesivos exámenes quinquenales se determinó que a estos cinco países correspondía la mayor exportación de bienes y servicios. En los exámenes quinquenales también se especifican las ponderaciones iniciales de las monedas que componen la cesta en función de su importancia relativa en el comercio y las reservas internacionales, teniendo en cuenta el valor de la exportación de bienes y servicios de los países emisores y el saldo de esas monedas que los países miembros del FMI mantienen en calidad de reservas28.

Recuadro 16Consecuencias operacionales del euro

El 17 de diciembre de 1998, el Directorio Ejecutivo aprobó una decisión por la que se determina que el euro será una moneda “de libre uso” a partir del 1 de enero de 19991. Al adoptar esta decisión, el FMI consideró que el euro desempeñaría una función importante en las transacciones financieras internacionales desde el inicio de la tercera fase de la UEM. De hecho, por esta decisión se remplazó el franco francés y el marco alemán por el euro en la lista de monedas de libre uso. Por consiguiente, a partir del 1 de enero de 1999, el FMI ha determinado que son monedas de libre uso el dólar de EE.UU., el euro, la libra esterlina y el yen japonés2.

El Convenio Constitutivo del FMI define una moneda de libre uso como “la [moneda] de un país miembro que, a juicio del Fondo, i) se utilice ampliamente, de hecho, para realizar pagos por transacciones internacionales, y ii) se negocie extensamente en los principales mercados de divisas”. La designación de una moneda como moneda de libre uso tiene repercusiones en lo que respecta a los procedimientos relativos al canje de monedas en relación con operaciones y transacciones financieras entre el FMI y sus países miembros. Cuando un país miembro realiza una transacción con el FMI relacionada con una moneda de libre uso, puede obtener dicha moneda del país emisor o en otras fuentes, por ejemplo, en el mercado comercial. El emisor de la moneda de libre uso se compromete a que, en caso de que se le solicite, hará “todo lo posible” para proporcionar su moneda al comprador, pero no se garantiza el tipo de cambio. (Cuando una transacción con el FMI se relaciona con una moneda que no es de libre uso, el FMI fija el tipo de cambio—el “tipo representativo”—en un valor que dé por resultado la igualdad entre las dos monedas que se intercambian, medidas en DEG.)

Tras celebrar consultas con los países miembros de la zona del euro, el FMI determinó, con efecto a partir del 1 de enero de 1999, que la definición del tipo de cambio representativo del euro era la misma (incluidos el punto de recopilación de datos, la hora del día y los mecanismos para la declaración de datos sobre el tipo de cambio entre el euro y el dólar de EE.UU.) para los 11 países que integran dicha zona. Según lo convenido con estos países, el tipo de cambio representativo del euro es el tipo de cambio del euro frente al dólar de EE.UU. publicado diariamente por el Banco Central Europeo. A partir de la fecha de implantación del euro, el FMI redenominó en euros sus tenencias de las monedas de los países miembros de la zona del euro que estaban expresadas en la moneda nacional. Antes de entrar en vigor estos cambios, el FMI informó a todos sus países miembros que todas las transacciones financieras relacionadas con monedas de los países de la zona del euro se realizarían en euros, y notificó asimismo los procedimientos para el canje del euro.

1En esta fecha, el euro se convirtió en la moneda de los 11 países miembros de la UEM: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal.2Desde el 31 de marzo de 1978, el FMI había determinado que el dólar de EE.UU., el franco francés, la libra esterlina, el marco alemán y el yen japonés eran monedas de libre uso.

Al implantarse el euro el 1 de enero de 1999 (véase el recuadro 16), se remplazaron las cantidades de francos franceses y marcos alemanes que componían la cesta del DEG por su equivalente en euros, tomando como base los tipos de conversión fijos entre el euro y el franco francés y el marco alemán anunciados por el Consejo de la Unión Europea el 31 de diciembre de 199829. En el cuadro 14 se presentan los porcentajes de ponderación iniciales y las correspondientes cantidades de cada moneda establecidas el 1 de enero de 1996 (la fecha del último examen quinquenal de la cesta de valoración) y las cantidades de monedas calculadas el 1 de enero de 1999.

Cuadro 14Modificación en la cesta de valoración del DEG
MonedaPonderación inicial (porcentaje)Cantidad de unidades monetarias al 1 de enero de 1996MonedaCantidad de unidades monetarias al 1 de enero de 1999
Dólar de EE.UU.390,5820Dólar de EE.UU.0,5821
Marco alemán210,4460Euro (Alemania)0,2280
Yen japonés1827,2000Yen japonés27,2000
Franco francés110,8130Euro (Francia)0,1239
Libra esterlina110,1050Libra esterlina0,1050

Desde agosto de 1983, la tasa de interés del DEG se ha calculado semanalmente como el promedio ponderado de las tasas de interés de determinados instrumentos a corto plazo de los cinco países cuyas monedas componen la cesta de valoración. Desde 1991, las tasas de interés y los instrumentos financieros son el rendimiento de mercado de las letras del Tesoro a tres meses de Estados Unidos, Francia y Reino Unido, la tasa de los depósitos interbancarios a tres meses de Alemania y la tasa de los certificados de depósito a tres meses de Japón. Con efecto a partir del 1 de enero de 1999, los instrumentos alemán y francés se expresan en euros. El próximo examen de la cesta de valoración y la cesta de cálculo de la tasa de interés del DEG tendrá lugar a más tardar en 2000, y los cambios, en su caso, entrarán en vigor el 1 de enero de 2001.

Operaciones y transacciones en DEG

En el ejercicio de 1998/99, el volumen de las transacciones de DEG llegó a un nivel récord de DEG 49.100 millones30, sobre todo debido a los flujos relacionados con el aumento de cuotas en el marco de la undécima revisión general, al fuerte aumento de las compras y recompras en el marco de acuerdos del FMI, y al rembolso de los préstamos obtenidos por la institución en el marco de los AGP y los NAP. Sin embargo, el factor dominante fue el aumento de cuotas, que dio lugar a un gran incremento de las tenencias de DEG del FMI en la CRG, incremento que sólo se compensó parcialmente durante el ejercicio con transferencias de la CRG a los participantes. En el cuadro 15 se presentan datos resumidos sobre las transferencias de DEG efectuadas por los participantes, la CRG y los tenedores autorizados (véase también el cuadro 12 del apéndice II).

Cuadro 15Transferencias de DEG(Millones de DEG)
Promedios anuales1
Ejercicios cerrados el 30 de abril de
1/I/70−

30/TV/78
1/V/78−

30/TV/81
1/V/81−

30/TV/83
1/V/83−

30/TV/87
1/V/87−

30/IV/96
1997199819991/1/70-30/IV/99
Transferencias entre participantes y tenedores autorizados
Transacciones por designación
Con tenencias propias2212948151655.016
Con DEG comprados al FMI431.1501.4791.74411014.727
Transacciones por acuerdo4397711.2623.1216.3537.4118.56713.817107.949
Operaciones con tenedores autorizados2775201.24588864.57718.586
Operaciones relacionadas con el FMI432956069017565.092
Intereses netos sobre DEG421612592853422682842896.405
Total7442.3774.0925.8788.3458.3729.83919.439157.775
Transferencias de participantes a la Cuenta de Recursos Generales
Recompras3068097029912.1264.3642.9184.76141.517
Cargos2596201.2332.5741.7911.6161.8772.80639.192
Pago de cuotas241.7031751.5911.4528.64433.741
Intereses percibidos sobre las tenencias de la Cuenta de Recursos Generales161355513071275144354.137
Contribuciones1124444379
Total6063.2692.6625.4665.4996.0354.84416.249118.666
Transferencias de la Cuenta de Recursos Generales a participantes y tenedores autorizados
Compras2081.4742.2272.5543.0564.0604.2439.52266.151
Rembolsos de empréstitos del FMI88866149701.42913.050
Intereses de los empréstitos del FMI427183443226464.332
A cambio de monedas de otros
países miembros
Adquisiciones para pagar cargos395896293224205457.211
Adquisiciones para pagar cuotas114341
Reconstitución de las tenencias175331.555
Remuneración261656041.5369991.0551.2201.82621.158
Otros2972217822790741.299
Total4421.9113.2176.0595.6265.3665.57413.442115.097
Total de transferencias1.7927.5569.97117.40419.46919.77320.25649.130391.538
Tenencias de la Cuenta de Recursos Generales al final de período1.3715.4454.3351.9608251.4947643.5723.572

La primera columna abarca el período comprendido entre la creación del DEG y la segunda enmienda del Convenio Constitutivo; la segunda columna abarca el período correspondiente a las asignaciones de DEG del tercer período básico y al aumento de cuotas en el marco de la séptima revisión general; tras un período intermedio representado por la tercera columna, la cuarta columna abarca el período correspondiente al aumento de cuotas en el marco de la octava revisión general antes de la creación del mecanismo de acuerdos de compra y venta de DEG para facilitar las transacciones por acuerdo, y la quinta columna, salvo los tres ejercicios más recientes, abarca el período que se extiende a partir de la fecha en que el mecanismo de designación adquirió carácter precautorio.

La primera columna abarca el período comprendido entre la creación del DEG y la segunda enmienda del Convenio Constitutivo; la segunda columna abarca el período correspondiente a las asignaciones de DEG del tercer período básico y al aumento de cuotas en el marco de la séptima revisión general; tras un período intermedio representado por la tercera columna, la cuarta columna abarca el período correspondiente al aumento de cuotas en el marco de la octava revisión general antes de la creación del mecanismo de acuerdos de compra y venta de DEG para facilitar las transacciones por acuerdo, y la quinta columna, salvo los tres ejercicios más recientes, abarca el período que se extiende a partir de la fecha en que el mecanismo de designación adquirió carácter precautorio.

Las transacciones de DEG se ven facilitadas por los acuerdos celebrados con 12 países miembros que están dispuestos a comprar o vender DEG a cambio de una o más monedas de libre uso siempre y cuando sus tenencias de DEG se mantengan dentro de ciertos límites. Estos acuerdos, denominados “acuerdos de compraventa”, han contribuido a asegurar la liquidez del sistema de DEG, sin que fuera necesario recurrir al mecanismo de designación (véase el recuadro 17). Durante el ejercicio, los participantes que han establecido acuerdos de compraventa realizaron transacciones por un total de DEG 12.200 millones, que incluye ventas de DEG 5.600 millones y compras de DEG 6.600 millones. Dos participantes más proporcionaron otros DEG 1.400 millones mediante acuerdos de venta ad hoc.

Las transferencias de DEG de los participantes a la CRG suelen consistir principalmente en recompras en el marco de acuerdos del FMI y en el pago de cargos sobre el saldo de crédito del FMI pendiente de rembolso, conceptos por los cuales el volumen de flujos registró un fuerte aumento en 1998/99 (63% y 49%, respectivamente) debido a la considerable expansión del crédito del FMI pendiente de rembolso. Estas transferencias aumentaron aún más por efecto de los flujos extraordinarios relacionados con el pago de las cuotas (alrededor de DEG 8.600 millones), que dieron lugar a que las transferencias de los participantes a la CRG se triplicaran (de DEG 4.800 millones en 1997/98 a DEG 16.200 millones en 1998/99) y a que se produjera una cuantiosa acumulación de DEG en la CRG, en la cual las tenencias llegaron a un nivel máximo de DEG 7.300 millones en febrero de 1999.

En el curso de 1998/99, el FMI procuró reducir rápidamente las tenencias de DEG de la CRG a niveles más normales31. En consecuencia, las transferencias de DEG de la CRG a los participantes y tenedores autorizados aumentaron a más del doble, pasando de DEG 5.600 millones en 1997/98 a DEG 13.400 millones en 1998/99, debido a que se utilizó una cantidad sustancial de DEG de la CRG para financiar compras y para rembolsar los préstamos obtenidos por el FMI en el marco de los AGP y los NAP. En 1998/99 las compras de DEG ascendieron a un nivel récord de DEG 9.500 millones, que incluyen alrededor de DEG 2.300 millones por giros en el tramo de reserva realizados por países miembros que recurrieron al servicio de préstamos reembolsables el mismo día para efectuar el pago de sus cuotas32. El fuerte aumento de las transferencias de DEG de la CRG a los participantes también obedeció a los pagos de remuneración, que aumentaron alrededor del 50% debido al incremento del saldo de crédito del FMI pendiente de rembolso.

Las transferencias de DEG entre participantes y tenedores autorizados prácticamente se duplicaron, ya que llegaron a un nivel de DEG 19.400 millones en 1998/99, sobre todo como resultado del sustancial aumento de las transacciones mediante acuerdo y del uso del servicio de préstamos de DEG rembolsables el mismo día por los países miembros que pagaron de esta manera la parte de la suscripción de su cuota pagadera en activos de reserva.

Estructura de las tenencias de DEG

El gran volumen de transacciones de DEG realizadas en 1998/99, sobre todo las relacionadas con el pago de cuotas, provocó una importante redistribución de las tenencias de DEG entre los diversos grupos de tenedores y un fuerte aumento de las tenencias de DEG de la Cuenta de Recursos Generales. Las transferencias de la CRG a los participantes han tenido por objeto lograr que las tenencias de DEG del FMI volvieran a situarse dentro de la gama de DEG 1.000 millones a DEG 1.500 millones fijada como meta. Al cierre del ejercicio de 1998/99, las tenencias de DEG de la CRG se habían reducido a DEG 3.600 millones, después de haber llegado a un nivel máximo de alrededor de DEG 7.300 millones en febrero de 1999. No obstante, seguían situándose muy por encima del nivel que registraban al cierre del ejercicio anterior. En consecuencia, las tenencias de DEG de los participantes habían disminuido a DEG 17.400 millones al cierre del ejercicio de 1998/99, en comparación con DEG 20.400 millones un año antes. Las tenencias de DEG de los países industriales en relación con sus asignaciones acumulativas netas disminuyeron del 107,0% en 1997/98 al 94,6% al cierre del ejercicio de 1998/99, en tanto que las tenencias de los demás países disminuyeron del 69,4% al 52,5% de sus asignaciones acumulativas netas, principalmente debido a la utilización de DEG para pagar la parte del aumento de su cuota pagadero en activos de reserva (véase el cuadro 13 del apéndice II). Las tenencias de DEG de los tenedores autorizados aumentaron a DEG 600 millones al 30 de abril de 1999, frente a un nivel de DEG 400 millones un año antes, en gran parte debido a la inversión por el FMI de los recursos del SAE y el SRAE en DEG oficiales depositados en el Banco de Pagos Internacionales.

Recuadro 17Plan de designación

El Artículo XIX del Convenio Constitutivo del FMI establece un mecanismo de designación en virtud del cual los países participantes que se considera registran un saldo de balanza de pagos y un nivel de reservas suficientemente firmes están obligados, en caso de ser designados por el FMI, a proporcionar moneda de libre uso, hasta cierta cantidad, a cambio de DEG. El mecanismo de designación asegura a los participantes que, en caso de necesidad, podrán utilizar DEG para obtener moneda de libre uso poco después de solicitarlo. Para evitar que los DEG se utilicen con el solo objeto de modificar la composición de las reservas, el participante que desee vender DEG en una transacción por designación debe declarar ante el FMI que el uso de DEG responde a una necesidad.

El mecanismo de designación se ejecuta a través de planes trimestrales de designación, aprobados por el Directorio Ejecutivo, en los cuales se incluye una lista de participantes sujetos a designación y se fijan las cantidades máximas de DEG que el FMI puede requerir que los países designados reciban durante el trimestre. A los efectos de la designación, además de considerar que el participante tenga una situación “suficientemente firme”, las cantidades para las que se designa a cada participante se determinan de manera tal de promover con el tiempo la igualdad de los “coeficientes de exceso de tenencias” de los participantes (es decir, las tenencias de DEG superiores o inferiores a las asignaciones, como proporción de las reservas oficiales de oro y divisas de los participantes).

Desde septiembre de 1987 no se ha efectuado ninguna transacción por designación, porque los posibles intercambios de DEG por monedas se concertaron mediante transacciones voluntarias por acuerdo con otros participantes, principalmente los 12 participantes que han establecido con el FMI acuerdos permanentes para comprar o vender DEG en cualquier momento a cambio de una o más monedas de libre uso, siempre y cuando sus tenencias de DEG se mantengan dentro de ciertos límites. Estos acuerdos han permitido atender las solicitudes de compra y venta de DEG de los países participantes y han facilitado la circulación de DEG en el sistema.

    Other Resources Citing This Publication